Europa se encamina a un racionamiento de energía

Europa se encamina hacia un racionamiento de energía este invierno. La situación que atraviesan las relaciones entre la Unión y Rusia por la guerra de Ucrania avocará previsiblemente a un final de año complicado para el suministro de gas. La Comisión se prepara para tener listo un plan de emergencia este próximo mes de septiembre que, previsiblemente, pueda dar a conocer la presidenta, Ursula von der Leyen, en el debate sobre el estado de la Unión.

España ha comenzado a exportar gas natural a Marruecos para ayudarles a suplir la cantidad que han dejado de recibir desde Argelia. Nuestro país mantiene, a su vez, los envíos a Francia y trabaja para poder garantizar la llegada de los metaneros necesarios este próximo invierno. Las consecuencias de un mayor peso del suministro por GNL será un encarecimiento del precio del gas. Pese a la intervención llevada a cabo por el Gobierno, la tarifa regulada se incrementará este mes de julio un 6,4% y las subidas seguirán llegando en octubre.

Con todo este escenario, la inflación en España está disparada y el Gobierno quiso el pasado sábado ponerse la venda antes de la herida presentando un paquete de medida cuyo objetivo único es tratar de contener los precios para evitar una mayor tensión de la prima de riesgo.

La economía española se encuentra en un momento delicado y parece necesario acelerar cuanto antes las medidas. El Gobierno debería comenzar a dar a conocer los detalles del futuro PVPC y acelerar tanto las convocatorias de las subastas pendientes como la concesión de permisos de renovables para afrontar esta crisis en mejor posición y de paso instar a un mayor ahorro energético.