España debe pedir más interconexiones

La Comisión Europea ha dado carpetazo a las propuestas del Gobierno español sobre el mercado eléctrico. El Ejecutivo comunitario ha recibido los informes provisionales tanto de la Agencia de reguladores energéticos europea (ACER) como de la ESMA - la CNMV europea- en la que se rechazan de plano algunas de las consideraciones realizadas por España ante el fuerte incremento de los precios de la energía.

Acer asegura que el sistema marginalista del mercado eléctrico es la mejor forma de asignar los recursos existentes a un precio óptimo, lo que abre la puerta para que el Gobierno español pueda poner las cartas sobre la mesa y afear la falta de interconexiones con el centro de Europa, uno de los puntos clave para poder beneficiarse de las ventajas que aduce dicho informe.

Esma rechaza también en su informe preliminar la existencia de manipulación del mercado de CO2 y fía a una revisión en mayor profundidad la opción de realizar recomendaciones para adoptar cambios regulatorios.

El Consejo Europeo se reunirá a principios de diciembre para analizar la situación de los mercados energéticos, pero con los informes preliminares parece claro que la propuesta encabezada por España acabará en un cajón.

El Gobierno, no obstante, debería aprovechar la ocasión para reclamar a la Comisión Europea una mayor seriedad en la creación del mercado único europeo ya que no se puede aducir la existencia de ciertas ventajas cuando existen algunas de las partes -en este caso España- que no pueden beneficiarse en igualdad de condiciones de la situación del mercado eléctrico.