A la espera de ayudas directas, el sector confía en el efecto vacuna

2021 se presenta como el de la cuenta nueva que llega tras el borrón del año pasado, aunque todavía seguirá lastrado por las consecuencias de la pandemia y la falta de ayudas directas que siguen reclamando las principales organizaciones profesionales del sector

Después del tsunami de 2021 este año se presenta como el de la oportunidad de recuperar el tiempo y la actividad que se perdió en 2020, siempre que la evolución de la pandemia y de la crisis sanitaria lo permitan. La vacuna pone un poco de luz a las perspectivas de las organizaciones profesionales del sector, a quienes hemos preguntado por su lista de deseos para este año que acaba de arrancar y en la que no faltan las reivindicaciones para que las ayudas directas lleguen a un sector tocado, pero no hundido. Las perspectivas de recuperación pasan por reactivar la oferta y la confianza de los mercados emisores y consumidores, basándose en la colaboración público privada. Todavía queda un largo trecho que recorrer para volver a cifras de 2019, pero el final ya no está tan lejos.

1. ¿Cuáles son sus deseos para el sector en 2021?

2. ¿Qué perspectivas tiene para el turismo en este año?

Zurab Pololikashvili, secretario general de la Organización Mundial del Turismo

1 Mi principal deseo para el sector en 2021 es que haya salud para todos. Solo así podremos recuperar la confianza para reiniciar el turismo a paso firme, con la solidaridad, sostenibilidad y cooperación internacional por delante. Juntos somos más fuertes.

2 Esta crisis ha puesto de manifiesto que es arriesgado, incluso irresponsable, apresurarse a emitir estimaciones. Después de todo, estamos ante una pandemia sin precedentes y en constante cambio.

La OMT es muy cauta y planteamos distintos escenarios, dentro de los cuales podría registrarse un repunte del turismo internacional en el segundo semestre de 2021, y siempre basado en el supuesto de una reversión en la evolución de la pandemia, el despliegue de la vacuna, una mejora significativa en la confianza del viajero y un importante levantamiento de restricciones para viajar. No obstante, el regreso a los niveles de 2019 podría llevar de dos años y medio a cuatro años.

Javier Gándara, presidente de la Asociación de Líneas Aéreas

1 Entre nuestra lista de deseos para el 2021 está un necesario plan de medidas que contribuya a la superación del modo de supervivencia actual y que nos acerque lo antes posible a la esperada recuperación. Eso pasa porque desde el Gobierno se dé respuesta a las necesidades de liquidez de las compañías aéreas. También se necesitan medidas que animen a los pasajeros a viajar y que contribuyan así a levantar esa caída de la demanda sin precedentes. Para ello pedimos a AENA bonificaciones ambiciosas de las tarifas aeroportuarias en línea de lo que se está haciendo en otros países o aeropuertos como Schiphol, lo que favorecería la actividad aérea.

Y por supuesto defendemos medidas que contribuyan a recuperar la confianza del pasajero y favorecer la conectividad aérea, con una respuesta armonizada a nivel global, o al menos en la UE, mediante test rápidos y asequibles que complementen las actuaciones de seguridad sanitaria que venimos adoptando las compañías aéreas desde el inicio de la crisis para la prevención y control del Covid-19.

2 El transporte aéreo, junto al turismo, son los sectores que más se han visto afectados por las consecuencias del Covid-19, que ha situado al sector aéreo en una situación de supervivencia Desde que a finales se reiniciase la actividad aérea al finalizar el primer Estado de Alarma, las compañías aéreas hemos despegado, pero no hemos alcanzado la velocidad de crucero deseada. La reactivación del tráfico aéreo desde entonces ha sido muy tímida. En este período la demanda de pasajeros no ha superado el 20% de promedio respecto a 2019, es decir, que sólo ha volado uno de cada cinco pasajeros que lo hicieron hace un año.

Sin duda, la actividad aérea seguirá condicionada por la evolución de la pandemia en el 2021, pero confiamos que, a partir de Semana Santa, podemos ver la luz con una reactivación más sólida que la registrada hasta ahora. Aunque la recuperación de los niveles de tráfico aéreo a niveles anteriores a la crisis sanitaria tardará más en alcanzarse, por lo menos hasta 2023 o 2024 según todas las previsiones.

