Los videojuegos ‘made in Valencia’ se hacen mayores y pasan de nivel

Las nuevas fórmulas de entretenimiento digital han permitido a Codigames llegar a rozar los 100 millones de euros con los millones de descargas de sus juegos para móvil y que el gigante americano dueño de juegos como ‘Grand Theft Auto V’ y ‘NBA2K’ haya adquirido el estudio valenciano elite3d

En su primer acto presencial en Valencia después de la pandemia para presentar el Plan de Recuperación, Resiliencia y Transformación, el presidente de Gobierno Pedro Sánchez mencionó a una decena de empresas que puso como ejemplo para hacer frente al reto digital y el crecimiento en nuevos sectores tecnológicos. Entre ellas mencionó a una pyme desconocida para la inmensa mayoría denominada elite3D. Un estudio de arte que ha trabajado en el diseño y desarrollo de parte de los escenarios y personajes de sagas de videojuegos como Call of Duty, o las licencias de Star Wars y Walking Dead, que han vendido millones de juegos.

No sólo el presidente del Gobierno tenía en su agenda al estudio valenciano. Hace apenas unos días, el gigante estadounidense de los videojuegos Take-Two Interactive Software, que cotiza en el Nasdaq y posee entre otras compañías la firma desarrolladora de Grand Theft Auto V o la licencia del videojuego oficial de la liga de baloncesto profesional americana NBA2K, anunciaba la compra del estudio valenciano elite3d. Take-Two Software, que alcanzó en su último ejercicio unas ventas de 3.400 millones de dólares, ha realizado esta operación a través de su marca 2K. Para el grupo, la firma valenciana es “uno de los estudios creativos líderes del mundo en diseño gráfico 2D y 3D para la industria de los videojuegos”.

elite3d es un estudio creado en 2005 por Óscar Ferrero y José Luis Queral en Valencia, su ciudad natal, después de haber desarrollado su carrera profesional en estudios de ciudades como Londres. Empezaron su aventura cinco personas y hoy la empresa supera el centenar de empleados. Y más que aumentará con los planes de su nuevo dueño, que quiere convertirlo en uno de sus polos de referencia de gráficos para sus productos junto con otros centros internacionales que posee en California, Texas y Londres.

Sánchez también mencionó otras dos compañías valencianas del sector, la alicantina Spherical Pixels que además de videojuegos y apps también desarrolla formatos publicitarios, y Codigames, una startup que se ha hecho más conocida porque entre sus socios figura Juan Roig, presidente de Mercadona, después de que su aceleradora Lanzadera apostase por el proyecto de los emprendedores murcianos Francisco José Martínez y Zacarías Gómez en 2014.

La empresa que se centra en juegos digitales para plataformas de móviles que se basan en la imitación tiene precisamente entre sus superventas a Idle Supermarket Tycoon, en el que los gamers tienen que crear desde cero un emporio de supermercados y gestionarlo. Codigames se ha consolidado como uno de los casos de éxito de Lanzadera, tras facturar el año pasado 71,8 millones de euros y ganar más de 18 millones ya suma tres años en beneficios. Y para este año prevé alcanzar ventas de 95 millones.

No es el único estudio que ha visto en Lanzadera una oportunidad. Chibig entró en la aceleradora a través de su programa Corporate con PlayStation (PS Talents 2017), lo que le permitió publicar su videojuego para la plataforma de Sony: Deiland. Además, en la aceleradora ha creado una alianza con otra firma del sector, Inverge, para crecer.

Según la asociación sectorial DEV, el sector español del videojuego alcanzó 1.104 millones de volumen de negocio estimado en 2020 y un 8% correspondió a empresas de Comunitat Valenciana, que también supusieron el 11% de los 7.320 empleos del sector. De los 655 estudios existentes en España, el 10,4% se ubican en la región.