La puesta en servicio de las frecuencias de 700 MHz marca el arranque definitivo del 5G

Los operadores afinan sus estrategias para ofrecer a sus clientes las comunicaciones móviles de última generación al mismo tiempo que se multiplican sus posibles usos en todos los sectores, también en la industria

Vodafone, Orange y Telefónica han desembolsado más de 1.010 millones de euros entre las tres para hacerse con las frecuencias de banda de 700 MHz y así desplegar las comunicaciones 5G. La histórica teleco española es la que menos ha invertido en esta última subasta (310 millones) frente a Vodafone y Orange (350 millones cada una). Estas concesiones del Gobierno, que tendrán una duración mínima de 20 años y máxima de 40, marcan el pistoletazo de salida definitivo de unas nuevas redes móviles que prometen revolucionar nuestras comunicaciones diarias. Ahora sí, por fin.

El 5G, del que tanto hemos hablado, se caracteriza sobre todo por esa ultra velocidad en la transmisión de los datos y también por la baja latencia, es decir, el tiempo de respuesta desde que se envía una señal o un dato hasta que es recibido por su destinatario. Ese tiempo de ‘espera’ queda reducido a fracciones insignificantes de segundo, a unos pocos milisegundos. Esto último es clave para poder llevar a cabo tareas como el manejo en remoto de una maquinaria pesada o de un dron o para realizar una intervención quirúrgica a cientos o miles de kilómetros de distancia. Pero estos son solo simples ejemplos de los múltiples experimentos que ya se están llevando a la práctica para sacarle todo el potencial a la nueva tecnología.

Impacto notable en la economía

El Gobierno, por su parte, se ha comprometido a realizar una inversión pública de 1.500 millones de euros para acelerar el despliegue del 5G. Una de sus reformas contempla la “puesta a disposición de los operadores de las bandas prioritarias”, explican desde Moncloa. Desde el Ejecutivo también auguran que “la tecnología 5G tenga gran impacto en la economía y en la creación de empleo ya que permitirá desarrollar aplicaciones que cambiarán la manera en la que se producen, se distribuyen y se consumen los productos y los servicios”. También la ven crucial para la transformación digital y para el desarrollo total de otras tecnologías relacionadas como el internet de las cosas, el big data, la robótica, la realidad virtual o la inteligencia artificial.

¿En qué se traducirán estas nuevas inversiones y adjudicaciones, concluidas el 21 de julio, justo cuando teníamos las maletas listas para marcharnos de vacaciones? Todos anuncian que antes de que concluya este año podremos acceder desde el móvil a velocidades que incluso superarán la que disfrutamos en casa o en la oficina con la fibra óptica. Siempre se pone el ejemplo -algo desfasado- de que podremos descargar una película en segundos para mostrar el poder del 5G, pero si nos sirve para hacernos una idea de su poder, bienvenido sea. Como explica Alberto Horcajo en el artículo que acompaña a este reportaje, “nunca antes las telecomunicaciones se habían identificado de manera tan rotunda como elemento tractor de la transformación del sistema económico”. Ahora, ha llegado el momento de que los innumerables casos de uso que se vienen desarrollando -con 4G mejorado- empiecen a dar resultados. La mejor prueba de las múltiples posibilidades del 5G es que serán infraestructuras críticas como aeropuertos, puertos y centros logísticos los primeros que lo implantarán.

Y es que, aunque se nos haya vendido desde hace dos años que ya podemos disfrutar del 5G, hasta el momento las telecos más avanzadas han utilizado una especie de puente con 4G mejorado, sobre todo en el punto de acceso del usuario, arrastrando ciertas limitaciones. Esa migración también ha sido posible mediante el uso de bandas que emulaban ese ideal de los 700MHz. Así, para hablar de 5G real, los expertos se refieren ahora al 5G SA (Stand Alone), que significa que es 5G auténtica, de principio a fin, sin compartir bandas con otros servicios. A nivel global, un estudio reciente de Juniper Research indica que para antes de que acabe el año ya habrá 310 millones de usuarios de redes 5G SA en el mundo. Un lustro más tarde, según estas estimaciones, esa cifra ascenderá a 3.200 millones de habitantes.

Todos sacan pecho

En el caso por ejemplo de Orange, antes de desembolsar estos 350 millones de euros por las bandas 700MHz, había invertido otros 173 millones para ofrecer velocidades cercanas al 5G con los 110 MHz de la banda 3,5 GHz. Con la reciente adjudicación, Orange presume de ser “el operador con más espectro 5G”. Mónica Sala, directora general de Red en Orange España, confirma que “esta banda de 700 MHz es clave para el desarrollo de 5G SA y su utilización por parte de los operadores favorecerá un aprovechamiento pleno de todas las ventajas que posibilitará esta tecnología para impulsar la recuperación de la economía a través de la transformación digital de la sociedad y el tejido productivo del país”. Añade Sala que, además, esta banda “será fundamental para reducir la brecha digital territorial en España”. Orange espera ofrecer cobertura 5G a más del 50% de la población española antes del fin de 2021.

Vodafone empezó a comercializar servicios de 5G en junio de 2019, pero ha sido en junio de este año cuando ha anunciado “el despliegue de la primera red core 5G SA precomercial en nuestro país”. En su caso, este progreso va de la mano del fabricante de redes sueco Ericsson y de los terminales de Samsung. Explican que este salto al 5G totalmente independiente va a ofrecer solo 10 milisegundos de latencia gracias a todo lo desarrollado previamente a nivel industrial. “La red 5G SA supone un cambio de paradigma, ya que habilita nuevas capacidades que serán clave para la creación de futuras aplicaciones y casos de uso de Industria 4.0. Este despliegue supone un gran avance hacia la conectividad en tiempo real”, explica Julia Velasco, directora de red de Vodafone España.

Desde Telefónica informan de que el despliegue de su cobertura 5G “ya llega a más del 80% de la población con la instalación de nodos que cubren más de 37 millones de habitantes y 1.300 municipios de toda España”. A lo largo de este año 2021, la compañía muestra su intención de “seguir ampliando y reforzando la cobertura para cubrir el máximo de población”. Tras las adjudicaciones de la banda de 700 MHz, se ha comprometido a dotar de esta tecnología antes de junio de 2025 a todos los municipios de más de 20.000 habitantes. También se ocupará de los aeropuertos, puertos y estaciones del AVE, así como las autopistas, autovías y carreteras, pensando sobre todo en la conducción autónoma. Todo el futuro por delante...