Phil Libin, CEO y fundador de mmhmm: “Quizá sea la primera vez que muchos podemos decidir dónde queremos vivir y trabajar”

La plataforma de vídeo mmhmm nació en mayo de 2020 en pleno confinamiento de la población por la pandemia del Covid-19 y ha recaudado hasta la fecha 136 millones de euros en distintas rondas de financiación. Su lema se resume en “trabaja donde tengas el mejor trabajo y vive donde tengas la mejor vida”.

En esta entrevista, el fundador de mmhmm, Phil Libin, antiguo CEO de Evernote, explica que esas nuevas posibilidades de deslocalización que ofrece la tecnología producen “un círculo virtuoso que beneficia a todos”.

Creo que hay muchas cosas realmente profundas que aprendí durante la pandemia. La más importante es lo que llamamos el bucle más allá de la oficina. Para los trabajadores del conocimiento y la creatividad, para quienes trabajan con ordenadores portátiles, si mejoras la calidad de tu vida, eso mejora la calidad de tu trabajo. Y mejorar la calidad de tu trabajo también, a su vez, sigue mejorando la calidad de tu vida. Es un ciclo que se retroalimenta.

¿Se está aplicando esa filosofía?

Si dejas que tus empleados vivan en un lugar agradable y que tengan tiempo para estar con su familia y con sus amigos, comer bien y no estar desplazándose y estresados todo el tiempo, eso es bueno para todos. La verdadera ventaja del trabajo asíncrono y del trabajo distributivo es que podemos conseguir este bucle.

Entonces, ¿el trabajo distribuido y asíncrono ha llegado definitivamente para quedarse?

Pienso que sí porque las ventajas son muy grandes. Habría que ver más bien cómo de comunes van a ser. Va a haber empresas de todo tipo. Las habrá que entiendan que se puede ser mucho más productivo así, porque también de esta forma se puede contratar a gente de cualquier parte del mundo. Hay muchas, muchas razones, muchas ventajas, porque muchas personas pueden ser plenamente productivas con horarios diferentes y obligaciones no convencionales. Tal vez tengan que cuidar de la familia...

También hay algunos inconvenientes...

Sí, también hay problemas que las empresas están descubriendo ahora. Pero esas dificultades son mucho menores que las oportunidades y tenemos que resolverlas todos juntos. También hay empresas que quieren volver al pasado. Quizá el porcentaje de personas que realizan trabajo distribuido o asíncrono disminuirá un poco ahora y volverá a crecer con el tiempo.

Su compañía también habla de un cambio en las migraciones, de recuperar lo rural. ¿Cómo lo ha vivido usted?

Hace poco me mudé de San Francisco a Bentonville, en Arkansas. No me mudé a una zona rural, porque Bentonville no es para nada rural, es una ciudad pequeña. Las plataformas de vídeo como mmhmm permiten cierto éxodo de las ciudades y un retorno o traslado a las zonas rurales. Se trata de gente que se aleja de los lugares abarrotados y se acerca a lugares un poco más dispersos. Y también sucede al revés, gente que se traslada a las grandes ciudades y que lo harán aún más cuando esas ciudades mejoren realmente.

Hasta ahora, siempre ha tocado vivir donde estaba el trabajo...

Quizá sea la primera vez que muchas personas pueden decidir dónde quieren vivir en función del estilo de vida que desean y dónde quieren trabajar. Y esa decisión no está ligada. Nunca he tenido eso en mi vida. Acabo de cumplir 50 años y nunca había pensado en dónde quiero vivir. Porque para mí el trabajo siempre fue muy importante. Siempre he pensado en dónde quiero trabajar. Así que tuve que vivir en lugares como San Francisco porque allí es donde estaba el trabajo. Decidí que quería algo con más naturaleza, con un ritmo de vida más lento, sin que eso afectara a mi carrera. Si siempre has soñado con vivir en la playa y hacer surf, ¿por qué tienes que esperar a ser mayor para poder jubilarte e ir a disfrutar de la vida? Puedes disfrutar de la vida ahora mismo.

