La ayuda a vuelos de residentes en islas cuestan 765 millones

Las bonificaciones dadas a los residentes en las islas por el carácter de insularidad han crecido en los últimos años, al pasar del 50% en 2017 al 75% en 2018

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), ha llevado a cabo un estudio analizando el impacto que tienen las bonificaciones en el precio de los billetes de avión a los residentes en territorios no peninsulares, ante el coste que para las arcas públicas supone, ya que se ha duplicado en los dos últimos años, estimando que en el 2019 se superaron los 765 millones de euros.

En el Estudio sobre el impacto de las bonificaciones en los precios de los billetes aéreos en territorios no peninsulares se analizan los efectos que ha tenido el incremento de las bonificaciones a los residentes en las islas Canarias y en Baleares, sobre el mercado aéreo insular y el comportamiento de los precios. En el mismo se recuerda que en los años 2017 y 2018 se aprobaron nuevas medidas para fomentar el apoyo a la conectividad de las Comunidades Autónomas de Canarias y de Baleares, y que para tal fin se aumentó la bonificación que desde el Gobierno, a través del Ministerio de Fomento -actualmente Transportes- se daba para la adquisición de los billetes aéreos para los trayectos entre las islas y con el resto del territorio nacional, hasta un 75% del precio de los mismos, frente al 50% que se aplicaba hasta ese momento.

Según el informe del órgano supervisor, se ha registrado un aumento del 112% entre el segundo semestre del año 2016, cuando la subvención aún se encontraba en el 50%, y el segundo semestre del 2018, ya al 75%. En el 2016 la subvención se aproximaba a los 309 millones de euros, mientras que en el 2018 era ya de 563 millones, y se estima que para el 2019 se alcancen los 765 millones de euros.

La CNMC particulariza la subvención por billetes para los vuelos entre Canarias y la Península, así como en los trayectos entre las islas del archipiélago; y los vuelos entre Baleares y la Península, y las conexiones entre sus islas.

Se estima que en el caso de los vuelos peninsulares con Baleares se han superado los 208 millones de euros en subvenciones. El descuento unitario por billete alcanzó en el segundo semestre del año los 55 euros.

En cuanto a los vuelos entre Canarias y la Península, la subvención alcanzaría los 322 millones de euros. Con un descuento unitario por billete de 93 euros.

Sobre las rutas interinsulares, la CNMC señala que se estima que en Baleares se superaron los 33 millones de euros; mientras que en Canarias, se puede haber llegado a más de los 201 millones de euros. Fuertes incrementos con respecto a años anteriores gracias a que con el paso del 50% al 75% en las bonificaciones se ha registrado un aumento de la demanda por parte de los viajeros residentes en las islas, que también ha causado un alza en los precios medios de los billetes de vuelos con la Península, mientras que los no residentes, para protegerse de las subidas de precio, han optado por comprar sus viajes con más anticipación y por hacerlo con las compañías de bajo coste.

El organismo considera que se deben minimizar las consecuencias del incremento de la bonificación, como puede ser la presión sobre los precios, y recomienda que se valoren medidas para aumentar la sensibilidad al precio de los pasajeros residentes, como por ejemplo establecer topes a la cantidad bonificable o limitar los conceptos bonificables de los billetes.

También alude a que sería provechoso adoptar una visión de conjunto respecto a todas las ayudas que se dan para compensar la insularidad, dado que la bonificación a residentes coexiste con otras medidas. Y que, además, se debe realizar una continua revisión desde el punto de vista de los principios de regulación económica eficiente para garantizar precisamente esa eficacia.

Por último, se insta a la Administración a valorar otros posibles mecanismos de ayuda para compensar la insularidad, como por ejemplo puede ser, contar con un régimen de exenciones fiscales a residentes desligadas de la realización de los desplazamientos.

ALA ve un refuerzo a su posición el informe

La Asociación de Líneas Aéreas (ALA) ha acogido favorablemente el estudio de la CNMC, y considera que es un refuerzo para su posición sobre tres temas esenciales. Se confirma que los precios no los fijan las compañías aéreas, sino la interacción entre oferta y demanda; se reconoce que ha mejorado la conectividad de los residentes, y que los billetes entre islas y Península cuentan con precios competitivos.

Para el presidente de ALA, Javier Gándara, el estudio que ha publicado el organismo “refuerza las opiniones que llevamos expresando desde el sector los últimos tiempos”, y a su juicio demuestra, además, que con el informe “se elimina cualquier duda sobre posibles prácticas fraudulentas”.

Y sobre las recomendaciones de la CNMC de cara al futuro, desde esta asociación se apunta a que las compañías aéreas se limitan a cumplir con el marco regulatorio establecido por las autoridades competentes.