Pedro Fernández, director general de qdqmedia en España: “Las empresas que han aprovechado esta situación para digitalizarse van a salir más fuertes”

Pedro Fernández, director de la agencia de marketing para pymes, qdqmedia, señala cómo la crisis del coronavirus que está poniendo en jaque a millones de pymes ha acelerado la transformación digital de las empresas haciendo que muchas de ellas tengan que cambiar radicalmente sus modelos de negocios

¿En qué situación se encuentran las pymes en cuanto a digitalización?

Estamos viendo en estos días que se está produciendo un cambio muy importante en términos de digitalización por todo el tema del teletrabajo, la necesidad de trabajar de una manera distinta compartiendo documentos, conectándonos en remoto, etc. Además, siempre hemos visto una brecha digital entre las empresas y los usuarios o consumidores. Hasta hace poco la gente llega a casa, ve Netflix, etc., pero luego llegamos a las empresas y toda la información se guarda en local, no hay una cultura de teletrabajo, etc. Esto es algo que está cambiando y hasta hace poco era algo paradójico como usuarios a nivel doméstico son muy digitales y sin embargo las empresas seguíamos usando tecnologías del siglo pasado, por decirlo de alguna manera.

Según estudios a los que tenemos acceso sobre qué barreras se encuentran las pymes para dar ese paso de digitalización, muchas veces es el desconocimiento. Muchas empresas pequeñas que no conocían las posibilidades que puede ofrecerles la tecnología, estos días han descubierto como los sistemas de videoconferencia funcionan fenomenal y te permiten trabajar de forma colaborativa. Hay otras veces que la barrera tiene que ver con el precio, si hay que hacer una fuerte inversión. Hace tres semanas te habría dicho que la digitalización avanzaba muy lentamente y ahora lo que vemos es que el coronavirus ha acelerado enormemente la concienciación de los beneficios de la digitalización.

¿Cómo se encuentran las pymes españolas, respecto a otros países, en digitalización?

Las pymes más pequeñas o negocios por debajo de diez empleados todavía vamos un poquito por detrás de los principales países europeos. Pero yo creo que no tiene tanto que ver con el hecho de estar en España si no porque han sido tradicionalmente los negocios que más les ha costado cosas tan sencillas como tener una web. Estos días lo estamos viendo, que ahora más que nunca hay que tener presencia en redes sociales, etc. Los negocios que van a salir más reforzados de esta crisis son los que hayan visto esta oportunidad. No creo que haya una diferencia muy grande respecto a otros países europeos, pero si es cierto que en la muy pequeña empresa la digitalización no era una realidad hasta hace muy poco.

¿Qué tareas pendientes tienen las pymes?

Más que las propias pymes, es de todos como sociedad. Hablábamos antes de que una de las principales barreras era el desconocimiento, el miedo a innovar, etc., esto se solventa con divulgación o información, desde las Administraciones públicas con programas que incentiven al uso y a la adopción. Un tema muy importante también muchas veces, es que las pymes -bien por un tema de presupuesto o cultura- tienden a buscar soluciones de andar por casa. Por ejemplo, si tienes alguien que es informático que te monte la web, si tienes un familiar... Muchas veces vemos que no están habituadas a buscar un asesoramiento profesional. Siempre su primer recurso es el recurso del menor coste y no necesariamente es lo que les conviene.

Otra tarea pendiente tiene que ver con el tiempo. Gestionar una web, un ecommerce, lleva tiempo y aquí muchas empresas se bloquean y no dan el paso porque con el personal suyo no llegan. Buscar a alguien que te externalice esa gestión, siempre es una buena opción, pero no necesariamente es la primera en la que se piensa.

¿Qué ofrecen desde qdqmedia y qué ventajas les supone a las pymes que contraten sus servicios?

