El ‘Ingreso Mínimo’ valenciano existe desde 2018 y llega a 50.000 personas

La vicepresidenta Mónica Oltra solicita la cogestión para evitar solapamientos con su medida estrella, que cuenta con 229 millones de euros del presupuesto de la Generalitat

El Ingreso Mínimo Vital (IMV) recién implantado por el Gobierno de España para subvencionar a los colectivos más vulnerables no es una iniciativa nueva en la Comunitat Valenciana, donde existe una herramienta similar desde hace dos años. Fue una de las medidas estrella de la vicepresidenta de la Generalitat y consellera de Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, que en abril de 2018 remodeló y multiplicó la inversión pública en un mecanismo preexistente en la autonomía, ahora denominado Renta Valenciana de Inclusión (RVI). En la actualidad cuenta con 50.000 beneficiarios y un presupuesto anual de 229 millones de euros, circunstancia que ha llevado a la dirigente de Compromís a alertar al Ejecutivo central de “posibles duplicidades” y a solicitar la cogestión.

El solapamiento entre ambas iniciativas parece evidente. La valenciana es “una prestación económica que permite cubrir necesidades básicas, como es el acceso a una vivienda o el pago del agua, la luz o el gas en una sola ayuda”. Por ello, la vicepresidenta valenciana advirtió en dos ocasiones al ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, el socialista José Luis Escrivá, de la necesidad de coordinar ambos mecanismos antes de la aprobación del estatal. En una primera carta, remitida el 19 de mayo, Oltra trasladó al Gobierno su “preocupación” y le propuso “una serie de modificaciones”. Planteó la suscripción de un convenio entre la Comunitat Valenciana y el Estado para “la gestión unificada del IMV y de la Renta Valenciana de Inclusión, de manera que ambas prestaciones se tramiten de manera paralela y adaptadas a la circunstancia personal de cada solicitante”.

“Dobles prestaciones”

En otra comunicación formal tras conocer el contenido del Real Decreto del Gobierno de España, la vicepresidenta volvió a proponer “una serie de mejoras al texto legal para evitar posibles duplicidades en la percepción de las prestaciones”. “La aplicación, conforme está previsto, generará que aquellas personas que sean beneficiarias de las rentas de ingresos mínimos de las comunidades perciban dobles prestaciones en los meses que se retrotraiga”, advirtió.

El objetivo, según expuso la vicepresidenta de la Generalitat Valenciana, “es evitar que un mismo valenciano o valenciana cobren el importe de la prestación estatal y autonómica a la vez un mismo mes, con los perjuicios que supondrían luego para la persona usuaria tener que devolver las cuantías que cobró de forma indebida”.

La concesión a Euskadi y Navarra para la cogestión del Ingreso Mínimo Vital provocó el enfado de la vicepresidenta, que recurrió al euskera para pedir el mismo trato. “Nahitaezko gutxieneko diru sarrera kudeatu nahi dugu; queremos gestionar el ingreso mínimo vital”, manifestó en una rueda de prensa.