Efectos de la inteligencia artificial en el sector público

Como expliqué en un artículo anterior, los sistemas con IA pueden hacer mucho mejor que los humanos cualquier tarea que se pueda estructurar, y como el sector público tiene múltiples tareas bajo normas y protocolos, ello hace que sean muy fáciles de estructurar y, por lo tanto, son tareas que pueden hacer sistemas con IA mucho mejor, más rápido y dando el servicio más justo y equitativo que los humanos mejor preparados. Es por eso que si la mayoría de los especialistas, yo entre ellos, calculan que el 50% de las tareas se pueden automatizar con la IA en el sector privado, en el sector público estimamos que son más del 60% e, insisto, que se puede hacer mejorando disruptivamente el servicio que damos al público, que es lo verdaderamente importante.

Por esto considero increíble que no se esté aplicando esta tecnología, cada día más barata, para mejorar y abaratar el servicio público y haya políticos que sigan diciendo que hay que mantener el gasto público cuando lo que hay que mantener y mejorar es el servicio público y no el gasto.

El servicio público en España tiene muchos defectos estructurales de los que no conozco ninguna Comunidad que se libre (aunque algunas están menos mal que otras), siendo los defectos más importantes la falta de gestión (quizás el caso reciente más grave sea el de Correos que ha multiplicado sus pérdidas el año 2020, hasta 264 millones de euros, en una época en que todas las empresas privadas de reparto ganaban dinero), el absentismo descontrolado, las duplicidades totalmente innecesarias, los organismos que no aportan nada y la que acabamos de citar que es la no aplicación de la tecnología para mejorar y abaratar el servicio.

Solo mejorando la eficiencia de nuestro sector público hasta la media de la OCDE (que no es mucho pedir), el Instituto de Estudios Económicos IEE calcula, y yo estoy totalmente de acuerdo, que podemos reducir el gasto público en 60.000 millones de euros al año y si a esto le sumamos la reducción del absentismo y la aplicación de las últimas tecnologías, las cifras de reducción de gasto serán espectaculares y todo ello, insisto, mejorando los servicios públicos. La situación es muy grave y urgen las soluciones, que abordaré el próximo mes.