Un año de pandemia, mirada hacia el futuro

Recientemente se ha cumplido un año de la llegada de un virus que ha cambiado la vida de millones de personas. La pandemia no solo ha tenido un importante impacto social y económico, sino que además ha consolidado para siempre tendencias incipientes y ha exacerbado nuevas necesidades de las empresas del sector logístico y del transporte. A raíz del estado de alarma decretado el 14 de marzo de 2020, nos tuvimos que adaptar a una nueva forma de estudiar y trabajar. Las empresas españolas desplegaron el teletrabajo en apenas un fin de semana para garantizar la seguridad de sus empleados. Un confinamiento domiciliario de más de tres meses que dio el empujón definitivo a determinadas tendencias que estaban emergiendo, pero que ahora ya son una realidad más que consolidada, como por ejemplo el comercio electrónico.

El sector logístico y del transporte ha sido clave para gestionar el gran volumen generado durante este último año. Apoyando a los consumidores españoles con la distribución en los supermercados, al lado de los hospitales con la entrega de millones de mascarillas y respiradores, cumpliendo de forma rigurosa con las entregas de los productos comprados online y aliviando la incertidumbre de miles de empresarios durante los momentos más difíciles. Durante este último año la sociedad se ha dado cuenta de la importancia del sector logístico. Los ciudadanos han valorado el esfuerzo de los empleados del sector que, en primera línea de batalla como los enfermeros, lo han dado todo para que no les falte de nada. Y, además, ha sido uno de los que mejor ha resistido el embate de la pandemia en el mercado laboral. Y dentro del sector logístico, uno de los segmentos más robustos y que ha crecido con más fuerza desde el inicio de la pandemia es el del comercio electrónico. Convertido en uno de los grandes motores de la economía española, las compras online de los consumidores españoles también han repercutido de forma positiva en el mercado laboral.

En XPO Logistics incorporamos a más de 1.000 empleados durante el segundo trimestre del 2020 y a otros 4.000 trabajadores para la campaña de Black Friday y Navidad. Mi sincero reconocimiento a todos ellos, ya que sin su esfuerzo no habríamos podido gestionar el aumento del 40% en las operaciones de e-commerce registrado desde el inicio de la pandemia.

2021 debe ser el año de la recuperación de la economía española, el momento idóneo para recobrar la confianza en nuestros negocios, en nuestra capacidad para salir adelante. Soy bastante optimista de cara a este año, sobre todo por los datos que corroboran el despliegue del e-commerce en nuestro país. Según datos de eMarketer, España fue el tercer mercado donde más creció el e-commerce en 2020 con un 26%, solo superado por Argentina (79%) y Singapur (71%). El margen de crecimiento del e-commerce a medio plazo en nuestro país es muy importante, incluso superior al de nuestros países vecinos -como mínimo un 10% de crecimiento en 2021 según UNO-, y nos encontramos con que el comercio electrónico precisa de unas necesidades diferentes a las que tenía antes de la pandemia. Para dar respuesta a amplios sectores de la sociedad, incluso aquellos que eran más reticentes antes del Covid a comprar por internet, pero que ya no lo son, los clientes nos piden cuatro elementos imprescindibles en las operativas de logística para e-commerce: flexibilidad, adaptabilidad, precisión en las operativas y rapidez en la ejecución.

Y esta respuesta también pasa por aprovechar las enormes ventajas de la digitalización y la automatización, que debemos ir incorporando paulatinamente a cada uno de nuestros procesos. Las grandes operaciones logísticas para e-commerce están intrínsecamente ligadas a la automatización, que no equivale necesariamente a una pérdida de puestos de trabajo. Desde un punto de vista laboral, las empresas logísticas necesitamos más trabajadores especializados en predictive analytics, inteligencia artificial o el Internet de las cosas que nos aporten una visión diferente para dirigirnos hacia la logística del futuro, también más eficiente desde el punto de vista medioambiental. En definitiva, la innovación tecnológica está protagonizando ya el gran cambio de paradigma en el sector logístico. Solo aquellas empresas que den este paso adelante e incorporen soluciones tecnológicas en cada uno de sus procesos estarán preparadas para asumir el liderazgo del sector.

El crecimiento del e-commerce también permite desarrollar nuevas soluciones y servicios que aportan un plus a los clientes. Estoy convencido de que durante este año va a haber un gran aumento en el tratamiento de las devoluciones. Sectores como el de la moda o la electrónica, en claro auge en nuestro país, generan un número importante de devoluciones, lo que justifica dar una respuesta adecuada a estas crecientes necesidades.

En este sentido, XPO prevé triplicar durante el 2021 el actual volumen de devoluciones gestionadas en España, para pasar de los 4,5 millones a más de 13 millones en solo un año. Es un servicio que estamos trabajando intensamente y que nos va a aportar una ventaja competitiva en el mercado. Contamos ya con varios centros logísticos totalmente integrales que, además de gestionar diariamente miles de pedidos online, dedican un espacio para gestionar las devoluciones. Nuestro nuevo centro de 44.000 m2 de Illescas es un claro ejemplo de ello. Castilla-La Mancha es el gran polo de atracción de la logística en España. Además de este centro hemos abierto a principios de año otro de 32.000 m2 en Guadalajara. Queremos seguir creciendo en Iberia mediante la incorporación de nuevos clientes a nuestro portfolio. Por ello, tenemos previsto anunciar nuevas aperturas que sumarán otros 80.000 m2

El 2021 va a seguir siendo un año emocionante en cuanto a inversiones y nuevos proyectos. Queremos explotar la logística a la máxima potencia a través de GXO Logistics, la escisión prevista del segmento de logística de XPO. Se espera que la escisión se produzca en la segunda mitad del presente año, lo que convertiría a GXO en una compañía logística totalmente independiente y en el segundo mayor proveedor de logística por contrato del mundo. Un movimiento ambicioso para poder acceder a mayor capital y dar respuesta a las necesidades de la logística del futuro.