Los dos ejes del futuro de las renovables: la buena praxis y el respeto por el medio ambiente

El sector de las energías renovables ha experimentado, en estos dos últimos años, una de sus etapas más intensas y emocionantes. Tanto por el número de proyectos que se han puesto en marcha a nivel nacional e internacional, como por los avances tecnológicos conseguidos. El compromiso demostrado por las administraciones públicas ha sido clave tras entender que nuestra actividad es una de las principales vías para la recuperación económica y para alcanzar los objetivos de descarbonización fijados.

La solar y las renovables, en general, suponen un potente motor económico, gracias a los recursos necesarios para su desarrollo en todas las fases de un proyecto. Este sector es un importante generador de empleo estable y de calidad, que contribuye al desarrollo local. Las empresas del sector trabajamos constantemente para impulsar el crecimiento económico local a través de la generación de empleo local y del pago de impuestos como el IBI o el IAE, entre otros, manteniendo siempre el respeto por el medio ambiente. Nuestro sector tiene grandes desafíos por delante. Las energías renovables deben ser uno de los motores de la recuperación económica de España gracias a los beneficios que aporta al sector eléctrico, al medio ambiente y por su contribución al conjunto de la economía y la sociedad. Además, debemos evolucionar y seguir creciendo en base a unos parámetros de sostenibilidad excelentes.

Esta industria tiene como objetivo garantizar una contribución positiva al medio ambiente a través de la reducción de emisiones y también con una buena integración de los proyectos en el entorno donde se asientan. Para alcanzar este objetivo, una de las herramientas más sostenibles es el uso del ganado como vía de mantenimiento de la vegetación natural, algo que ayudará a mantener la altura de la vegetación, a generar una fertilización natural que mantenga el ecosistema y que también contribuya a la conexión con la economía local, conservando actividades tradicionales tan importantes como el pastoreo. Además, la integración de los proyectos en el entorno natural para garantizar que se desarrollen parques en una plena cohesión social y ambiental, es otro de los grandes retos del sector. Los proyectos deben llevar consigo un compromiso de cuidar la biodiversidad de forma que estos se transformen en reservas integrales de fauna y restauración de los ecosistemas y protección del hábitat natural de especies locales. Tenemos un camino por delante lleno de grandes oportunidades y retos desafiantes de los que, con toda seguridad, el sector saldrá reforzado y con un gran aprendizaje. En estos últimos años hemos demostrado todo lo que las energías renovables pueden hacer por la economía y la sociedad, es momento de continuar avanzando y devolver al medio ambiente todo lo que nos da cada día.