BP impulsa su crecimiento en solar y reduce sus emisiones un 16%

En un año marcado por la pandemia, BP ha seguido adelante con su estrategia, consiguiendo grandes avances en materia de sostenibilidad, tal y como refleja su último informe. La compañía cierra 2020 con una reducción de sus emisiones, creciendo en energía solar y entrando en el negocio de la eólica marina

A pesar de las dificultades provocadas por la irrupción de la pandemia, BP ha seguido adelante con la estrategia que anunció en agosto de 2020 para transformar la compañía y convertirse en una empresa de energía integrada. Con un total de 20 objetivos de sostenibilidad establecidos para los próximos años y con grandes avances en esta materia logrados a día de hoy, BP cierra 2020 afianzando su estrategia para acercarse a un modelo energético más limpio.

En este último año, tal y como revela el Informe de Sostenibilidad 2020 presentado recientemente por BP, la compañía ha logrado reducir sus emisiones operativas de gases de efecto invernadero, ha entrado en el negocio de la eólica marina, ha seguido creciendo en energía solar y muestra un interés cada vez mayor en temas relacionados con la captura de hidrógeno y carbono y de cómo comercializar estas tecnologías.

Tal y como recoge el documento, 2020 ha estado marcado por los esfuerzos en la reducción de emisiones. La compañía ha logrado reducir las emisiones de alcance 1 y alcance 2 en un 16% con respecto a 2019 y ha impulsado notablemente su crecimiento en energía solar a través de Lightsource BP que cuenta, en la actualidad, con un total de 2,25 GW de proyectos en desarrollo o en construcción en España, con una cartera geográficamente equilibrada en uno de sus mercados en crecimiento más importantes.

Además, a lo largo del pasado año, la compañía que dirige Bernard Looney a nivel mundial, ha conseguido reducir un 9% las emisiones generadas en los procesos de producción de petróleo y gas, disminuir la intensidad de emisión de sus productos comercializados en un 0,6% y aminorar un 0,12% el metano generado en las refinerías.

Adicionalmente, BP ha incrementado en 750 millones de dólares la inversión en nuevas energías con respecto al año anterior y, desde una perspectiva de sostenibilidad social, ha establecido un presupuesto de dos millones de euros para dar respuesta a la pandemia del Covid-19 a través de su Fundación BP.

Asimismo, en línea con el compromiso corporativo de reimaginar la energía para las personas y para el planeta, la compañía ha fijado una serie de objetivos que, enmarcados en su estrategia global y desarrollados en torno a tres áreas de trabajo diferenciadas, persiguen consolidar la transición hacia un modelo energético libre de emisiones.

A lo largo de este año, BP ha consolidado su gran meta de convertirse en una compañía neta en carbono en el año 2050 o antes, agregando la pretensión de eliminar sus emisiones durante los procesos de producción de petróleo y gas para esa misma fecha.

En este mismo marco de reducción de emisiones, tal y como revela el Informe, BP pretende implantar la medición de las emisiones de metano originadas en sus refinerías para 2023, con el fin de reducirlas un 15% para el año 2030 y recortarlas a la mitad para 2050.

Asimismo, en línea con su proceso de transición energética, la compañía reafirma su meta de aumentar la inversión en energías limpias en detrimento de los fondos destinados a la producción de combustibles fósiles, comprometiéndose a invertir hasta 5.000 millones de dólares entre 2030 y 2050 y estableciendo, además, un departamento específico enfocado a la creación de soluciones energéticas y de movilidad sostenibles.

Personas y medioambiente

Otro de los ejes de trabajo de la compañía es mejorar la vida de las personas, área en la que plantea, como uno de los objetivos principales, la generación de energías limpias para cubrir las necesidades de hasta 36 millones de personas para finales de la década, sentando las bases de una transición energética justa e inclusiva que permita la sostenibilidad y resiliencia de las comunidades de todo el mundo.

Finalmente, en materia de protección medioambiental, BP se compromete a ejercer un impacto positivo en las regiones en las que opera a través de la restauración y el mantenimiento de su biodiversidad y de la devolución al ciclo del agua de más litros limpios que litros consumidos para el año 2035.

En este sentido, además, la compañía plantea liderar la implantación de soluciones climáticas naturales, trabajar para alargar el ciclo de vida de los materiales utilizados en sus operaciones y fomentar la sostenibilidad a lo largo de toda la cadena de suministro, impulsando la integración de prácticas sostenibles entre sus principales proveedores.