‘Renting’ y seguros, aliados en la ‘nueva movilidad’

Los hábitos cambian y se amoldan a la mal llamada nueva normalidad. El uso del vehículo privado aumenta, pero también se utiliza menos por el teletrabajo, la solución puede venir de la mano del ‘renting’ de vehículos, y el sector asegurador lo sabe.

Un año después del comienzo de la pandemia se puede comenzar a ver cómo el Covid-19 ha influido en la movilidad de los españoles. El uso del transporte público se ha moderado a favor del vehículo privado. El miedo al contagio es un factor importante, ya que en ambientes cerrados con ventilación dudosa y con gran concentración de gente el riesgo es mayor. Por otro lado, el aumento del teletrabajo, que en ciudades como Madrid o Barcelona se ha duplicado, hace que se restrinja cada vez más el uso del coche. Para aquellos que no quieren -o no pueden- renunciar a su vehículo, una de las fórmulas a las que pueden optar es la del renting.

Al igual que el resto del mercado automovilístico, el de renting también ha sufrido las consecuencias de la pandemia. Según dato de la Asociación Española de Renting de Vehículos (AER) las matriculaciones de las compañías de renting cerraron febrero de 2021 con 26.101 unidades, un 43,19% menos sobre el mismo periodo de 2020 (antes de que se decretara el Estado de alarma).

El renting supone el 20,64% de todas las matriculaciones de vehículos en España. Según AER, el segmento de vehículos que más peso tiene en el renting es el de derivados, furgonetas y pick up, donde el sector copa el 27,81% del mercado.

Alternativa a la compra del vehículo

Los conductores que opten ahora por el renting en lugar de la compra de un vehículo deben tener claras las condiciones del contrato de alquiler y la cobertura del seguro. Ahora, además de las empresas tradicionales de renting, algunas compañías de seguros, como Línea Directa o Seguros Bilbao se han apuntado a ofrecer seguros “con coche incluido”.

El renting es el alquiler de un vehículo durante un periodo de tiempo determinado, habitualmente entre uno y cinco años. La empresa de renting compra el coche y lo pone a disposición de su cliente a cambio de una cuota mensual durante un tiempo y un kilometraje determinados -aunque depende de cada contrato-. Habitualmente, los gastos que están incluidos son los de mantenimiento, matriculación, impuesto de circulación y el seguro. Esta modalidad está pensada idealmente para empresarios y autónomos, pero también conquista a los particulares.

¿Qué cubre el seguro de ‘renting’?

Mapfre explica que a la hora de contratar un renting hay que tener en cuenta que “el propietario del vehículo y el titular del seguro es la propia compañía de renting”. Cuando el usuario recoge el vehículo, la empresa arrendadora extiende un documento de cesión al usuario final en el que se recogen las condiciones de uso y las condiciones de cobertura del seguro. El grupo asegurador advierte de que solo tendrán cobertura los usuarios especificados en este documento, aunque también hay documentos en los que el conductor final está innominado y sí estaría cubierto por el seguro un conductor distinto al habitual. Según datos de la Asociación Española de Renting, todos los vehículos de renting disponen de seguro a todo riesgo que está gestionado por la financiera o la compañía de renting. La AER calcula que la prima del seguro supone entre un 20% y un 22% de la cuota del coche.

Además, el usuario también puede asegurar el vehículo por su cuenta. Si lo hace, debe acordarse de anular la póliza una vez que devuelva el coche cuando finalice su contrato de renting, así como de entregar el coche sin daños, tanto en el exterior como en el interior.

Los seguros con coche incluido

La relación entre el sector asegurador y el renting viene de lejos. Son muchas las compañías de seguros que aseguran flotas de vehículos de renting. Pero ahora las tornas han cambiado y son las compañías de seguros las que ofrecen un vehículo de renting al contratar un seguro. En los últimos meses Línea Directa, Catalana Occidente y Seguros Bilbao se han apuntado a esta modalidad. En el caso de Línea Directa Llámalo X, que así se llama el seguro con coche incluido, “pone el foco en el valor del seguro y en las necesidades del cliente, respondiendo así al cambio experimentado por la mentalidad del consumidor español”. El seguro cuenta con la colaboración de ALD Automotive, con un coste de 249 euros al mes, un 32% más barato que la compra del mismo vehículo nuevo, un Nissan Qashqai dCi 115CV E6D. El nuevo seguro tiene una cobertura de todo riesgo con una franquicia de 180 euros con cobertura de coche de sustitución y asistencia en carretera.

En el caso de Catalana Occidente el cliente puede elegir entre tres vehículos -utilitario, SUV y eco- con su seguro todo riesgo. El producto se caracteriza porque el cliente puede escoger con o sin franquicia de 150 euros, tres, cuatro o cinco años de contratación y 10.000, 15.000 o 20.000 kilómetros anuales. Este producto cuenta también con las coberturas de asistencia en viaje y de vehículo de cortesía (modelo Audi A1) al realizar las reparaciones en la red de talleres AutoPresto. Las diferentes opciones de contratación que brinda este seguro permiten ofrecer un precio personalizado al cliente desde 181,51 euros al mes. Además, en el caso de la modalidad de contrato con franquicia se limita a tres el número de franquicias que se le pueden cobrar al cliente. Seguros Bilbao aplica el mismo modelo que Catalana Occidente, pero añade a su oferta la posibilidad de elegir también un vehículo comercial. La pregunta es si esta opción calará entre los conductores españoles.