La Bienal de máquina-herramienta se aplaza hasta mayo de 2022

La celebración de esta feria internacional en Bilbao Exhibition Centre (BEC), prevista para mayo, se pospuso a noviembre por la pandemia, pero los rebrotes han obligado a los organizadores a su suspensión este año. Las pérdidas para Euskadi por este aplazamiento rondan los 50 millones de euros.

El sector de la máquina-herramienta apuntaba en 2019 a un cambio de tendencia, con una caída en producción y exportaciones. Tras cinco años de crecimiento acumulado que superó el 30%, retrocedió un 9,46% en 2019. Por subsectores, las máquinas-herramientas cedieron un 11,95%, un 8,77% el arranque, y un 17,17 % la deformación, esta última afectada por la difícil situación que arrastraba la automoción.

No obstante, la celebración de la Bienal de máquina-herramienta en mayo de 2020 era la esperanza para impulsar la actividad, ya que en la citada feria internacional han surgido históricamente grandes pedidos y contactos para las empresas vascas.

En la edición de 2018, la Bienal batió récords con un total de 1.751 firmas expositoras de 21 países, 3.000 productos, 1.200 máquinas y 347 novedades, presentadas por 144 empresas, participantes que mostraron sus innovaciones y tecnologías a 42.000 visitantes de todo el mundo.

Pero el coronavirus, que no aparecía en ningún calendario ni agenda ferial, frenó todas las expectativas del sector. Tras un aplazamiento de la 31 edición del 25 al 29 de mayo al 23-27 de noviembre, la feria internacional de la máquina-herramienta ha suspendido su cita de 2020 y lleva la convocatoria a 2022, del 30 de mayo al 3 de junio.

La opción más razonable

Los responsables de Bilbao Exhibition Centre, AFM-Advanced Manufacturing Technologies y AIMHE-Asociación de Importadores de Máquina-Herramienta han considerado el aplazamiento la opción más razonable, ante la incertidumbre que plantea el contexto actual y tras recoger las consideraciones de las empresas expositoras, una vez cerrado el plazo preferente de contratación.

“Las dudas que genera la situación epidemiológica impiden garantizar la calidad de la Bienal como principal punto de encuentro del sector, con una oferta adecuada a la magnitud y nivel del ámbito de la fabricación avanzada y la participación de sus principales agentes”, han señalado en un comunicado.

Según el director general del BEC, Xabier Basañez esta medida, que se ha adoptado “conjuntamente con el sector", es la decisión correcta, porque “no se puede poner en riesgo la marca, el nombre y la trayectoria de la Bienal, además de la inversión que hacen los expositores”.

La suspensión del certamen tiene efectos negativos en lo económico por una doble vía: por un lado en la cuenta de resultados del BEC, porque la feria de la máquina-herramienta suponía cada dos años un importante espaldarazo a los números del recinto. A esta pérdida se suman otros eventos que han tenido que suspenderse como Expovacaciones y la Feria de Vehículos de Ocasión, junto a diversos conciertos y otros eventos. Pero en torno a la Bienal se generaba un impacto económico de entre 45-50 millones de euros en hoteles, hostelería, viajes, y demás servicios que este año no se ingresarán.