Los proveedores se resienten: Grupo Segura anuncia un ERE

El fabricante de componentes para el automóvil anuncia 167 despidos ante el difícil horizonte que vislumbra para el sector. La firma tiene cuatro plantas y 1.000 empleados

La dirección del proveedor valenciano del automóvil Grupo Segura anunció a los representantes de sus trabajadores la intención de acometer un ERE de 167 empleados en la división de automoción. “Se trata de una reducción de alrededor del 16% de la mano de obra del conjunto del grupo -que cuenta con alrededor de mil trabajadores- y el 30% de la división de automoción”, indicó la propia compañía a través de un comunicado.

“Según los datos que maneja la empresa derivados de fuentes internacionales, el sector experimentará una caída de entre el 30 y el 38% en 2020 respecto del año anterior. El próximo año esta caída aún será de entre el 20 y el 25%. Y no se alcanzarán los niveles de producción de 2019 hasta mediados del 2022 en las estimaciones más optimistas o hasta el 2025 en las previsiones más pesimistas”, argumentaron para acometer el recorte laboral.

Al respecto, añadieron que “viene motivado por el descenso en la producción de la división de automoción España, que para el año 2020 y 2021 se sitúa en la línea de los estudios y los análisis de mercado antes mencionados, con el consecuente deterioro de los resultados económicos y financieros para el presente año y para el próximo ejercicio 2021”. La mercantil es proveedor de Nissan, pero el volumen que sirve a la firma japonesa no es significativo, de modo que la decisión no responde al cierre de las plantas de esta firma en Barcelona.

La división afectada está integrada por las sociedades Balpa, Ingeniería de Diseño y Utillaje, Matricería y Estampación F. Segura y Valenciana de Estampaciones Ensambladas: “es decir, aquellas que trabajan directa y conjuntamente para el sector del automóvil”, precisó la enseña.

Deja de producir en Burjassot

Grupo Segura calcula también una reducción en los nuevos proyectos de diseño y desarrollo de piezas y prototipos en línea con el descenso de la producción. Y dentro de este plan de reestructuración también contempla el traslado de la capacidad productiva del centro de Burjassot hasta Almussafes I. “Este traslado permitirá a la empresa estar más cerca de su cliente principal (Ford), aprovechar sinergias y mejorar la eficiencia organizativa y productiva, así como conseguir una mayor flexibilidad y optimización de los flujos logísticos”, explica.