Los resultados del tercer trimestre mantienen la expectativa de rentabilidad por debajo del 6%

    Apesar de la preocupación por la evolución de la pandemia, las nuevas restricciones por la segunda ola o la incertidumbre que arrojan las elecciones presidenciales en EEUU, lo cierto es que la temporada de resultados empresariales del tercer trimestre a ambas orillas del Atlántico está dejando más alegrías que decepciones. A diferencia de lo que sucedió en el primer semestre del año, el consenso espera una cierta mejoría con respecto a trimestres anteriores. En líneas generales, están siendo las cuentas de firmas cíclicas, bancos y energéticas las que más decepciones están dejando, mientras que las sorpresas positivas han venido de la mano de los valores tecnológicos y de firmas de corte defensivo.

    De esta forma, las estimaciones de beneficio que maneja el consenso de mercado continúan estables y la expectativa de rentabilidad en bolsa se mantiene por debajo del 6%, según los cálculos sobre el PER (veces que el beneficio está recogido en el precio de la acción) de cara a 2021 (ver gráfico). En el caso del Stoxx 600 esta ratio ha caído hasta el entorno de las 16 veces, y en el del S&P 500, a 20,5 veces). Los multiplicadores podrían encarecerse a medida que mejore el comportamiento en bolsa, siempre y cuando el resultado el resultado electoral no se alargue más de la cuenta.