Un desarrollador de ‘apps’ de móvil para el salto digital de los telefonillos de Fermax

Dekalabs, la ‘startup’ que fundó para desarrollar aplicaciones móviles y que se ha reconvertido como consultora externa de I+D y digitalización de empresa, se ha convertido en la última inversión del fabricante valenciano de videoporteros Fermax, que confía en ella para adquirir conocimiento tecnológico

Una de las empresas valencianas más veteranas en el sector de la electrónica es el histórico fabricante de telefonillos y videoporteros Fermax. Una empresa que lidera desde hace años ese nicho de mercado en España y que Fernando Maestre fundó en 1949 con su primera patente de un radio interfono. La empresa familiar desde entonces nunca ha dejado de destinar parte de sus esfuerzos a innovar y desarrollar sus propias soluciones y para ello en los últimos años ha apostado por convertirse en un vivero de nuevos proyectos de innovación internos como en apoyar a iniciativas de startup disruptivas, con iniciativas como su participación en el fondo Tech Transfer UPV que se centra en spin off y proyectos de transferencia tecnológica de la Universidad Politécnica de Valencia.

Ahora el grupo de la familia Maestre ha puesto sus ojos en la startup que fundó en 2015 David Ortega, precisamente un ingeniero informático formado en esa misma universidad. Tras su experiencia profesional en varias compañías, como el operador logístico Raminatrans e incluso sus pinitos como emprendedor, Ortega lanzó inicialmente Dekalabs para desarrollar apps móviles. La firma valenciana ha tenido entre sus clientes en este sector al mismísimo Fútbol Club Barcelona o participó en la versión digital de los cuadernillos de Rubio.

Sin embargo, y pese al éxito en ese segmento, Dekalabs ha ampliado sus horizontes tecnológicos más allá de las apps en estos años, hasta posicionarse como una consultoría que ofrece soluciones a medida a empresas para adaptarse a las nuevas tecnologías en función de sus objetivos. Para desarrollar esos productos a medida Dekalabs abarca distintas nuevas tecnologías, como la inteligencia artificial, big data, blockchain o el machine learning.

El acuerdo alcanzado con Fermax supone que el grupo valenciano de videoporteros y control de acceso toma una participación del 20% de la startup valenciana. Una alianza estratégica, con la que Fermax busca afianzar y acelerar su desarrollo tecnológico en su estrategia de dar el salto al sector de servicios, consiguiendo así consolidar su proyecto de crecimiento. “Con nuestra participación seguimos avanzando en las nuevas líneas de negocio buscando adquirir conocimiento tecnológico e innovación”, según su director general, Jeremy Palacio, que destaca que “en los últimos años estamos destinando unos dos tercios de nuestros beneficios a I+D para mantener nuestra cuota de mercado y seguir creciendo.”

Para Dekalabs, en palabras del propio Ortega, el acuerdo supone contar “con un socio inversor industrial relevante a nivel mundial, que motivará la apertura de nuevas líneas de negocio en el futuro y permitirá potenciar la actual línea de consultoría y desarrollo de soluciones de industria 4.0”.