El seguro, a un paso de dar cobertura a los viajes espaciales

De momento es un capricho carísimo de multimillonarios, pero pronto serán una realidad para el común de los mortales. Los viajes espaciales tienen un gran potencial de crecimiento en los próximos años y el sector asegurador prepara el lanzamiento de seguros específicos.

Jeff Bezos y Richard Brandson son, además de dos multimillonarios algo excéntricos, son un par de empresarios visionarios que han revolucionado varios mercados con sus ideas e innovaciones. La última puede ser algo extravagante; los viajes espaciales, pero marca un punto de inflexión en lo que en los años 80 del pasado siglo se conoció como la guerra de las galaxias y no, no nos referimos a la exitosa franquicia cinematográfica ideada por George Lucas.

El pasado mes de julio, el fundador de Amazon cumplía su sueño de viajar el espacio. El vuelo duró algo más de once minutos, pero no encontró ninguna compañía de seguros que asegurara su primer vuelo espacial acompañado de su hermano Mark, la pionera de la carrera espacial Wally Funk, de 82 años, y el estudiante de 18 años Oliver Daemen, en la cápsula New Shepard construida por Blue Origin, la empresa con la que Bezos quiere ganar esta nueva carrera espacial.

El seguro es capaz de cubrir cualquier cosa que pueda imaginar, pero los viajes espaciales aún no están dentro de su cartera de productos, aunque el mercado internacional no descarta que este mercado se desarrolle en las próximas décadas.

Seguros espaciales

El mercado de seguros espaciales mueve al año unos 800 millones de dólares (unos 675 millones de euros) en seguro de satélites cohetes y vuelos no tripulados, según datos de la OCDE. Pero no hay capacidad aseguradora para asegurar los daños a las tripulaciones, pues el riesgo es muy elevado y la prima sería desorbitada. Es más, muchos programas espaciales estatales, como la NASA en EEUU o la Agencia Espacial Europea no asegura sus misiones porque ya cuenta con el respaldo del dinero público. La NASA, además, explica que sus astronautas entran dentro del seguro de vida contratado por el Gobierno estadounidense para sus funcionarios.

El único seguro obligatorio para los operadores espaciales comerciales -principalmente empresas encargadas del lanzamiento de satélites comerciales- es la coberturas de los posibles daños que se ocasionen a terceros en tierra o a aeronaves en vuelo, señala Akiko Hama, suscriptora de riesgos espaciales y aeroespaciales de Global Aerospace, en declaraciones recogidas por la agencia Reuters.

Pero el turismo espacial abre nuevas posibilidades para el sector asegurador, que no descarta un aluvión de ofertas de nuevos seguros de daños para los turistas espaciales. Hay expertos dentro del sector que auguran, incluso, la fusión entre los seguros de aviación y los espaciales. Tiempo al tiempo.

Turismo espacial asegurado

De momento, AXA XL ha avanzado que ya trabajan para el desarrollo de un seguro específico para estos aventureros del espacio. “El producto en el que estamos trabajando en desarrollar sería para asegurar contra lesiones corporales a los participantes del vuelo espacial”, explica Chris Kunstadter, jefe global de suscripción espacial de AXA XL, en declaraciones a la revista Barron’s.

Los expertos del sector asegurador auguran que estos nuevos seguros serán muy caros y exclusivos, ya que los viajes espaciales aún son experimentales, con un riesgo muy elevado y muy costosos, y cuentan con un público objetivo muy reducido. De momento. Porque en lo que sí están de acuerdo los especialistas en viajes espaciales es que el mercado de los viajes espaciales tiene un potencial de crecimiento muy importante para las próximas décadas, lo que supone una oportunidad también para el sector asegurador.

El gasto en viajes espaciales podría oscilar entre los 8.500 y los 12.600 millones de euros en 2030, según los cálculos de los analistas de Virgin Galactic. La firma de Richard Branson calcula que en esa fecha sus ingresos por viajes espaciales podrían alcanzar los 1.433 millones de euros, un volumen de mercado bastante interesante.

Además del potencial económico, para el desarrollo de un mercado asegurador estable alrededor del turismo espacial es preciso contar con un marco legal consensuado en todo el mundo, como ya ocurriera en 1972 con la aprobación en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) del Convenio sobre Responsabilidad Internacional por Daños Causados por Objetos Espaciales.

El primer seguro de aviación fue suscrito por el mercado del Lloyd’s en 1911. Apenas un siglo después, el mercado se abre más allá de la órbita terrestre.