Cómo ahorrar de forma segura más allá de los planes de pensiones

A pesar de las peticiones del sector del seguro, el Gobierno parece decidido a eliminar los incentivos fiscales de los planes de pensiones. El sector asegurador ofrece otras opciones para canalizar el ahorro a medio y largo plazo.

En pleno proceso de elaboración de los nuevos Presupuestos Generales del Estado, el Gobierno baraja la eliminación de los beneficios fiscales de los planes de pensiones. Estos mal llamados beneficios fiscales no son más que un diferimiento del IRPF, que el ahorrador debe pagar una vez alcanzada la jubilación y cobrado el capital ahorrado en el plan de pensiones.

El argumento que esgrimen los encargados de elaborar los presupuestos, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y el secretario de Estados de Asuntos Sociales, Nacho Álvarez, es el que ya ha expuesto en varios informes la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF). El beneficio fiscal de los planes de pensiones supone un coste fiscal para el erario de 1.643 millones de euros -450 millones de euros si se tiene en cuenta el diferimiento fiscal- y tiene, además, carácter regresivo, si se tiene en cuenta la desigualdad, según señala la AIReF, al centrarse en las rentas altas.

Mejor tratamiento fiscal

El objetivo de este mejor tratamiento fiscal del ahorro en planes de pensiones es estimular el ahorro complementario para la jubilación, pero el análisis de la AIReF señalaba que “el beneficio fiscal no alcanza este objetivo e incluso puede ser negativo para un conjunto amplio de ahorradores una vez que se tiene en cuenta la fiscalidad de ese ahorro en el momento de la jubilación, así como las comisiones del plan de pensiones y la tasa de preferencia intertemporal.

El expresidente de la AIReF y ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, está de acuerdo con estas consideraciones y estima que los beneficios de los planes de pensiones individuales “no ayudan a aumentar el ahorro a medio plazo”. Escrivá ha manifestado recientemente que lo útil es conseguir que a las rentas bajas y medias que precisan una pensión complementaria se les incentive a ahorrar. El ministro de Seguridad Social vería con buenos ojos trasladar estos beneficios fiscales a los planes de pensiones colectivos de empresa, algo que también podría beneficiar a los trabajadores autónomos.

Otras fórmulas para ahorrar

Más allá de los planes de pensiones, el sector asegurador ofrece muchas opciones para ahorrar a medio y largo plazo y, así, complementar la pensión pública de jubilación. Lo que los ahorradores deben saber es que la mejor manera de elegir la herramienta más adecuada es contar con el asesoramiento de un profesional cualificado.

El seguro español gestionaba 238.267 millones de euros de sus clientes a cierre del primer semestre del ejercicio. De esta cantidad, 193.303 millones corresponden a productos de seguro de vida y ahorro. Los restantes 44.963 millones constituyen el patrimonio de los planes de pensiones cuya gestión ha sido encomendada a aseguradoras. Esta última cuantía es un 2,58% superior a la del mismo periodo del ejercicio anterior.

‘Unit linked’, rentas vitalicias, PIAS...

Una opción para los ahorradores que tengan mucho tiempo hasta su jubilación y tengan un perfil de riesgo más aventurero son los unit linked. Se trata de seguros de vida ligados a la evolución de una cesta de valores que varía en función del perfil inversor del asegurado, desde el más conservador al más arriesgado. En estos productos el riesgo lo asume el tomador del seguro, por lo que la rentabilidad puede ser muy elevada, pero también puede incurrir en pérdidas. Esta gama de seguros de vida cerró el primer semestre del año con 14.224 millones de euros de patrimonio gestionado, un 5,27%.

Para aquellos ahorradores que quieran una herramienta a medio y largo plazo se crearon los seguros individuales de ahorro a largo plazo (SIALP). Estas pólizas movían 4.337 millones al acabar junio, un 4,44% más. Otra opción para ellos son los PIAS, planes individuales de ahorro sistemático (PIAS). Hasta junio, acumulaban 14.140,67 millones de euros de sus asegurados, un 0,45% que un año antes.

Rentas vitalicias

Las rentas vitalicias y temporales son la herramienta preferida por los ahorradores españoles dentro de la gama de opciones que ofrece el seguro de vida. Este tipo de productos que pagan el ahorro acumulado en forma de una mensualidad durante la vida del asegurado una vez jubilado, o durante un tiempo concreto, gestiona 89.779,8 millones de euros de sus asegurados hasta junio, un 0,21% más que en el mismo periodo del ejercicio anterior.

Otra opción, por la que la patrona de la industria aseguradora española, Unespa, ha apostado en los últimos años es la transformación de patrimonio en rentas vitalicias, que ya ha convencido a 28.669 españoles mayores de 65 años, con un capital acumulado de 2.402,46 millones de euros en los seis primeros meses del año.