Stadler Valencia dobla su cartera de pedidos y la sitúa en un nivel récord de más de 3.300 millones

    La cartera de pedidos de la filial que el fabricante ferroviario Stadler posee en Valencia avanza a toda máquina. El volumen de encargos a desarrollar ya supera ligeramente los 3.340 millones de euros al cierre de 2021. Una carga de trabajo que supone más que doblar el importe que se mantenía al cierre de 2020, cuando se situaba en 1.603 millones, y supone el récord de una factoría que pese a haber pasado por distintas manos -Alstom y Vossloh- en los últimos 20 años, no ha parado de crecer. De hecho, el grupo suizo invirtió 18 millones en ampliar sus instalaciones en Albuixech para hacer frente a la mayor actividad.

    El fuerte incremento registrado a lo largo del año pasado tiene como punta de lanza el macrocontrato firmado con Renfe para renovar la flota de Cercanías, valorado en casi 1.000 millones de euros y que permite incrementar la plantilla de la planta valenciana hasta las 1.500 personas.

    En la cartera de 2021 no se incluye el mayor pedido mundial logrado por el grupo Stadler en su historia: un contrato de 1.700 millones de euros ampliable hasta 4.000 millones con un consorcio de 6 empresas ferroviarias de Alemania y Austria cerrado en enero. Ese pedido puede llegar a suponer 504 unidades del modelo Citylink, un tren-tram diseñado y desarrollado por la filial española de Stadler, que asumirá la ingeniería de las nuevas unidades, aunque el grupo suizo aún no ha decidido a que planta asignará la producción.

    Además, la factoría valenciana también acaba de recibir un nuevo pedido de la que es su otra gran especialidad, las locomotoras que combinan tracción eléctrica con motores de bajas emisiones para operar en redes no electrificadas. Stadler Valencia fabricará 30 máquinas para la empresa de leasing Beacon Rail y el operador ferroviario GB Railfreight (GBRF) para sus convoyes en el Reino Unido.