Probamos la cámara con resolución 4K Panacast 20’ y el altavoz con micrófono omnidireccional ‘Speak 750’, la propuesta ‘premium’ de Jabra para atender las videoconferencias en la era del trabajo híbrido

Está claro que las videoconferencias han llegado para quedarse y que el trabajo híbrido va consolidándose para facilitar la conciliación de la vida laboral y familiar. Eso sería, al menos lo deseable, si no queremos desaprovechar las lecciones positivas aprendidas de la crisis sanitaria sufrida en los dos últimos años y medio. En esa tesitura, lo más recomendable es hacerse con un buen equipo que nos permita replicar esas reuniones virtuales como si realmente estuviéramos presentes.

La firma de audio Jabra ha lanzado dos productos especialmente dirigidos a estos profesionales: la cámara Panacast 20 (267 euros) y el altavoz Speak 750 (398 euros). Hemos tenido oportunidad de probar ambos dispositivos y ofrecemos a continuación lo que podemos esperar de los dos equipos. Por sus precios, ya podemos adelantar que estamos ante productos de gama premium y que ofrecen especificaciones técnicas para garantizar siempre la mejor calidad de imagen en el caso de la videocámara Panacast 20 y de audio en el caso del altavoz plateado Speak 750.

Por contar otra de las características comunes a ambos equipos, hay que indicar que son plug and play o lo que entendemos como ‘encender y listo’, por lo que nos ahorraremos arduas configuraciones antes de empezar a utilizarlos con cualquiera de las plataformas de videoconferencias, como Microsoft Teams, Zoom...

Máxima resolución 4K o UHD

Lo primero que podemos destacar de la cámara es su capacidad para captar en resolución 4K o UHD y vídeo HDR. Además, incluye ajuste inteligente del zoom para facilitar que el encuadre sea el más idóneo. También para corregir la iluminación de la escena cuenta con el sistema Optimización de Iluminación Inteligente. La Panacast 20 puede gestionar doble señal de vídeo, lo que permite mostrar la señal de vídeo secundario en una ventana integrada sobre la señal de video principal. Los diseñadores de este dispositivo también han tenido muy presente los posibles temores sobre privacidad. Para ello, han considerado que lo mejor era que la propia cámara, a través de su procesador de inteligencia artificial, controlara todas las funciones del dispositivo.

Con esto se consigue que todas las acciones se lleven a cabo en el propio dispositivo, así se reducen esos riesgos. Y, también para cuando no queramos que pueda encenderse, incorpora una pestaña cubierta de privacidad integrada que se despolaza por delante de la lente de la cámara.

En cuanto al altavoz Speak 750, destacamos de él externamente su acabado en plata y la posibilidad de colocarlo en la mesa para que transmita el sonido hacia arriba o desplegar un pie para que el audio vaya en una dirección determinada. Esto dependerá sobre todo de si hay una persona o varias conectadas con un mismo equipo. Hemos apreciado que el sonido se transmite a la vez en ambas direcciones, lo que da más naturalidad a las llamadas.

Notificaciones con luces

A través de unos indicadores luminosos, podemos detectar cuándo tenemos notificaciones, por ejemplo, de Microsoft Teams (se encenderá en color morado en ese caso y el LED parpadeará en color blanco). Bastará pulsar ese botón para incorporarnos a una reunión. También por este método podemos comprobar si había alguna llamada perdida o mensajes de voz que tuviéramos pendientes de responder. Hay que reconocer que la interacción con el dispositivo es muy natural, intuitiva y directa. El micrófono es omnidireccional y el Speak 750 cuenta también con un sistema de cancelación de eco acústico.