¿Cómo lo aplican en su propia compañía?

Mi jefa de marketing siempre quiso vivir en París, así que se mudó a París. Hay gente que se muda a Hawái, gente que se muda a México. Algunos de ellos se están trasladando a zonas rurales y otros a zonas muy pobladas. De hecho, me encantaría vivir en Japón durante un tiempo y ahora podría hacerlo. Creo que la migración va a ser de los lugares donde hay que estar a los lugares donde se quiere estar. Y creo que ese movimiento beneficia enormemente a todo el mundo.

Muchas empresas ya están olvidando los beneficios y volviendo a los modelos antiguos, ¿qué les diría?

Por supuesto, muchas empresas volverán a los modelos antiguos. No podemos pretender que todos hagan el cambio a la vez. Estamos tratando de construir los productos esenciales para las empresas que van a ser asíncronas y distribuidas. Si dieran el paso todas las compañías a la vez, las startups no podríamos competir. Así que estoy muy contento de que haya empresas muy innovadoras, que están adoptando esto, y que haya otras que son más antiguas y conservadoras. De momento, solo vendemos a los innovadores, pero pronto llegaremos a todos los demás.

Se muestra optimista sobre el cambio de paradigma...

Como hay muchas empresas que nunca experimentan los beneficios, intentan volver a las andadas. ¿Recuerdas al inicio de la pandemia? El confinamiento fue algo impuesto y tuvimos que trabajar desde casa sin ninguna preparación en entornos muy pobres, con niños gritando. Eso no es lo que se siente en un entorno de trabajo distribuido y asíncrono bien diseñado. Intentemos mejorar esto. Muchas empresas nunca vieron los beneficios, nunca vieron las ventajas de contratar a personas de todo el mundo, nunca vieron el aumento de la lealtad, el aumento de la motivación, el aumento de la productividad, el no perder el tiempo, la mejora de no estar en reuniones todo el tiempo. Nunca vieron esos beneficios porque trataron el Covid como algo a corto plazo, en lugar de intentar cambiar profundamente su forma de operar.

¿Qué ofrece mmhmm en comparación con otras plataformas de vídeo? ¿Cuál es su seña de identidad?

Lo más importante no son las herramientas que usas. Lo más importante es la filosofía, la psicología. Se trata de entender que puedes llegar a ser realmente bueno en vídeo, que puedes hacer que la gente te entienda de verdad. Tanto si lo haces en una reunión, en un entorno síncrono o grabado o asíncrono, tanto si eres tú solo como si lo haces junto a otras personas, puedes ser genial en vídeo. Hay muchas herramientas que puedes utilizar. Nuestro producto no es la decisión más importante. Creo que mmhmm es el mejor producto para hacerlo, porque somos los únicos que combinamos lo sincrónico y lo asincrónico, donde puedes usarlo dentro de una llamada de Zoom o WebEx o Google Meet. Trabajamos muy bien con ellos. Puedes usarlo por sí mismo o combinarlo con cualquiera de ellos.

¿Vamos hacia una fórmula mixta?

En realidad, creo que lo más importante es moverse entre el vídeo síncrono y el asíncrono según convenga en cada momento. Hay tres niveles. Estar en vivo y en directo, en la misma habitación con alguien, es realmente precioso y muy valioso. Luego tenemos el vídeo en directo, que es algo que puedes hacer en mmhmm, pero también en Zoom y otras aplicaciones de vídeo. Y luego tienes el vídeo grabado. Cada opción es mejor para cada situación y lo importante es poder saltar de una a otra sin problemas.

¿En qué consiste mmhmm Web?

Nuestro primer producto, con el que salimos al mercado, era muy potente y sabíamos que sería bastante complicado para algunas personas. Ahora con mmhmm Web lo hemos simplificado para que todo el mundo pueda usarlo, tanto en Mac como en Windows. Después, los productos más potentes y profesionales servirán a quienes quieran contar historias mucho más profundas.