El Gobierno insta a las energéticas a pasar a la acción

Las inversiones actuales deben tomar 2050 como referencia, para no quedarse hundidas

Desde el mes de marzo, incluyendo la fase álgida de la pandemia, el Gobierno ha dispuesto 700 millones de euros para instalaciones renovables innovadoras, rehabilitación de edificios y movilidad sostenible, tres de las grandes líneas de actuación del proceso de transición energética.

Así lo calculó Joan Groizard, director general del Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía (Idae), durante su intervención para clausurar el V Foro de Energía de elEconomista, celebrado el pasado 3 de septiembre de manera presencial en Madrid y retransmitido vía streaming.

Groizard subrayó el “papel tractor” sobre el conjunto de la economía del sector energético español y defendió una recuperación de la actividad “coherente con los objetivos de sostenibilidad y con impacto sostenido en el tiempo para que la economía sea más fuerte”.

En este sentido, desgranó la estrategia para el proceso de transición, enfatizando la importancia de que las inversiones actuales tengan el horizonte descarbonizado de 2050 como referencia, para evitar que haya activos que se queden hundidos durante el proceso.

Identificó las renovables, la rehabilitación energética de edificios, un sistema eléctrico inteligente y una movilidad sostenible y eficiente como los elementos clave para una recuperación que aporte “resistencia transversal y competitiva”, en la que la industria nacional desempeñe una función relevante.

Marco estratégico

Además de exponer la hoja de ruta del Gobierno, aún en fase de desarrollo -la semana que viene arrancan los trabajos en el Congreso sobre la Ley de cambio climático-, Groizard reivindicó la actuación a corto plazo: “Desde marzo, el Gobierno ha dispuesto 700 millones para renovables, rehabilitación y movilidad sostenible”. Explicó que se trata de 100 millones ampliables del Plan Moves para la movilidad eléctrica, 300 millones para la rehabilitación energética de los edificios y 316 millones para proyectos renovables con carácter innovador.

Reiteró que espera una primera subasta de renovables “a final de año” y finalizó su intervención agradeciendo a las compañías su proactividad para superar la crisis y sus aportaciones a la elaboración del marco estratégico: “Contamos con un sector energético dispuesto a generar las palancas de la transición energética y a ser respetuosos con el planeta”; animó a pasar del plano estratégico al operativo y a diseñar buenos proyectos “para cuando se dé el tiro de salida”.