Jorge Marichal, presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turístico

1 El principal deseo para el 2021 no puede ser otro que confiar en que esta pandemia remita, que podamos tener movimiento de personas con seguridad entre los países europeos, como mínimo, y, por extensión, a nivel mundial, para que haya expectativas de salir del bache tan tremendo que nos dejó 2020.

Deseamos que las administraciones públicas sean consecuentes con la realidad devastadora que tuvimos en 2020 y se implanten programas verdaderamente importantes que incluyan ayudas directas al sector y que permitan que empecemos a trabajar de nuevo. Todo ello en pro de la conectividad y del movimiento de personas y preponderando, como siempre, la seguridad, que se consigue a través del testeo, algo que nosotros entendemos que es clave.

2 Con respecto a las perspectivas del sector, si nos comparamos con la segunda mitad de 2020, son muy positivas. Con una vacuna en ciernes, que parece que está funcionando, esperamos que se vaya vacunando a la población poco a poco y que vayamos adquiriendo confianza y esa inmunización de rebaño. Y es una buena noticia que los mercados emisores nos lleven la delantera en esta vacunación, ya que eso hará que esos turistas puedan viajar con mayor grado de seguridad y que la recuperación del sector turístico se dé lo antes posible.

Por ello, es fundamental que las administraciones públicas tomen conciencia de que vamos a necesitar muchísima ayuda y de que habrá que integrar planes de reestructuración y planes de ayudas directas. Es necesario que fomenten la conectividad y que ayuden a las empresas a sobrevivir los meses que nos quedan porque, aunque tengamos unas buenas perspectivas para el año que viene, desde luego vamos a tener que convivir muchos meses más con este virus y las empresas van a seguir necesitando ayuda.

Álvaro Carrillo, director general del Instituto Tecnológico Hotelero

1 El mayor deseo que tenemos en cualquier sector es que acabe esta pandemia y disfrutemos de salud. 2020 ha dejado en evidencia que sin salud no tenemos nada. Una vez tengamos salud podremos volver a compartir momentos con nuestros seres queridos. Volverán los viajes, tanto de placer como de trabajo y esto reactivará el turismo, que en España representa un sector clave para la economía del país. Tenemos ganas de sentirnos seguros de nuevo en cualquier espacio compartido. Entre las esperanzas que tenemos en ITH es que los cambios producidos en la forma de viajar se mantengan en lo referente a un modelo mucho más sostenible, creemos que no hay otro camino más que el cuidado del medio ambiente. Se ha despertado un importante nivel de concienciación sobre la sostenibilidad y hacía ahí debemos dirigirnos, por eso en ITH llevamos 15 años concienciando al sector y ayudándoles en este proceso. Por otro lado, en 2020 se ha puesto de manifiesto la importancia para las personas, de seguir creciendo juntos, de formarnos de forma constante, de trabajar unidos y remando hacia un mismo sentido...mi deseo está claro, continuar en ese camino. Por último, la coordinación en la gestión de la pandemia tanto a nivel nacional, europeo e internacional, que es lo más necesario en estos momentos de cara a una pronta reactivación de la industria.

2 En España ya contábamos con unas fortalezas competitivas en el sector que nos ayudarán a recuperarnos mucho antes que otros países, sin embargo, creo que se han dado cambios en la forma de viajar que en algunos casos han venido para quedarse, al menos en el corto plazo. En el momento en que nos sintamos seguros de forma sanitaria volveremos a viajar, pero valoraremos mucho más la sostenibilidad tanto en el viaje como en el destino, la flexibilidad, y la personalización de la experiencia, por ello sabemos que las innovaciones tecnológicas y la digitalización serán clave en la transformación que estamos sufriendo de cara a dar un servicio más adaptado a estas nuevas demandas. Durante 2021 será de vital importancia la colaboración público-privada. Esta cooperación será clave. Creo que este mix nos permite ser optimistas, entre el bagaje del que disponíamos y la creatividad y la innovación que estamos adoptando, harán que poco a poco volvamos a ser líderes.

Matilde Almandoz, presidenta de la Organización Profesional de Congresos

1 Este año más que nunca, mi principal deseo para el sector y para todos es salud. Creo que es el paso previo e indispensable para nuestro deseo sectorial de reactivación de la presencialidad. Una presencialidad que no renuncie a la seguridad con la correspondiente implementación de todos los protocolos sanitarios necesarios.

