Se estabilizan las estimaciones de beneficio para la bolsa europea de cara a 2021

Las caídas de los valores tecnológicos americanos desde los máximos históricos alcanzados a principios de mes han contribuido a estrechar las diferencias de rentabilidad entre Wall Street y Europa, pero lo cierto es que la brecha entre ambos mercados aún se extiende hasta los 16 puntos. Aunque la situación sanitaria no tiene visos de mejorar a corto plazo, el 80% de los gestores, analistas y economistas consultados por elEconomista consideraban que las bolsas aún no descuentan la vacuna contra el Covid-19, y confiaban en que la aprobación de una o varias vacunas de las que están en fases avanzadas de desarrollo supondrá un nuevo impulso para la renta variable.

Un optimismo también palpable en las estimaciones de beneficio del consenso, que se han estabilizado en agosto y que mantienen la expectativa de rentabilidad en bolsa en el 5,5%, según los cálculos sobre el PER (veces que el beneficio está recogido en el precio de la acción) para 2021, que en el caso del Stoxx 600 ha caído hasta las 16 veces, y en el del S&P 500, a 20 veces. No obstante, los multiplicadores podrían encarecerse a medida que mejore el comportamiento en bolsa.

En renta fija, la expectativa para un inversor conservador ha caído por debajo del 1% tras el rally que vivieron las rentabilidades los principales bonos soberanos en agosto.