La farmacia recauda hasta un 30% de facturación vía ‘online’

En España hay un mapa muy desigual de digitalización de las boticas. Se sabe que antes de la pandemia había unas 6.000 que habían dado el paso, pero solo
un millar son las que le sacan verdadero partido a esta nueva vía de negocio.

Durante el último año y medio compañías de todos los sectores se han visto, de un modo u otro, empujadas hacia la digitalización, que ha pasado de ser una tendencia a ser una necesidad. También el sector farmacéutico se está viendo afectado por dicha necesidad ya que, tan solo un 23% de las farmacias españolas están parcialmente digitalizadas y confirma que aquellas que afrontaron mejor la crisis sanitaria provocada por el coronavirus fueron las que ya habían comenzado a avanzar en este proceso.

“A nivel de digitalización, la pandemia ha acelerado el proceso. Antes, había 6.000 farmacias con tienda online. Alrededor de 1.000 son las que hacen negocio. Con la pandemia, muchas otras farmacias se han volcado en la página online. Nosotros vemos que se ha hecho ese primer paso de página online, pero hay más: ajustes promocionales, mirar el dato, utilizar herramientas de CRM... Hay que conocer a los clientes, tanto los físicos, como los online y los híbridos. Después hay que comunicar bien con esos clientes”, explica Carlos Guedes, director general de Glintt.

Pero, ¿hasta qué punto es necesario, en términos de facturación, disponer de una página web? “Hoy por hoy, el porcentaje de facturación es muy diferente. Desde el 20 o 30% entre las que la hacen muy bien, hasta los que empiezan ahora. Hay que tener una estrategia de negocio también para el negocio digital. Hay que dedicar tiempo, contestar a las preguntas de los usuarios, ver quien entra, qué productos ven, por qué compran o no”, añade Guedes.

La digitalización puede adoptar muchas formas y ofrecer distintas ventajas. Una de estas ventajas radica en la posibilidad (ya existente) de crear redes conectadas de farmacias en la que sus integrantes compartan recursos y creen nuevos servicios, como el de la derivación de pacientes. “Al tratarse de una nueva fuente de ingresos extra, supone un incremento de la facturación de las farmacias. De hecho, las farmacias más activas han logrado un incremento medio de su facturación de 400euros al mes”, dicen desde la empresa Luda Partners.