Un ahorro de 115.000 euros en 25 años con paneles solares

La instalación de placas fotovoltaicas integradas en el tejado de todas las primeras viviendas en España tendría un coste aproximado de 78. 504 millones, según ildealista.

Hace años hablar de energía fotovoltaica se asociaba con una tecnología cara, poco eficiente y que daba problemas, pero hoy en día los avances tecnológicos han permitido mejorar los métodos de producción de las células fotovoltaicas, lo que ha supuesto su abaratamiento y el aumento de su eficiencia. según un estudio publicado por idealista, basándose en su herramienta idealista/energy, la instalación de paneles solares en los tejados de todas las primeras viviendas de España tendría un coste aproximado de 78.504 millones de euros y ofrecería un ahorro de más de 115.000 millones en los 25 próximos años.

Este coste de la instalación se amortizaría con el ahorro de los 10 primeros años de vida de las placas y, a partir de ese momento, el ahorro iría directamente al bolsillo de los ciudadanos. Pero, el ahorro no solo sería económico, sino que sus beneficios serían también muy palpables en el medio ambiente. El ahorro energético en España sería el equivalente a dejar de quemar 25 millones de toneladas de carbón, a no realizar 147 billones de kilómetros en coche o a ahorrar 500 millones de horas de vuelo de un avión. El beneficio sería equivalente a plantar 380 millones de árboles en nuestro país.

“Actualmente hemos alcanzado valores de eficiencia de las células fotovoltaicas en torno al 15%-20%. Esto quiere decir que son capaces de convertir en energía eléctrica un 15%-20% de la irradiación solar que recibe, gracias a lo cual podemos llegar a cubrir gran parte de la demanda energética que consumen nuestros hogares o incluso, el 100% en el caso del autoconsumo”, afirma Laura Ruiz, técnico de Proyectos en Vía Ágora.

La herramienta, que ha estudiado el tamaño de todos los tejados españoles, su orientación, gradiente y horas de sol recibidas, calcula la capacidad energética de cada inmueble y es capaz de estimar el número de paneles que serían necesarios y por tanto calcular cuál será el ahorro que generaría. En función de estos parámetros y del coste energético anual calculado, el tiempo que se tardaría en amortizar es similar en casi todas las comunidades. En la Comunitat Valenciana, Navarra, Asturias, Murcia, Extremadura y Aragón, se tardarían 11 años en amortizar la inversión vía ahorro, mientras que en Canarias serían necesarios solo 9 años. En todas las demás comunidades, el tiempo estimado es de 10 años.

En cuanto al ahorro total obtenido, una vez amortizada la instalación, durante los 25 años de vida de los paneles, Cataluña lidera el ranking, con una capacidad teórica de ahorrar 20.621 millones de euros en estos años. Le siguen Madrid (18.979 millones), Andalucía (18.869 millones), Comunidad Valenciana (11.820 millones), Castilla y León (6.090 millones), Galicia (5.992 millones), Castilla-La Mancha (5.419 millones) y Euskadi (4.940 millones). El menor ahorro, se daría en La Rioja (777 millones de euros), Cantabria (1.532 millones) y Navarra (1.652 millones).

La ubicación de las placas fotovoltaicas en los edificios residenciales suele ser en las cubiertas, son lugares idóneos para su ubicación ya que podemos ajustar su orientación hacia el sur geográfico sin necesidad de coincidir con alineaciones de fachada. También permiten variar su inclinación en función de la estación y de la hora del día.

Las ventajas de poner paneles solares en los edificios residenciales son muchas como: Independencia energética. A diferencia de la electricidad, cuyo coste irá aumentando progresivamente, el coste de los paneles fotovoltaicos va disminuyendo. Es una energía limpia, ecológica y que no genera gases nocivos. Tiene un bajo impacto ambiental, no genera ruidos. Bajo coste de mantenimiento y larga vida útil de hasta 20-25 años. Y uno de los beneficios más interesantes es que, aunque requiere una mayor inversión inicial, supone importantes ahorros energéticos a medio y largo plazo. En viviendas el periodo de amortización medio es en torno a 6-7 años. Esto supone un importante ahorro tanto para los usuarios finales como para los propietarios de viviendas en régimen de alquiler.

A finales del año 2019 gracias al Real Decreto 244/19 se reguló el autoconsumo eléctrico permitiendo la compensación por excedentes. Esto quiere decir que se puede verter a la red la energía sobrante y que las comercializadoras te pagan por ello, siempre y cuando la energía que un consumidor vierta no supere a la que consume. Si nos fijamos en viviendas unifamiliares, ahí sí que es más viable el autoconsumo pleno. Este Decreto permite también el autoconsumo colectivo gracias al cual es posible compartir instalaciones de placas solares con otros autoconsumidores y también a corto plazo se aplicarán estas medidas en vecindarios y barrios.

Además a partir de este mes de julio, poner placas solares en nuestra casa nos puede costar casi la mitad al poder solictar las primeras ayudas al autoncosumo que acaba de aprobar el Gobierno cuyo objetivo es que consigamos ahorrar en la factura de la luz, que ha cerrado junio como el más caro de la historia, El gobierno subvencionará la instalación de paneles solares hasta el 40% para viviendas unifamiliares, y el 50% si se trata de un edificio de viviendas, a lo que se añadiría otro 10% adicional si en es en un municipio de menos de 5.000 habitantes.