La Cámara de España reúne a Gobierno y empresas contra el desperdicio alimentario

El organismo organiza la jornada “Impulso de la Sostenibilidad de la Cadena Agroalimentaria” para concienciar de los perjuicios del derroche de los productos alimenticios

La industria Agroalimentaria es uno de los ejes fundamentales de la economía española debido a su gran labor adaptando su trabajo a las necesidades de la sociedad y proporcionando sus productos a los consumidores. Esta industria genera al año 25.000 millones de euros en nuestro país y es una gran exportadora a nivel internacional, siendo el gigante asiático uno de sus mayores compradores.

En el marco de la jornada Impulso de la Sostenibilidad de la Cadena Agroalimentaria, donde elEconomista fue el único medio invitado a participar, organizada por Pedro Olivares, presidente de la Comisión Agroalimentaria de la Cámara de España, y Carlos Cabanas, presidente de la Comisión de Comercio de la Cámara de España, participaron más de 50 empresas y Cámaras de Comercio, se incidió en dos temas fundamentales: la Ley de Prevención de las Pérdidas y el Desperdicio Alimentario y las buenas prácticas empresariales y análisis de retos pendientes en materia de sostenibilidad.

Con respecto al primero de los puntos, el director general de la Industria Alimentaria del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación José Miguel Herrero destacó los objetivos de la futura ley que pretende reducir y prevenir el desperdicio de alimentos tras la celebración el pasado 29 de septiembre del “El Día Internacional de la Concienciación sobre la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos”. Herrero destacó la importancia de este sector como un sector clave ante los retos de la transición ecológica y digital, segmentos clave en el reparto de los Fondos Next Generation EU.

Herrero ha recalcado el interés y preocupación detectado en la sociedad por la problemática del desperdicio, y la necesidad de una “legislación en el ámbito nacional para pasar de las buenas palabras a los hechos” con la Ley de Prevención de las Pérdidas y el Desperdicio Alimentario que el ministerio ultima. “Queremos dar un instrumento al sector para lograr que en 2030 consigamos reducir a la mitad el desperdicio directo per cápita y en todas partes, en la venta al por menor, en los consumidores y también evitando que se pierda en las cadenas de producción y suministro”, planteará “reglas del juego” en toda la cadena. Según apuntó Herrero, la futura ley incluirá a todos los eslabones de la cadena alimentaria, contribuyendo a la sostenibilidad y a la economía circular con una gestión más eficiente.

Buenas prácticas

La segunda parte de esta jornada discurrió con las medidas implementadas de las cuatro empresas presentes en relación a buenas prácticas: Grupo Freixenet, Grupo Fuertes, Carrefour y El Corte Inglés. Las medidas adoptadas por estas grandes corporaciones en los últimos años iban de la mano de las prioridades del proyecto de ley presentado por José Miguel Herrero, dejando clara la responsabilidad de las grandes empresas del sector agroalimentario en mejorar con respecto al desperdicio y la contaminación que provoca la industria. Ahora solo queda saber si el reparto de los fondos europeos ayudará a cubrir todos estos cambios.