La revolución ‘segura’ del arte digital

La subasta de la primera pieza de criptoarte en Christie’s por 69 millones de euros ha puesto en el punto de mira al arte digital y sus consecuencias, también, para el seguro de obras de arte.

Compraría una obra de arte digital? La casa de subastas Christie’s revolucionó el mercado del arte en marzo con la venta de la primera obra de arte digital, un archivo JPG del artista Beeple, por unos 69 millones de euros. Se trata del primer token criptográfico (NFT, non fungible token) subastado como una nueva forma de arte. La subasta de Christie’s ha dado a conocer a las masas el mercado de criptoarte, una modalidad de transacción comercial que muchos expertos consideran que está más cerca de las criptomonedas que del arte en sí mismo. Para gustos se hicieron los colores, como dice el refrán.

Más allá de consideraciones técnicas y artísticas, la venta de Everyfays: The First 5000 Days, el collage con imágenes diarias de Beeple desde que comenzó a crear hace trece años ha convertido a este artista, hasta hace poco conocido solo en foros de criptoarte y entre los aficionados de la contracultura de la red, en uno de los artistas vivos más cotizados junto a David Hockney y Feff Koons.

La irrupción del arte digital también ha afectado de lleno al mercado del seguro de arte. Las compañías buscan ahora la manera de asegurar este nuevo formato artístico. Ante la pregunta de si el arte digital ha modificado las pólizas que se contratan, fuentes de AXA XL admiten que “hemos mantenido algunas conversaciones al respecto, tanto internas como externas, y es algo en lo que estamos pensando”. Pero lo que la compañía tiene claro es que “los NFT son básicamente lo mismo que el bitcoin en términos de seguros; en última instancia, se parecen más a un fragmento de bitcoin que a un cuadro de Picasso, y el enfoque del mercado de los seguros será más parecido a cómo se acerca a la criptodivisa que a las obras de arte”.

Asegurar el arte

El arte tradicional, por llamarlo de alguna forma, el tangible, sí es posible asegurarlo. Y el mercado asegurador lleva haciéndolo décadas. Amalia Mas, directora general y responsable de Arte y Patrimonio de Seguros Cer Consulting Europeo de Riesgos, explica que “el seguro de Arte que más nos solicitan es el seguro clavo a clavo. Se trata de una modalidad de seguro con una garantía todo riesgo que cubre las obras desde que salen de su lugar de origen, estancia durante exposición en sala de exposiciones y regreso a lugar de origen. En la práctica lo que implica es que cubrimos la obra durante el transporte de ida y vuelta y, por supuesto, también durante exposición. Es el seguro más habitual y más demandado”.

Lo más habitual es que estas pólizas las contraten los organizadores de exposiciones, los coleccionistas particulares, “aunque, desde luego, cualquier interviniente podría contratarlas pues hay muchos tipos de seguros de obras de arte dependiendo de la finalidad que éstas vayan a tener. Por supuesto, galerías, restauradores, marchantes, los propios artistas, etc., también suelen ser contratantes de este tipo de pólizas, aunque en menor medida en nuestro caso”, señala Mas.

Los siniestros más habituales del seguro de arte se dan durante el transporte y la manipulación de las obras. “Durante una exposición es difícil que una obra resulte dañada, pero cuando esta es manipulada o transportada puede sufrir daños que posteriormente sean restaurables o no”, señala la corredora de seguros experta en seguros de arte. Como dato curioso, Amalia Mas señala que el siniestro más curioso que han gestionado es “el de un sillón francés del siglo XV valorado en 300.000 euros que fue rasgado completamente porque la señora que limpiaba la sala donde estaba expuesto resbaló cuando estaba fregando. Para evitar caerse al suelo, se apoyó en el sillón con tan mala suerte que todo el asiento quedó rasgado e inutilizado para la exposición. Afortunadamente pudieron repararlo y no hubo que indemnizarlo totalmente”.

