Tiempos nuevos, tiempos de líderes

Transitamos tiempos complejos, y a la vez intensos, de eso no cabe duda. Más allá del indudable drama sanitario, vivimos una de esas circunstancias que marcarán para siempre el devenir de nuestro futuro como sociedad. No parece aventurado predecir que la historia señalará este año como el momento en el que cambió una era, algo reservado a escasos acontecimientos de carácter global como la revolución industrial y la conquista del espacio exterior. Nuestra forma de interactuar y relacionarnos, tanto en esferas personales como en profesionales, ha cambiado. Situaciones como el confinamiento que vivimos nos han obligado, como me decía un antiguo jefe, a “focus on the critical few vs. the important many”, es decir, a centrarnos en lo realmente relevante para el devenir de nuestro negocio, en lo fundamental de nuestra existencia personal y/o profesional.

Ha sido apasionante poder llevar la metodología agile de un formato presencial/remoto a un modelo totalmente virtual para comprobar, no solo que la productividad ha mejorado, sino que también lo ha hecho la capacidad creativa de los compañeros y colegas. Me enorgullece ver la rapidez con la que nuestros equipos se han adaptado, y cómo han reaccionado con positividad y energía ante el nuevo reto que nos plantea la situación actual, y que, al mismo tiempo, es una oportunidad para aquellas empresas que hemos sido capaces de anticiparnos a la nueva realidad social.

Es el momento del “ahora” y el momento de los “nuevos líderes” que no solo son capaces de adaptar el modelo operacional de su empresa, sino también de anticipar las necesidades emergentes y satisfacerlas en todo su “contexto” de propuesta de valor, con una ejecución e implementación sencilla para el beneficio de los socios y colaboradores, así como de los consumidores finales. Como en otros grandes momentos de la historia, algunos líderes serán sobrevenidos, por su capacidad de adaptación, y otros lo serán por su facultad para prever las necesidades futuras de la sociedad o el mercado.

Antes de que la pandemia no fuera más que el argumento de una película de ficción, en CNP Partners habíamos impulsado una transformación profunda de la compañía. Fuimos conscientes de la necesaria evolución del modelo tradicional de empresa de seguros hacia una corporación ágil y adaptada a las necesidades del mercado, y basamos nuestra filosofía en la innovación y la tecnología, convencidos de que el futuro estaba más cerca de lo que pensábamos. Y, efectivamente, el futuro es hoy.

Disponíamos de una nueva estructura organizativa, adecuada a nuestro nuevo modelo de negocio, y reenfocamos nuestra estrategia comercial hacia el B2B2C, convencidos de que era la evolución marcada por el mercado y acompañada de la presencia de nuevos actores digitales y nuevas tecnologías. Intuíamos que el cambio social se iría asentando en el medio plazo, por lo que fue un movimiento no sin ciertos riesgos. Pero lo que nadie intuía era que el cambio sería tan precipitado y necesario, por lo que arriesgarse ha resultado ser una estrategia acertada.

Seguimos enfocados en el desarrollo de productos de protección, pero teniendo claro que la clave está en aportar valor añadido. Un valor diferencial que proveemos en la distribución a través de un modelo híbrido que combina los tres existentes -digital, marketing directo y presencial-. Un valor diferencial que nos permita construir, junto a nuestros socios, la mejor oferta de seguros de protección del mercado, completando así nuestra actual oferta de productos de ahorro.

Digital First is here to stay, es decir, lo digital ha venido para quedarse, y nuestra propuesta de desarrollo de productos para nuestros socios en un entorno digital, más la capacidad de segurizar los ingresos nos hacen singulares en el mercado. Basamos nuestro modelo en la innovación y la tecnología como pilares clave del negocio, aprovechando sinergias de filiales del grupo que han nacido en entornos puramente digitales como iSalud, una de las insurtech líderes en España.

En 2019, tras mi vuelta de Dublín en CNP Santander, lanzamos el canal CNPhub, una innovadora iniciativa en la comercialización de seguros para nuestros socios, en un entorno 100% digital combinado con un modelo de asesoramiento telefónico, y con la monitorización tangible de la experiencia cliente, aportándole, bajo su propia marca comercial, la creación de activos digitales, la gestión y monitorización de campañas y la optimización de datos, lo que la convierte en una solución diferencial en el mercado.

En definitiva, en CNP Partners estamos listos para afrontar esta nueva era con las garantías de un líder, pero también con sus habilidades. Porque, además, estoy convencido de que este nuevo tiempo que nos va a tocar vivir será también un tiempo para las personas.

El líder del mañana será aquel capaz de compaginar los atributos tradicionales con una nueva forma de liderazgo, basado en la resiliencia y la adaptabilidad a las nuevas circunstancias. El líder de mañana deberá contar con una gran capacidad de previsión, pero también de reacción, con la habilidad de saber crear y tener iniciativa y la gran virtud de movilizar, motivar e inspirar a las personas, teniendo siempre en el foco un único objetivo: el de guiarnos al resto en estos nuevos tiempos. Porque vivimos nuevos tiempos, tiempos de líderes.

Luis Javier Sánchez Mulligan es Chief Marketing Officer de CNP Partners para Italia e Iberia. MBA en Marketing Digital, procede de la filial de CNP Santander Insurance en Dublín donde lideraba la Dirección de Marketing y Productos para 13 países a nivel europeo. Previamente ha trabajado para diversas entidades aseguradoras, como MetLife, Independent y DKV. Actualmente es miembro del Comité de Dirección de CNP Partners y del Consejo de iSalud.