5G, un tractor para el sector turístico

Un estudio del Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC) publicado a finales del pasado octubre cifraba en 143 millones los empleos perdidos en todo el mundo por la crisis sanitaria y apuntaba que podrían desaparecer otros 22 millones de puestos de trabajo, lo que se traduciría en una disminución de más de 4.000 millones de euros en su contribución al PIB mundial. Son solo unas pinceladas para poner de relieve la gran importancia que la industria turística tiene en la economía global -y, muy especialmente, en la española- y la necesidad de tomar todo tipo de medidas para reactivarla.

Pues bien, el 5G va a ser también un elemento tractor clave tanto para la recuperación como para la transformación del sector, que tiene en la actual crisis una oportunidad para acometer sus cambios pendientes. Esta nueva tecnología, que en no muchos años estará plenamente integrada en nuestras vidas, afectará tanto a los viajes (desde su organización hasta su ejecución) como al sector hotelero o a las visitas turísticas.

Por lo que respecta al sector del transporte, la mayor innovación se apreciará, probablemente, en la eliminación de las colas en los procesos de embarque, en la puntualidad y en la seguridad, así como en el hecho de que el cliente podrá recibir información en tiempo real de cualquier cambio que se produzca. Esto será posible, entre otras cosas, por la computación en el borde de la red de telecomunicaciones (Edge Computing), la cual permite, por ejemplo, reconocer a los pasajeros biométricamente casi en tiempo real.

En el apartado de las visitas turísticas, será muy importante la experiencia de cliente, un aspecto de creciente relevancia hoy en día. Podemos destacar los casos de uso que se están desarrollando dentro del marco del proyecto piloto de tecnología 5G en Andalucía, impulsado por el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital a través de Red.es, cofinanciado por el FEDER y que desarrollan Vodafone y Huawei, para potenciar el turismo en España.

La interacción que el cliente puede alcanzar con esta tecnología es superior. El poder realizar una visita guiada de la mano de un guía tan excepcional como Boabdil a través de la Realidad Virtual es una experiencia sublime que los usuarios podrán disfrutar.

Precisamente, el ancho de banda y el tiempo real que aporta el 5G ofrece muchas posibilidades para desarrollar la creatividad en este sector a un bajo coste (cosa que antes era imposible), con el objetivo de, en última instancia, enganchar al turista. La diferencia está en que gracias a 5G y a la computación en el borde de la red, las gafas y los dispositivos de realidad aumentada y realidad virtual serán mucho más sencillos y, por lo tanto, mucho más baratos. Esto se debe a que, al ejecutarse los cálculos gráficos de la electrónica en el borde de la red de telecomunicaciones, las gafas ya no necesitan una electrónica cara y pesada. Con unas gafas de realidad virtual de 200 euros se podrá obtener una experiencia de usuario idéntica a la de unas de 2.000 euros.

Regulación hipercompetitiva

La electrónica se evapora y los costes también, lo cual democratiza el acceso a las funcionalidades de la Realidad Virtual, de la Realidad Aumentada y de la Inteligencia Artificial, entre otras.

Al igual que, gracias a la eliminación total de la latencia que aporta esta tecnología, se harán habituales las operaciones quirúrgicas a distancia, se podrán manejar desde cientos de kilómetros distintas actividades de una planta industrial o será posible visitar lugares lejanos con la sensación de estar paseando por ellos con la simple acción de colocarse unas gafas de Realidad Virtual o Realidad Aumentada.

A su vez, permitirá la conexión simultánea de cientos de dispositivos, lo que generará nuevas oportunidades de negocio. Al mismo tiempo, se reducirán los costes, algo que provocará retornos muy claros de la inversión y, por tanto, redundará en la creación de riqueza. La utilización de la Inteligencia Artificial para ofrecer a los clientes nuevos servicios personalizados durante todo su itinerario es uno de los elementos que claramente nos permitirá diferenciar nuestra industria turística.

Es una prioridad que la cobertura 5G llegue a los puntos clave de esta industria. Sin embargo, la regulación hipercompetitiva europea y española, vigente durante décadas, ha debilitado enormemente la capacidad de inversión de los operadores de telecomunicaciones (cosa que no ha ocurrido ni en EEUU ni en Asia). Es necesario que la Administración facilite el acceso de todos a esta infraestructura. Los fondos de reconstrucción europeos son una excelente herramienta para ayudar a que las cuentas del despliegue 5G de los operadores cuadren y así evitar la brecha digital.

Oportunidad que no se debe desaprovechar

Es importante resaltar, asimismo, que somos los autónomos, pymes y grandes empresas quienes generamos el empleo y la riqueza para sacar a la sociedad adelante. Además, España tiene las mejores infraestructuras de fibra y 4G de Europa para hacer que nuestro país lidere la revolución del 5G. Es una oportunidad que no podemos ni debemos desaprovechar.