Mejora la previsión de ganancias para Wall Street y la expectativa de rentabilidad cae al 5%

    Con el anuncio de la efectividad de las vacunas de Pfizer, Moderna y esta semana la de Astrazeneca y Oxford, parece más probable que en 2021 asistiremos a una vacunación que permita aliviar las restricciones que habían parado gran parte de la actividad económica. Esta nueva realidad ya ha empezado a palparse en las estimaciones de beneficio en Estados Unidos, aunque no así en Europa. Según las estimaciones de BPA (beneficio por acción) del consenso que recoge FactSet, estas previsiones se han incrementado en el S&P 500 un 3% para 2021 y un 5% para 2022 desde que tocaron suelo en julio y junio, respectivamente.

    En el caso del Stoxx 600, este dato apenas se ha movido desde mínimos, solo un 0,4 y un 0,3% desde los registros más pesimistas, que se dieron a mediados de octubre. Si las expectativas se mantienen así a final de año, el beneficio por acción en el Stoxx 600 caerá más de un 28% con respecto a 201, hasta los 18,5 euros. Este descenso doblaría la caída prevista para el S&P 500, que según estos datos se quedaría por debajo del 15%.

    En este contexto, la expectativa de rentabilidad a la que puede aspirar un inversor con el 100% invertido en renta variable ha descendido hasta el 5% frente al 5,6% de hace un mes.