Qué debe hacer si su mascota tiene sobrepeso

El sobrepeso y la obesidad empeoran nuestro estado de salud y facilitan la aparición de diversas enfermedades y problemas físicos. Lo mismo sucede con nuestros animales de compañía. Ejercicio y una adecuada alimentación resultan aspectos clave también para nuestras mascotas

Aunque cada constitución -y cada metabolismo- es un mundo en sí mismo, por regla general los seres humanos tendemos a engordar a causa de dos factores: ejercicio y alimentación. O, mejor dicho, la escasez del primero en caso de que llevemos una vida sedentaria y la mala calidad y/o la excesiva cantidad de la segunda.

Con los animales sucede exactamente lo mismo, y si tenemos uno a nuestro lado deberemos cuidar los mismos factores que apuntábamos antes para evitar que coja esos kilos de más que resultan perjudiciales para su salud: deberemos procurarle la alimentación adecuada y proporcionarle una vida activa; en el caso de los perros, a los que les encanta pasear con nosotros, esto resulta bastante sencillo pues siempre se apuntarán a una buena vuelta -y por vuelta nos referimos a por lo menos un paseo considerable por día, no a bajarles a la puerta de casa para que hagan sus necesidades-. Y si tenemos la suerte de disponer de un buen patio o jardín es el espacio perfecto para que jueguen, se diviertan y quemen calorías. Más complejo es en el caso de otro tipo de mascotas, menos propensas a gastar energía por gastar, como los gatos.

Aún así es probable que en algún momento nuestro animal de compañía esté algo o bastante por encima del peso recomendado. En primer lugar, deberíamos acudir al veterinario, con el fin de que arrojase luz sobre cada caso particular, determinase si nuestra mascota tiene o no sobrepeso y en qué medida y marcase las pautas que correspondieran. Podría bastar con un cambio en el tipo, la calidad y la cantidad de la alimentación -y los tiempos en los que le suministramos la comida- o con marcarnos unas sencillas pautas rutinarias, como procurar que el animal se mueva a diario. O puede deberse a algún tipo de enfermedad, lo que podría precisar de la administración de medicinas o de algún tratamiento algo más complejo.

No es un problema menor, pues numerosos estudios sitúan el porcentaje de animales con sobrepeso en torno al 50%, una tendencia que va al alza, e incluso alrededor de un 20% tienen obesidad en España. Y ello puede desembocar en importantes problemas de salud -enfermedades cardiovasculares, reducción de la capacidad pulmonar- al igual que le sucedería a un humano, amén de reducir considerablemente su esperanza de vida. Así que si ese es el caso de nuestra mascota deberemos seguir las pautas que nos marquen tanto el veterinario como el sentido común, cuidando mucho de no sobrealimentarlos.

También deberemos tener en cuenta que existen razas y razas, y que algunas tienen más tendencia que otras a coger unos kilos de más -en el caso de los perros, por ejemplo, les sucede a los cockers, beagles o labradores-; amén de otros factores que pueden influir, como la edad o la castración del animal. Así que hay que conocer claramente el peso ideal de cada mascota para saber a ciencia cierta si su peso está o no por encima de lo recomendable.

En cuanto al ejercicio físico, por último, al igual que si estamos desentrenados y queremos ponernos en forma debemos hacerlo de forma gradual, aumentando la intensidad y exigencia poco a poco con el paso de los días, lo mismo debemos hacer con nuestra mascota en caso de que tenga sobrepeso u obesidad. Tenemos que procurar que su movimiento sea moderado en los primeros días y semanas para luego, a medida que vaya perdiendo peso y mejorando su estado físico, ir subiendo la intensidad. Y si a nosotros también nos sobran unos kilillos... ¡doble motivación para ponernos en forma junto a nuestra mascota!