El autoconsumo comienza a despegar en España

El autoconsumo es un pilar de la transición energética y parte central del modelo de suministro eléctrico que pone al consumidor en el centro y está basado en la generación distribuida. El Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) establece las líneas de actuación en lo referente al autoconsumo con fuentes de energía renovable que permitan acercar la generación al consumo y, por tanto, reducir pérdidas, y señala, como uno de sus mecanismos de actuación, el desarrollo de una Estrategia Nacional de Autoconsumo.

Diversas entidades y asociaciones del sector han remitido sus alegaciones a la consulta pública que el Ministerio abrió a finales de julio y cuyo plazo finalizó el pasado 18 de septiembre, como paso previo a la elaboración de dicha Estrategia. Entre las propuestas más destacadas figura, evidentemente, la de Unef que cree que la Estrategia Nacional de Autoconsumo debería analizar el potencial de despliegue del autoconsumo en España a una cierta fecha (p.ej. 2030), basándose en análisis económicos que permitan obtener su potencial real en diferentes sectores de actividad -residencial, servicios e industrial- y establecer objetivos de dicho despliegue en estos mismos segmentos de actividad. Estos objetivos, indican, deberán estar alineados con el escenario objetivo del PNIEC a 2030 para el sector eléctrico.

La patronal fotovoltaica también plantea que la Estrategia debería identificar las barreras presentes en España para un despliegue del autoconsumo similar al de los países de nuestro entorno, con especial foco en las barreras regulatorias y administrativas que retrasan o dificultan su instalación. Este análisis, añade, debería incluir no solo a la legislación nacional, sino también a la autonómica y local de las principales ciudades españolas.

Observando las barreras identificadas, la Estrategia debería plantear, a juicio de Unef, una serie de medidas para superarlas. En lo que corresponda a regulación de la administración central, desde la patronal proponen incluir un calendario para la implementación de políticas que fomenten e incentiven la instalación de autoconsumo, por ejemplo: incluir un calendario para la variabilización de la factura eléctrica, reduciendo el término fijo hasta valores del orden de un 25% fijo 75% variable en línea con el resto de países europeos. Una tarifa como la actual, con elevado peso del término fijo -señalan-, además de desincentivar la eficiencia energética, supone una barrera a la implantación de autoconsumo.

Pese a esta situación, cada vez más son las empresas que se lanzan a utilizar esta fórmula para reducir su factura y, poco a poco, los consumidores domésticos van entrando en esta opción.