El parón de la pandemia

Como en todos los sectores, la pandemia de coronavirus ha supuesto un mazazo pata el mercado del arte y para el negocio asegurador relacionado con este nicho de mercado. La directora general y responsable de Arte y Patrimonio de Seguros Cer Consulting Europeo de Riesgos explica que “el cierre de salas de exposiciones durante los primeros meses hizo que el sector se paralizara y nadie contratara nuevos seguros, pero en la actualidad las exposiciones se han reanudado y parece que todo vuelve a la normalidad”.

El frenazo de 2020 ha hecho que el mercado del arte retroceda a cifras de hace diez años. AXA XL señala que el mercado del arte estaba experimentando un crecimiento continuado en los últimos diez años. Desde 2008 -cuando se produjo una gran crisis- hasta 2019 había aumentado un 9%. En 2020, las ventas han caído en un 22% con respecto a 2019 y los tres mercados más importantes se mantienen en 2020: EEUU, Reino Unido y China.

La contracción en las ventas se explica por el cierre de galerías, anticuarios, salas de subastas... Además, indica AXA XL, la mayoría de las ferias de arte fueron canceladas, una de las últimas que se pudo celebrar fue TEFAF durante la segunda semana de marzo de 2020.

El auge del arte ‘online’

Lo que sí se ha registrado en estos meses es el incremento de las ventas online, que ya representan el 25% del total de las ventas en 2020. En 2019 fue del 9%. “Las galerías y las salas de subastas han ofrecido durante todo el 2020 y lo que llevamos en 2021, subastas y pre-viewing online para los coleccionistas.

A pesar de este esfuerzo por parte de galeristas y salas de subastas, el comprador de arte prefiere las formas de compra tradicionales, como son las visitas a las galerías, las ferias de arte y las salas de subasta donde puede apreciar el arte antes de comprarlo, señala AXA XL, que añade que también se ha reducido el número de transacciones, situándose en niveles de 2009.

En 2019 el mercado del arte online estaba valorado en 4.338 millones de euros, pero ha registrado un aumento significativo entre marzo y septiembre de 2020, de acuerdo con el Hiscox Online Art Trade Report 2020. Algunas de las cifras más destacadas, si se comparan los datos entre marzo y septiembre de 2020 con los resultados de 2019, son que más del 67% de los compradores de arte que han participado en el estudio compraron arte en el mercado online entre marzo y septiembre de 2020, frente al total del 44% de 2019.

Además, las ventas en subastas online aumentaron: el 55% de los coleccionistas encuestados adquirieron arte a través de estas plataformas, frente al 37% de 2019. El 72% de los compradores afirma visitar plataformas online de mercado del arte semanalmente desde marzo, en 2019 tan solo eran el 54% los que reconocían esa frecuencia de navegación web. Este porcentaje de visitas semanales llega al 86% en el caso de los grandes compradores del mercado online -aquellos que invierten más de 50.000 dólares al año-, frente al 69% de 2019.

Más inversión en arte online

Hiscox revela que también crece la inversión media por pieza artística: el 29% de los compradores superó los 10.000 dólares por pintura, en comparación con el 20% de 2019, e incluso el 11% superó los 50.000 dólares por pieza, casi triplicando el 4% de 2019. Hasta el mes de agosto, las ventas online de arte de Sotheby’s, Christie’s y Phillips casi alcanzaban los 500 millones de euros, por lo que al finalizar el año podrían triplicar la facturación de 2019, que fue ligeramente superior a los 186 millones de euros.

Eva Peribáñez, responsable técnico de Arte y Clientes Privados de Hiscox, analiza que “la Covid-19 ha acelerado el mercado del arte online. Mientras que antes esta parte era casi residual, este año ha ganado protagonismo. El mercado online del arte creció un 4% en 2019 generando una cifra de negocio estimada de 4.338 millones de euros. En 2018, la tasa de crecimiento anual se situó en un 9,8%; así que estas últimas cifras representaban el cuarto año consecutivo en el que se desaceleraba el ritmo de crecimiento, una tendencia que seguro finalizará con 2020”.