En este sentido, deseo y animo a que todas las asociaciones, organismos, empresas públicas o privadas que puedan promover eventos, que propicien la movilidad para que haya presencialidad.

2 El 2021 será un año de desafíos. Un año en el que se desarrollará la audacia y la pericia para seguir creciendo tras un 2020 en el que todos se han visto obligados de una u otra forma a ralentizar y frenar su carrera profesional.

2021 se plantea necesariamente como un año de crecimiento, donde la confianza será clave para trasladar seguridad en la movilidad. Y un año propicio para reinventarse con nuevos formatos, nuevos protocolos y nuevas dinámicas para seguir enriqueciendo el sector profesionalmente. Un año en el que tenemos el deber, como industria, de adaptarnos a las nuevas circunstancias con responsabilidad y comunicando claramente que las reuniones y los eventos profesionales son eventos seguros y más necesarios que nunca para la reactivación económica.

Marcel Forns, director general para España de Guild of European Business Travel Agents

1 Sin lugar a dudas, como profesional del sector mi principal deseo para el 2021 no puede ser otro que el rápido restablecimiento de la normalidad, en la medida en la que este desiderátum lleva asociado tanto la recuperación de los indicadores sanitarios previos a la pandemia, como la de los niveles de actividad propios de nuestra industria y con ello también de todos aquellos puestos de trabajo que hoy se hallan en riesgo.

Un escenario ideal, como el anterior, no sería completo si además no aprovechásemos alguna de las enseñanzas de la pandemia, para avanzar hacia los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) y un modelo de triple balance -ambiental, social y económico-, en el conjunto de nuestra industria.

2 Como hemos dicho en tantas otras ocasiones, resulta muy difícil realizar previsiones en un escenario tan incierto y cambiante como el que estamos viviendo. Las perspectivas con las que a fecha de hoy estamos trabajando presuponen una progresiva recuperación de la actividad viajera de las empresas, a partir del segundo cuatrimestre del año, a partir del momento en el que se empiecen a alcanzar unos niveles mayores de control del Covid-19, en los mercados de nuestro entorno más inmediato. Hasta que llegue este momento, es previsible que las restricciones a la movilidad en viajes internacionales sigan presentando niveles elevados de complejidad, y que por consiguiente se mantengan como el principal freno de la voluntad de las empresas y profesionales por desplazarse, como ha sucedido hasta la fecha.

Para que pueda llegarse a este escenario, no obstante, hace falta la concurrencia de otras variables, entre las cuales cabe destacar la capacidad de la oferta por mantener suficiente capacidad en el mercado, en término de rutas, frecuencias, productos, para poder dar salida a una demanda latente, que debería empezar a reactivarse conforme al calendario descrito. De cumplirse las previsiones, y teniendo en cuenta que los niveles de recuperación plenos no se alcanzarían previsiblemente hasta el 2023, es probable que la actividad sectorial se sitúe en torno al 60% del volumen alcanzado en 2019.

Juan Molas, presidente de la Mesa del Turismo

1 Indudablemente, nuestro principal deseo es que la epidemia se erradique y que el coste humano, económico y social de esta crisis que soportamos se atenúe. La “carta a los Reyes Magos” de la Mesa del Turismo incluye también otras peticiones muy importantes, entre ellas, la reactivación del turismo lo antes posible.

Queremos que nuestras empresas salgan adelante, que todas las personas que trabajan en el turismo vuelvan a hacerlo y que los ciudadanos puedan de nuevo viajar con tranquilidad.

Ojalá que, de una vez por todas, las administraciones sean capaces de escucharnos de verdad y tender la mano al sector turístico, cosa que hasta ahora no han hecho. Y, por último, a nivel europeo nos gustaría ver en 2021 una mayor coordinación y criterios comunes en los ámbitos que afectan a la gestión de la crisis del Covid.

