Una de cada dos embarazadas tiene niveles bajos de hierro

Un nuevo estudio muestra que si las mujeres embarazadas se sometieran a analíticas para controlar sus niveles de hierro se apreciaría un déficit de esta sustancia en la mitad de los casos. A pesar de ello, los autores indican que hasta el 40% de las gestantes no pasan por estas pruebas, entre otros motivos porque las guías clínicas no lo recomiendan de forma explícita como parte de los controles de salud en el embarazo. Jennifer Teichman, autora del trabajo, lamenta que “a pesar de la elevada prevalencia del déficit de hierro y de lo fácil que resulta tratarlo, no estamos haciendo un buen trabajo para controlar esta condición”.

Los niveles de hierro que se consideran normales durante el embarazo son altos porque el organismo los necesita para el desarrollo del feto, la placenta y el riego sanguíneo en esta etapa de la vida.