Uno de los primeros beneficios que damos a la pyme es ese asesoramiento profesional. Puede parecer que hacer una web es sencilla, pero hacer una web que esté adaptada a un negocio determinado requiere de una experiencia previa. Nosotros gestionamos casi 20.000 clientes en actividades muy diversas y trabajamos esa verticalización.

La segunda tiene que ver con el tiempo, los servicios que ofrecemos están basados en un modelo gestionado. El cliente no tiene por qué hacerse la web, es un modelo en el que le hacemos íntegramente la web y se la mantenemos. Es decir, no necesitamos tener un cliente con un perfil tecnológico avanzado.

Otra de las ventajas, por tener acceso a un volumen de clientes importantes, es que hemos conseguido automatizar muchas cosas tanto en el posicionamiento SEO, como en la gestión de campañas, etc., que nos permite ir con presupuestos muy ajustados. Si eres una pyme y vas a una agencia tradicional o pequeña requiere que tengas un presupuesto mínimo porque hay mucho tiempo de dedicación de personas especializadas e implica un presupuesto. En nuestro caso, tenemos soluciones de web con posicionamiento desde 60 euros al mes. Al final, intentamos utilizar técnicas que para las grandes empresas ya son algo habitual: técnicas de marketing digital, pero adaptadas al ámbito local para los negocios.

¿Qué efectos va a tener la crisis del coronavirus en esta evolución?

Ha supuesto un enorme empujón en términos de digitalización y no tanto porque las empresas hayan tenido que probar una tecnología o trabajar en una red virtual, etc., sino porque han tenido que dar el paso. Si no nos hubiéramos visto en esta situación muchas empresas no se habrían planteado dar el paso y digitalizarse. Ahora nos encontramos comercios y tiendas de distribución que están abriendo ecommerces y vendiendo a través de Amazon.

Lo segundo, va a tener un cambio radical en el modelo de negocio de muchos sectores. Por ejemplo, el sector educativo ha descubierto que se puede formar a la gente a distancia y que hay herramientas muy importantes de formación. Las consultas médicas, de psicología, a día de hoy están dando sus servicios por Skype. Restaurantes que se han lanzado al reparto en domicilio, por pura necesidad.

De la noche a la mañana muchas empresas se han tenido que replantear su modelo de negocio para no cerrar y han dado un paso de gigantes.

Lo que sí es cierto, es que las empresas que han aprovechado esta situación para digitalizarse van a salir más fuertes de lo que estaban.

¿Qué podía haber cambiado si las pequeñas empresas españolas hubieran estado más digitalizadas?

Quizá el impacto económico para muchas de ellas no habría sido tan dramático. En la venta online habría ayudado a paliar el cierre de establecimientos físicos. Quizá habrían estado más acostumbradas a buscar clientes a través de Internet, incluso a relacionarse con ellos, cosa que muchos negocios tradicionales estaban muy lejos. Haber desarrollado a tiempo mecanismos y haber invertido en marketing digital para fidelización les habría ayudado a mantener esa relación con los clientes y de manera natural. En definitiva, si todas hubiesen estado un poquito más avanzadas seguramente habría sido menos dramática la situación que nos está tocando vivir.

¿Qué aprendizaje se puede sacar?

Uno muy importante es que la sociedad y parte de las empresas se han digitalizado más en estas dos últimas semanas que en los últimos cinco años. Lo cual demuestra que en el fondo la digitalización implica ante todo un cambio de mentalidad, no es una barrera tecnológica o de costes muchas veces si no de mentalidad.

Por otro lado, muchas empresas han comprendido que Internet es por sí mismo un canal y una buena solución para captar y fidelizar clientes en un tiempo en el que la tienda física ha dejado de existir.

Hemos aprendido en estas semanas que se pueden hacer las cosas de una manera distinta y creo que hay negocios que pueden salir muy reforzados cambiando su modelo de negocio y saliendo de esta crisis airosos. Lamentablemente, habrá otros que lo pasen mal incluso que tengan que cerrar.