2 Somos conscientes del momento crítico que atravesamos y del impacto del endurecimiento de las restricciones en otros países europeos y en el nuestro. Sin embargo, creemos que la vacuna traerá una esperanza real y que la reactivación del turismo es posible y necesaria para nuestro país. Tenemos las herramientas para recorrer ese camino con seguridad gracias a la eficacia de los protocolos sanitarios y a los test de antígenos, que seguimos reclamando tanto en origen como en destino. Estos test ofrecen alta fiabilidad, lo dice la propia Unión Europea, y su implantación permitiría recuperar rápidamente una parte importante de los viajes con máxima seguridad y a un coste más que razonable.

El año arranca con el sector turístico prácticamente hundido, arrastrando pérdidas de más de 135.000 millones de euros. A pesar de las enormes dificultades, hemos demostrado sobradamente nuestro compromiso a todos los niveles y también nuestra capacidad de adaptación. Con el mismo tesón trabajaremos en 2021 para reactivar el turismo.

Carlos Garrido, presidente de la Confederación Española de Agencias de Viaje

1 2020 ha sido el año más difícil que ha conocido este sector en toda su historia, todas las empresas del sector se han quedado sin prácticamente ningún ingreso como consecuencia de la prohibición a la movilidad. Nuestra situación es totalmente agónica y necesitamos un poquito de fuelle para recuperarnos. Este sector necesita ayudas directas ya porque va a ser la única manera de hacerlo sostenible y para estar preparados cuando se empiecen a notar los efectos de la vacuna.

Necesitamos que los erte se prolonguen hasta verano, con exoneración total del coste de la Seguridad Social y que se elimine el compromiso de mantenimiento de empleo de seis meses. Es decir, flexibilizar las condiciones. Otra de nuestras reivindicaciones es que se prolonguen las carencias de los ICO para poder hacerles frente. Y sobre todo, pedimos a los proveedores que devuelvan lo que deben. Ya ha pasado suficiente tiempo y las grandes compañías aéreas no pueden jugar con el dinero de las pequeñas agencias de viaje y de los consumidores. La Administración tendría que actuar también de forma contundente.

2 Confío que con el inicio de la vacuna la gente recupere la confianza y poco a poco vuelvan los viajes antes de Semana Santa que es cuando empieza nuestra temporada alta, si es así estaremos a tiempo de recuperar los viajes de vacaciones y de negocios y se podrá reactivar también el MICE. Nuestro sector necesita recuperar urgentemente la actividad porque ha pasado demasiado tiempo y nos hemos quedado sin recursos para aguantar más tiempo

Tolo Gomila, presidente de la Federación Española de Viviendas y Apartamentos Turísticos

1 Lo primero, salud para todos. Si hablamos como sector, desde FEVITUR pedimos veracidad, responsabilidad, decencia y gestión a nuestros políticos. En resumen, primar el interés general sobre el interés individual o partidista, según se vea. Veracidad por parte del gobierno, que ha instaurado la mentira como eje fundamental de su línea de actuación. No tenemos datos reales, ni de fallecidos ni de infectados. No existe una línea común y estratégica para la solución de la pandemia ni para las catastróficas consecuencias económicas para todo el sector productivo del país. Tenemos miles de parados y personal en ERTE sin cobrar sus prestaciones... Si nuestros responsables desde el punto de vista ejecutivo no son capaces, que sean destituidos. Eso es lo que les pasaría en cualquier iniciativa privada. Y responsabilidad porque dar expectativas de recuperación inmediata es, de nuevo, engañar a la ciudadanía. Las máximas eminencias epidemiológicas y sanitarias mundiales indican que el mix entre confinamientos selectivos y test para toda la ciudadanía son los elementos vitales para una correcta gestión de la pandemia. Parte del problema pasa por empoderar al ciudadano de forma individual para que tenga acceso a test rápidos que permitan autoprotegerse, proteger a su familia y proteger al resto de la sociedad. Hay que preguntarse como un gobierno permite en estos momentos que estos test sean un producto calificado como in vitro por la Asociación Española de Medicamentos y no un producto auto diagnóstico. Es una falta de sentido común e irresponsabilidad.

2 La recuperación del sector vendrá dada por la recuperación de la confianza sanitaria, no podemos caer ni en el pesimismo ni mucho menos en proyecciones cortoplacistas, que para eso ya se encargan nuestros gobernantes. La realidad es que las principales autoridades sanitarias nos indican que para que llegar a poder frenar la transmisión del virus es necesario que un 70% de la población esté vacunada. Nuestros políticos dibujan un escenario a junio del próximo año, pero toca ser prudente, no han acertado en ninguno de sus pronósticos y vaticinios. Entendemos que a partir de julio se podría ver cierta recuperación principalmente por el turista español, pero la recuperación del turista extranjero nos lleva a pensar que será a partir de 2022.

