El autoconsumo solicita agilizar la tramitación para las instalaciones

Las subvenciones para las placas solares generan controversia en el sector por el riesgo de burbuja. Hay proyectos que no salen adelante o están paralizados debido a la actual tramitación.

La industria del autoconsumo energético atraviesa un momento especialmente dulce, con un crecimiento de más del 100% anual desde hace seis años. Sin embargo, a pesar del contexto socioeconómico que promete seguir impulsando su expansión, también tiene que hacer frente a numerosos obstáculos. Las principales empresas del sector de la generación solar coincidieron en que la lentitud de la tramitación, el acceso a la financiación, la escasez de medios humanos y técnicos en la Administración o la falta de personal especializado, son algunas de ellas. Así lo pusieron de manifiesto en la quinta mesa de debate del VII Foro de Energía de elEconomista.es.

“El punto crítico es el acceso y conexión. A corto plazo también hay un problema de equipos. Lo que hay que hacer es aprovechar como país esta oportunidad de crecimiento para crear industria”, dijo Rafael Benjumea, presidente de Powen.

Para Mª Luisa Huidobro, experta independiente, la actual tramitación está haciendo que muchos proyectos no salgan adelante y que otros, principalmente los más grandes, se estén retrasando en el tiempo. Para evitarlo, la experta apostó por liberalizar el acceso y conexión y por crear procedimientos ex profeso más ágiles. “Incluso en determinadas circunstancias se podría prescindir de la declaración de impacto ambiental o similares”.

Especialmente crítico se mostró Fernando Romero, consejero delegado de EiDF Solar, quien reclamó al Gobierno que diferencie la normativa entre las plantas de autoconsumo y generación. “Llevamos años pidiendo al Gobierno lo mismo. No es posible que el autoconsumo convertido esté regulado por una norma del año 2000 que no acapara la naturaleza de un sector que, en los últimos dos años, ha tenido un crecimiento exponencial. Es inviable que una planta de autoconsumo tenga un proceso de más de un año”.

Sobre la falta de equipamiento, Isabel Reija, CEO y cofundadora de Barter, empresa especializada en autoconsumo colectivo, dijo que es un problema “muy grave” al que tiene que enfrentarse el sector.

Desde Galp Solar, Alfonso Ortal, CEO de la compañía, hizo hincapié en la necesidad de educar a la población en materia de autoconsumo energético. “Hay mucho desconocimiento. El sector está creciendo y hace falta mucha labor de educación, divulgación y sensibilización para el consumidor doméstico, industrial y empresarial. Pasarse al autoconsumo es una gran oportunidad para todos ellos si se dan las circunstancias”, argumentó.

A pesar de todos los obstáculos a los que tiene que enfrentarse el sector, Christopher Cederskog, CEO y cofundador de Sunhero, está convencido de que el futuro de la industria del autoconsumo es muy positivo. “Estamos ante un cambio que es una revolución. Lo que vamos a ver en los próximos años va a ser excepcional, pero necesitamos dar confianza a los consumidores y explicarles muy bien cómo funciona el mercado”, aseguró. Asimismo, apostó por invertir más en formación especializada. “Faltan técnicos. Hay que invertir más en mano de obra cualificada”.

En la misma línea se pronunció Alberto Martín Rivals, CEO de NetOn Power. “Hay barreras, pero es un negocio intrínsecamente bueno. Tenemos una industria auxiliar que nos hace ser muy eficientes”, dijo. “Nuestro país es uno de los mejores de Europa para el autoconsumo”.

Buena prueba de que el autoconsumo ha cogido velocidad de crucero en España es que, el año pasado, se alcanzaron los 1.150 MW instalados, casi el doble que el año anterior. En los últimos cuatro años la potencia anual instalada en autoconsumo se ha multiplicado por diez, según datos de APPA Renovables.

Subvenciones

Uno de los temas que generó mayor controversia fue el de las subvenciones para las instalaciones de placas solares que ofrece el Gobierno actual, utilizando en parte fondos europeos. “De cada euro que invertimos, 35 céntimos son de subvención. Hay viento de cola en el sector y tenemos que ver si seremos capaces de crecer con otros precios. No se debería incentivar con dinero público las instalaciones. Ahora tenemos un mercado dopado y lo que queremos es un mercado estable para poder planificar a medio y largo plazo”, argumentó Romero.

La idea del consejero delegado de EiDF Solar fue apoyada, en parte, por algunos compañeros de mesa y rechazada por otros. Entre los primeros se encontraba Alberto Martín Rivals. “Las subvenciones no eran necesarias y nos podemos encontrar con un frenazo. Se deberían orientar hacia la tecnología menos madura, como sería el almacenamiento”, expresó. Por su parte, Reija también se alineó en parte con las tesis que rechazan estas ayudas. “Un plan de subvenciones es interesante pero, en la práctica, lo que pueden provocar en que se dilaten las decisiones”, dijo.

Opiniones distintas fueron las expresadas por el CEO de Galp Solar o su homólogo de Sunhero. “Las subvenciones son un estímulo y las veo necesarias. Hay distintas fórmulas y la clave es un marco estable”, dijo Ortal. Por su parte, Cederskog fue más claro y solicitó “subvenciones a largo plazo”. Por último, el presidente de Powen mantuvo el equilibrio en este debate. “Una vez tomada la decisión de subvención, hay que hacer un proyecto adecuado. A futuro, se trabajará en incentivos a la agilidad de tramitación”, dijo Benjumea.

La mesa avanzó con preguntas a los ponentes para aclarar dudas de los futuros consumidores de autoconsumo. Benjumea fue cuestionado sobre la necesidad de formación y educación sobre el autoconsumo. “En las circunstancias actuales, hay que trabajar en el conocimiento del cliente. Hace falta un proceso educativo para que se premie la calidad de un producto que va a acompañar durante mucho tiempo”, opinó el presidente de Powen.

Huidobro fue preguntada sobre la necesidad de apostar ahora por el autoconsumo. “De cara al invierno hay comunidades de vecinos que tienen calefacción central y van a ver grandes incrementos de la factura. Por eso, es necesario apostar por inversiones en fotovoltaica”, dijo la experta. Reija puso el acento en las instalaciones colectivas. “El entorno de precios actual es marketing gratuito para nosotros. Los alcaldes con tejados vacíos pueden aprovecharlos para sus vecinos. Aquí hay un tema emocional también. Entre los alcaldes vende mucho un pueblo solar verde. Ahora la pregunta no es si quiero o no FV, sino cuándo lo puedo hacer”, aseguró.

Otra de las bondades del autoconsumo lo puso sobre la mesa el CEO de Galp Solar. “Nos proporciona competitividad exterior. Mediante un recurso autóctono como el sol podemos atraer empresas, a las que se les puede aportar certezas en el tema del precio”, dijo Ortal. Alberto Rivals, por su parte, señaló que “hay fábricas que lo ven como ventaja competitiva. Nosotros tenemos varios clientes que están pensando en cambios geográficos para aprovechar el autoconsumo en la parte más electrointensiva que tienen”, argumentó.