La Nueva Normalidad: la flexibilidad en el trabajo es el futuro

La pandemia nos ha obligado a impulsarnos hacia el futuro. Un futuro sin contacto, digital, flexible y ágil. ¿Quién hubiera pensado que pasaría tan rápido? El paso a soluciones de espacio de trabajo flexible es una parte integral de la futura realidad empresarial. El equipo Community de WeWork España está trabajando para ayudar a sus miembros a pasar del trabajo en casa al regreso a nuestros espacios, llenos de calidez, color, luz y creatividad, con la posibilidad de trabajar cerca de casa (el WNH, Working Near Home). Nuestros miembros se dan cuenta de que estos modelos de trabajo flexibles e híbridos les ofrecen el equilibrio perfecto mientras mantienen su rutina, la cultura corporativa y los beneficios de un entorno de trabajo seguro y saludable.

Al salir de la pandemia, debemos esforzarnos por hacer frente a la nueva normalidad y encontrar un equilibrio. Un ambiente que restaura el equilibrio, los límites entre el trabajo y el hogar, las conexiones humanas y la creatividad. La oficina sigue siendo una fuente de apoyo e ideas creativas para muchos empleados. Para la mayoría de la gente, la productividad en la oficina viene de “interacciones informales” -discusiones en la máquina de café, reuniones espontáneas, conversaciones en el pasillo-. Según una encuesta de WeWork, después de la pandemia, el número de interacciones no planificadas disminuyó en un promedio del 25%, y para los empleados que trabajan en equipo, la disminución fue de hasta un 40%. También encontramos que la gran mayoría de la gente (90%) quiere estar en la oficina al menos una vez a la semana. Los espacios de trabajo flexibles, situados en la ciudad y cerca de casa, pueden ayudar a crear una atmósfera de oficina, evitando los viajes y los espacios de trabajo superpoblados.

En este momento, algunos de nosotros podemos haber sentido que éramos más productivos que nunca, sobre todo porque nos encontramos con que no podíamos desconectar del trabajo hasta horas inusuales en la mañana y en la tarde. Mantener límites claros y hacer tiempo para nuestro bienestar o rutina familiar en medio de una larga jornada de trabajo requiere una profunda determinación, una comunicación clara, empatía y confianza por parte de los compañeros de trabajo, y este no es el estado de utopía con el que operan la mayoría de las organizaciones.

Al entrar España en su undécimo mes de crisis sanitaria, los estudios muestran que más de dos tercios de los empleados sufren de agotamiento. La salud del personal y la productividad de las empresas están seriamente comprometidas. Mientras que la ansiedad, la depresión y un sistema inmunológico debilitado han sido ampliamente investigados y están teniendo un efecto devastador en nuestras vidas, un gran desafío está ahora en primer plano: la pandemia se ha convertido en una epidemia de soledad.

Un reciente estudio realizado por WeWork y Brightspot Strategy, encontró que los que volvían a la oficina cuatro o cinco días a la semana informaban de un aumento de la moral del 54% en comparación con el trabajo desde casa. De todos los empleados que volvían a la oficina de uno a cinco días, hubo un aumento de más del 40% en la moral.

Las empresas han tenido que repensar la comunicación y familiarizarse con los canales digitales. Quienes han dominado la comunicación digital con sus empleados han descubierto que no transmite claramente la pasión por trabajar en una misión común. El trabajo en casa, en aislamiento, las dificultades de comunicación o los desafíos para apreciar el contexto de la vida de cada uno son inevitables. Una comunicación deficiente puede dar lugar a informes poco claros, múltiples iteraciones y conflictos no resueltos. Entonces tendemos a centrarnos más en nosotros mismos que en nuestro equipo y nuestra comunidad, una forma poco saludable de relacionarnos con los colegas o de construir un equipo a largo plazo.

Cuando miremos hacia el 2020, lo recordaremos como un año que nos obligó a crecer, cambiar y evolucionar con nuestro entorno. También nos enseñó una lección: nuestro entorno puede cambiar en cualquier momento; ¿estaremos preparados para cambiar con él? Los espacios de trabajo flexibles que ofrecen el espacio como un servicio permitirán a las empresas atraer, retener y contratar a empleados altamente cualificados y garantizar que sus empleados se mantengan felices, productivos y que la empresa avance.