Alfredo Serrano, director general para España de la Asociación internacional de Líneas de Cruceros

1 Esperemos continuar generando empleo y que las más de 50.000 familias que dependen de este sector puedan recuperar su medio de vida. Desde el sector pedimos que el gobierno dé luz verde a los cruceros y que establezca una línea de tiempo clara y precisa cuanto antes en 2021 y poder así reanudar la actividad de forma segura.

2 Los avances científicos que se están consiguiendo y la tan ansiada llegada de la vacuna del Covid-19, son noticias muy alentadoras y podrían ser transformadoras en términos de permitir que las fronteras se abran de nuevo y volvamos poco a poco a la normalidad.

Los miembros de CLIA no han escatimado en recursos y han adoptado un conjunto de protocolos mejorados fundamentados en las recomendaciones de las autoridades sanitarias, así como las experiencias de los miembros que han reanudado la navegación con éxito en Europa y otras partes del mundo. La experiencia en otros países donde ya han reanudado operaciones nos da la confianza de que estamos en el camino correcto. Queda claro que cuando los procedimientos se siguen rigurosamente, los protocolos funcionan según lo diseñado: mitigar el riesgo de la Covid-19.

Por otro lado, CLIA y el sector en su conjunto están comprometidos en ayudar a alcanzar los objetivos del Green Deal europeo, que está guiando al mundo como hoja de ruta en la lucha contra el cambio climático. Esto representa una oportunidad extraordinaria en 2021 para visibilizar el esfuerzo del sector y su compromiso y liderazgo en el desarrollo de prácticas ambientales responsables y tecnologías innovadoras para la protección del medio ambiente.

Marcos Franco, socio Fundador del Observatorio de Turismo Emisor

1 Mi primer deseo sería para el conjunto de la sociedad es que se pueda poner fin al virus que ha marcado nuestras vidas en los últimos meses y que tanto daño nos ha hecho y está todavía haciendo, tanto en el plano de la salud, como en la esfera económica y social. En el ámbito del turismo y los viajes, me gustaría que España pudiese continuar liderando la industria turística a nivel mundial, tal y como lo ha hecho en los últimos años. Para conseguirlo, todos los actores implicados -gobiernos, organismos públicos, privados y profesionales, etc.- tenemos la obligación de hacer durante estos meses previos todo lo que esté en nuestra mano para favorecer la confianza del viajero y proteger de manera efectiva la actividad empresarial turística. Para ello, se deben poner en marcha medidas como la ampliación de los erte, los test de antígenos en origen y destino, rebaja del IVA, deducciones fiscales, bonos turísticos, armonización de las medidas, y otras tantas actuaciones que el sector viene proponiendo desde hace ya meses, para conseguir que la reconstrucción sea lo más rápida y efectiva posible. No debemos olvidar que el turismo es una industria fundamental para nuestro país, que aporta un 12,5% al PIB de forma directa y millones de puestos de trabajo además de toda la actividad y riqueza que de manera indirecta genera y que, por otro lado, en anteriores crisis ha demostrado ser tractor fundamental para la recuperación económica.

2 Sin lugar a dudas, 2021 será el año del inicio de la tan ansiada recuperación. Al menos ese es mi anhelo, como ya he dicho. Los avances en las vacunas, el uso más frecuente de los test y otros avances sanitarios, así como las ganas de viajar por parte de la población, según se refleja en prácticamente todos los estudios, incluido el último de ObservaTUR, nos hace pensar que esto será así. Ahora bien, la incertidumbre sigue siendo sobre cuándo será la fecha concreta de este arranque y también sobre la aceleración o el ritmo de esta recuperación. Respecto a la fecha, todo parece indicar que Semana Santa puede ser un primer paso y que el verano será el punto de inflexión en el camino hacia la reactivación. Y sobre el ritmo de la misma, en buena parte estará condicionada, como decía antes, por la aplicación, armonización y efectividad de las políticas y ayudas que se pongan en marcha.