José Félix Cañas, CEO, country manager AXA Partners Canada: “La adaptabilidad a diferentes mercados y culturas es un plus que los directivos españoles tenemos”

Tras casi cinco años fuera de nuestras fronteras, primero en Estados Unidos y ahora en Canadá, José Félix Cañas nos desvela cómo es la vida de un directivo del sector asegurador expatriado y cómo ha vivido el CEO de AXA Partners Canadá la pandemia que ha puesto contra las cuerdas a la asistencia en viaje en todo el mundo.

¿Cómo es la vida de un directivo español fuera de España?

A nivel profesional, en mi opinión, es un desafío apasionante. Además de las responsabilidades inherentes al cargo que ocupas, se añade la labor de sumergirse en nuevas culturas, explorar, entender nuevos mercados, nuevos clientes y diferentes formas de hacer negocio. Es importante mantener una mente abierta para poder exprimir la experiencia al máximo y buscar la forma de integrarse y adaptarse lo máximo posible al país en el que estas destinado. Tienes la posibilidad de poder aportar toda tu experiencia anterior con mercados diferentes y, a la vez, integrar en tu trayectoria profesional una visión nueva y más completa de cada destino en el que estás. En mi experiencia anterior como director regional de Distribución y Partnerships de nueve países con sede en Miami, te puedo asegurar que la adaptabilidad a diferentes mercados y culturas es un plus que los directivos españoles solemos tener.

De 2016 a 2019 viajé una media de 120 días al año, con vuelos algunos de ellos de más de nueve horas y teniendo reuniones con nuestros partners en diferentes ciudades y culturas, como Sao Paulo, Buenos Aires, México DF, Bogotá, Chicago o Nueva York. Creo que el directivo español tiene esa flexibilidad y adaptabilidad ágil a diferentes mercados sabiendo amoldarse rápidamente a lo que el negocio establezca. Al mismo tiempo, todas esas culturas, algunas de ellas milenarias, te enseñan a ser más humilde, escuchar más y tratar de entender las necesidades de los diferentes países.

A nivel personal, representa todo un reto también. Para la familia cercana que te acompaña -mujer e hijos-, por lograr su integración y que disfruten de las oportunidades que una vida en el extranjero te proporciona como experiencia vital, académica y de futuro. Pero también sientes añoranza de la familia y los amigos que dejas en España y a los que ves con muchísima menos frecuencia y más aún en este último año con la pandemia de por medio.

¿Qué supone para un español dirigir las operaciones de una multinacional como AXA Partners en Canadá?

Canadá es un país tremendamente interesante y con mucho potencial. Como dato importante, es el segundo país más grande del mundo que cuenta con una población de alrededor de unos 38 millones. Es la décima Economía del mundo, pertenece al G-7 y además tiene abundancia de recursos naturales. Es una potencia en petróleo, generación de electricidad y minería. Una sociedad multicultural que convive sin ningún tipo de problema. En cierta manera me recuerda, quizás por razones climatológicas y culturales, a los países de la Europa del Norte. Canadá es, además, el octavo mercado asegurador más grande del mundo. Como sociedad multicultural acepta y tolera que un no canadiense dirija las operaciones de una multinacional francesa. No soy el único, ya que he conocido otros CEO de origen español en sectores de obra civil y minería. Para muestra nuestro Comité de Dirección, formado por diferentes nacionalidades -canadiense, francesa, estadounidense, china, mexicana y argentina- y, además, mayoritariamente femenino.

¿Cómo se ha vivido en Canadá la pandemia de Covid-19?

Bueno, de igual manera que en el resto del mundo, esta ha sido una situación completamente inesperada y nueva para todos. Los casos y la severidad han sido notablemente inferiores que en Europa o Estados Unidos, pero las medidas tomadas han sido las mismas que en la mayoría de países con el cese completo de toda actividad presencial durante la primera ola. Canadá empezó a tener casos unas dos o tres semanas más tarde que los primeros casos en Europa, lo que les permitió tomar decisiones de forma algo más anticipada viendo a lo que se estaban enfrentando otros países. Esta es una sociedad acostumbrada a tener que pasar largos periodos en casa, debido a las temperaturas extremadamente bajas que hay aquí en invierno. Creo firmemente que esa cultura de “hibernación” a la que están más acostumbrados les permitió afrontar el confinamiento con mejor ánimo y controlar la situación de manera anticipada.

Actualmente seguimos en un confinamiento moderado y la incidencia de casos está bajando al mismo tiempo que se está vacunando a los colectivos de mayor riesgo. Los canadienses mayoritariamente entienden que estas son medidas necesarias para poder gestionar la pandemia y demuestran un civismo admirable.

¿Cómo afectara a la forma de viajar y a la manera de asegurar la asistencia en los viajes?

Actualmente estamos pasando un ejercicio disruptivo en esta línea de negocio. Travel es nuestra segunda línea de negocio, muy ligada al mercado estadounidense y centroamericano. El cierre de fronteras en estos momentos (febrero 2020) sigue efectivo con Estados Unidos. Hemos visto como rápidamente el mercado asegurador ha innovado en coberturas específicas que cubren todos los eventos relacionados con el Covid-19. También hemos visto como las compañías aéreas han esponsorizado los seguros de viaje para incentivar los vuelos. Aun con todo el mercado ha caído más del 75% desde marzo de 2020. Nuestra caída en esta línea de negocio ha sido notablemente inferior gracias a nuestro posicionamiento en entidades financieras y a un crecimiento del viaje domestico entre las diferentes provincias y territorios de Canadá, que ha aumentado notablemente.

Este decrecimiento ha sido compensado por un crecimiento fuerte de nuestro negocio de Salud -con soluciones innovadoras como teleconsulta, asesoramiento psicológico, triaje médico, y productos enfocados en wellbeing...-, sin duda alguna es uno de los efectos paralelos a la situación mundial que estamos teniendo. En el futuro habrá sin duda menos viajes corporativos, pero seguirá habiendo viajes de placer, es innato al género humano.

¿Cómo espera AXA Partners cerrar el año 2020?

Hemos cerrado un ejercicio con el objetivo que nos planteamos a final del 2019 en GWP- facturación y con una mejora sustancial en nuestra rentabilidad por encima de lo esperado. Sin duda alguna, el rápido enfoque en soluciones que nuestros partners necesitaban ligados a la salud o servicios a las personas, los procesos de transformación digital y la innovación poniendo como foco al cliente final han sido nuestros mejores aliados. De otro lado, la metodología agile en procesos ha venido para quedarse, sobre todo en esta época de trabajo en remoto -no solo con equipos locales sino también internacionales- y es una muy buena aliada para acelerar en modelos disruptivos necesarios en en estos momentos.

¿Qué buena noticia le gustaría oír en 2021?

La erradicación de esta pandemia al mismo tiempo que un cambio social en temas que son vitales, como la defensa de las políticas medioambientales y el avance de una sociedad más tolerante y abierta.

¿Piensa regresar a España o quizás tendrá que trasladarse a otro país?

Hace casi cinco años que marché de España y los sigo disfrutando enormemente. Después de pasar más de tres años en Estados Unidos llevo aproximadamente un año y medio en Canadá. Tanto a nivel profesional como personal y familiar ambos países son excepcionales en oportunidades y aprendizajes. Los retos de mi puesto y mi destino son muchos y apasionantes y quisiera completar mis objetivos fijados aquí. Lógicamente, la tierra siempre tira y mi deseo es poder, en algún futuro, regresar a España y poder seguir desarrollando mi labor profesional allí, aportando todo mi enriquecimiento profesional y bagaje internacional que esta oportunidad me ha proporcionado.