Tanneguy Rérolle, CEO de BNP Paribas Cardif para España y Portugal: “Durante 2020 hemos indemnizado seis veces más siniestros por desempleo que el año anterior”

Tanneguy Rérolle es desde hace dos años CEO de BNP Paribas Cardif para España y Portugal. Hablamos con el directivo de cómo ha afectado la pandemia a la protección de pagos y del papel que tendrá la compañía en la recuperación de la actividad económica en 2021 con el lanzamiento de nuevos productos de protección

Tanneguy Rérolle cuenta con una amplia trayectoria internacional en el sector. Se incorporó a BNP Paribas Cardif como CEO de Europa Central en 2009, y desde hace dos años es responsable de las operaciones de la compañía en España y Portugal.

Cardif aún no es una empresa bien conocida por el público español, ¿qué destacaría de la compañía?

En BNP Paribas Cardif proporcionamos soluciones aseguradoras de protección personal y de bienes, desarrollando ofertas conjuntamente con más de 500 socios distribuidores en sectores diversos: bancos y entidades financieras y empresas de los sectores del automóvil, la gran distribución, las telecomunicaciones y proveedores de energía, entre otros. Generamos valor tanto para nuestros partners como para sus clientes, con una oferta diferencial de valor añadido que les permite llevar a cabo sus proyectos, al tiempo que se protegen frente a los imprevistos de la vida.

Estamos presentes en 33 países con un importante protagonismo en Europa, Asia y América Latina. Nos hemos convertido en un experto mundial de los seguros para personas y un actor destacado en la financiación de la economía. Alrededor de 8.000 profesionales en todo el mundo contribuyen a la realización de un volumen de negocio que ha ascendido a 24.800 millones de euros en 2020.

En el mercado español, somos líder en seguros de pérdidas económicas y la tercera entidad con mayor número de asegurados para los ramos de vida, según Icea. Para nosotros es prioritario que nuestra actividad tenga un impacto positivo en la sociedad y conseguir que los seguros sean más accesibles.

¿Cómo ha vivido BNP Paribas Cardif el primer año de la pandemia en España?

La necesidad de protección entre nuestros asegurados y socios claramente aumentó debido a la crisis sanitaria. El trabajo conjunto con nuestros socios y nuestra capacidad de adaptación han sido claves para dar respuesta a las necesidades de los clientes. Para nosotros, ha sido fundamental la agilidad y la creatividad a la hora de adaptar nuestras ofertas. Hemos simplificado los trámites y reducido el número de documentos solicitados en caso de siniestro.

Como consecuencia del impacto de la pandemia en la actividad económica, en BNP Paribas Cardif hemos incrementando los recursos que proporcionamos a los hogares españoles asegurados. En ningún momento hemos excluido de nuestras pólizas las consecuencias por pandemia. Además, hemos generado productos específicos para proteger a los autónomos ante el cese de su actividad por el Covid-19.

¿Cómo ha afectado a su modelo de negocio, estructura, etc.?

En BNP Paribas Cardif nos hemos movilizado para acompañar a nuestros clientes y socios, adaptando nuestra organización de una forma ágil y rápida y desplegando masivamente el teletrabajo para poder dar continuidad a nuestros servicios. No hemos tenido que hacer cambios en nuestra estructura.

Como empresa cuya gestión se basa en datos, nuestro desarrollo se sustenta en soluciones digitales apoyadas en tecnologías como la inteligencia artificial. Estamos orientados a la automatización y digitalización de nuestros procesos, con el fin de reinventar el seguro para proporcionar las soluciones de máxima calidad que den respuesta a las necesidades de nuestros socios distribuidores y de los clientes asegurados.

Una de sus líneas de negocio es la protección de pagos. Con las tasas de morosidad al alza, ¿nos puede aportar la experiencia de Cardif en este asunto? ¿Cómo afectará a la siniestralidad de estos seguros?

Como líderes en seguros de protección de pagos, nuestra actividad tiene un triple impacto en la sociedad. En primer lugar, ayudamos a nuestros clientes en sus peores momentos, ante la pérdida de su empleo; el cese de su actividad como autónomos, cuando sufren una incapacidad u hospitalización o ante fallecimiento.

En esos momentos, nos hacemos cargo de sus deudas, evitando generar más preocupaciones a nuestros clientes.

En segundo lugar, conseguimos con nuestra actividad que nuestros socios no sufran los impagos de los créditos que conceden. De esta manera, al evitar que se vean afectados por la morosidad, conseguimos que la sociedad en su conjunto tenga un mayor acceso al crédito.

Por último, este tipo de seguros mejora en gran medida la fluidez de crédito hacia las familias y, por tanto, impulsa la recuperación del consumo y la economía, en general.

Para nosotros, como aseguradora, la falta de pago es el efecto de un riesgo cumplido, que, en este año, ha sido la pandemia. Esta crisis sanitaria ha provocado el aumento de la siniestralidad de los seguros de protección de pagos, que actúan para evitar que derive en morosidad.

Nuestros seguros protegen a las personas ante posibles complicaciones financieras y nuestra labor es cuantificar bien los riesgos y estar preparados para absorber aumentos en los siniestros como los sufridos en esta crisis pandémica.

¿Tienen datos de cuál es la principal causa del impago cuando se produce?

Durante 2020 hemos indemnizado en hogares españoles seis veces más siniestros por desempleo que el año anterior.

Así, este año, hemos intensificado nuestra actuación proporcionando respaldo financiero a asegurados que se encontraban en situación de expediente de regulación temporal de empleo (ERTE), a aquellos que tuvieron que cesar su actividad como autónomos o incluso de una manera especial a aquellos que pasaron a ser desempleados de larga duración. En el pasado año el 70% de las declaraciones de siniestro por pérdidas económicas en nuestro país han sido causadas por desempleo, frente al 25% que representaron en 2019.

La crisis sanitaria ha tenido un innegable impacto en la vida cotidiana de la sociedad española. El 47% de los españoles declara haber sufrido una pérdida de ingresos debido a la misma, en su mayoría por una reducción temporal de la jornada laboral o de los ingresos, según el reciente estudio que hemos realizado junto a Ipsos.

Otra parte de los recursos de BNP Paribas Cardif dirigidos a los hogares españoles en 2020 ha ido destinada a los afectados directamente por Covid-19 u otras enfermedades y que sufrieron hospitalizaciones, bajas laborales, incapacidades permanentes o fallecimiento.

¿En qué líneas de negocio se van a centrar en 2021? ¿Tienen novedades?

Dado que perdurarán en el medio plazo los efectos económicos de la crisis sanitaria y que habrá una necesidad mayor de cubrir los riesgos ante posibles complicaciones financieras, queremos continuar profundizando y desarrollando nuestros servicios de protección de pagos y, en especial, los relacionados con el desempleo.

Esperamos que tenga un gran protagonismo en 2021 nuestro seguro de pagos de autónomos, que lanzamos en el último año y es único en el mercado español.

Por otra parte, con la reactivación esperada de la actividad para 2021, vamos a continuar impulsando el desarrollo de seguros relacionados con la protección personal en sectores como el automovilístico, la distribución y las telecomunicaciones.