Inalámbricos y con cancelación de ruido: con la música a todas partes

Llevan ya un tiempo entre nosotros, pero los auriculares inalámbricos no paran de crecer y evolucionar. Ahora la cancelación de ruido se renueva y permite elegir el grado de aislamiento con el exterior mientras escucha música, atiende llamadas o se aísla del mundanal ruido por unos minutos

Los auriculares inalámbricos llevan tanto tiempo en nuestras vidas que, actualmente, no suponen ninguna revolución tecnológica. Sin embargo, como los adictos a ir con la música a todas partes somos insaciables, cada vez le pedimos más a esos aparatillos diminutos -o no tanto- que nos acompañan casi a todas horas. Desde que la cancelación del ruido exterior dejó de ser un lujo para integrarse en la normalidad de lo que buscamos, las firmas punteras se han esmerado en ofrecernos las mejores opciones.

¿En qué consiste la cancelación del ruido?

Puede ser pasiva -una barrera que bloquee la entrada de ruido en el oído- y activa. Esta es la interesante. De hecho, es la función estrella de los últimos modelos. Se trata de un sistema inteligente que capta la frecuencia del ruido y la neutraliza por completo. Pero también hay que señalar que aislarse por completo del entorno no es lo más adecuado en determinadas circunstancias. Por eso algunos incluyen diferentes modos de cancelación activa.

Antes de tomar una decisión, conviene distinguir entre los diferentes tipos de auriculares inalámbricos. Los más grandes y pesados son los llamados over-ear o circumaurales, pues cubre las orejas por completo. Pese a sus dimensiones, resultan bastante cómodos. Además, la calidad de sonido es superior a la del resto, ya que integran altavoces más grandes y potentes. Si son cerrados aíslan el ruido externo casi por completo; los abiertos, por su parte, al permanecer en contacto con el exterior evitan resonancias.

Los on-ear, también llamados supraurales, se apoyan en la oreja y no permiten el aislamiento total. La ventaja es que normalmente son plegables y fáciles de transportar. Como indica su nombre, los in-ear se introducen en el pabellón auditivo de forma que sí permiten cancelar el ruido del entorno. Al contrario que los de botón, cuyas características intrínsecas impiden aislar los sonidos externos.

Lo último de Bang & Olufsen es lujo en cuero con cancelación de ruido. Se trata de los nuevos Beoplay HX. De diadema, ligeros (285 gramos) y circumaurales de tipo cerrado, estos auriculares son lo más en aislamiento del exterior gracias a su sistema de cancelación de ruido activa digital. Disponen de conectividad bluetooth 5.1 -autonomía de unas 40 horas- y cuatro micrófonos de alta sensibilidad. La forma de la almohadilla interior redondeada recoge el pabellón auditivo con suavidad, mientras que el casco acabado con efecto diamante crea unos bellos contrastes brillo/mate. Son ideales para el ocio -o el trabajo- en casa, para concentrarse y hacer llamadas sin interrupciones externas.

En el segmento de la gama alta nos encontramos con los Sony WH-1000XM4, un nuevo modelo que combina la cancelación de ruido con una calidad de sonido excepcional. Dicen desde la firma que la tecnología de sensor de ruido dual, con dos micrófonos en cada auricular, ofrece el mejor rendimiento de la historia de Sony. Dispone también de un optimizador de la presión atmosférica, diseñado expresamente para los viajes. Los auriculares cuentan con un sensor de proximidad y dos de aceleración que detectan cuándo están en uso para ahorrar batería. Se pliegan hacia dentro y caben perfectamente en la bolsa compacta incluida.

Los WF-1000XM3 Noise Cancelling son los intraurales, compactos, ergonómicos y completamente inalámbricos de Sony. Una diminuta y potente unidad de diafragma de 6 mm interior ofrece un sonido nítido, envolvente y sin distorsiones. Los tres tamaños de tapones triple confort y cuatro de silicona híbridos largos adjuntos prometen un ajuste perfecto con la máxima calidad de sonido y mínimo ruido exterior.

Huawei encabeza la gama media con los FreeBuds Studio. Aparte del atractivo diseño exterior, ligereza -sólo pesan 260 gramos- y la calidad de la tecnología interna, estos auriculares, combinan a la perfección el control del sonido físico y táctil. Permiten la conexión bluetooth 5.2 con dos dispositivos simultáneamente y garantizan una autonomía decente (24 horas sin cancelación activa). La calidad de sonido es bastante buena, especialmente en los agudos. La tecnología de cancelación activa del ruido, inteligente y adaptada al entorno detecta el nivel de ruido ambiental y aplica tres modos diferentes en función del contexto: ultra, general y acogedor.

Los Huawei Freebuds 4i son los homólogos en modo compacto. Ligeros y atractivos, están diseñados ergonómicamente para un ajuste estable y cómodo. El sistema de micrófonos doble integra un diseño de conducto con hendiduras para reducir incluso el ruido del viento en el exterior. La exclusiva tecnología de formación de haces, combinada con reducción de ruido con inteligencia artificial, capta la voz incluso en entornos abarrotados.

Sobrios y muy asequibles son los Philips PH805, cuyas prestaciones nada tienen que envidiar a sus competidores de alta gama y les sacuden en precio sin piedad. Se trata de unos auriculares circumaurales, con drives de 40 mm y cuatro micrófonos para captar y neutralizar el ruido de fuera. A su favor: una autonomía de hasta 30 horas y excelente rango de frecuencias. El diseño, aunque algo rígido, resulta bastante cómodo. En cuanto al sonido, destaca por la contundencia y pureza de los graves.