Miquel Baixas, fundador y director de la Escuela Nuevos Negocios: “La línea entre lo ‘online’ y lo ‘offline’ es mucho más fina de lo que nos imaginamos”

El emprendedor Miquel Baixas ofrece en ‘El gran libro de los negocios online’ una serie de recomendaciones para saltar del modelo tradicional al digital.

“La línea divisoria entre online y offline es mucho más fina de lo que a menudo imaginamos. Hay que desmitificar el online como un mundo aparte. El online y el offline son en realidad dos partes de lo mismo”. Así lo explica el emprendedor digital Miquel Baixas (@miquelbaixas) en El gran libro de los negocios online. Este mentor estratégico con dos décadas de experiencia impulsando el mundo digital fundó y dirige la Escuela Nuevos Negocios y la Agencia Trébol. Ante todo, lanza una aclaración necesaria: “Entendemos por negocio digital la actividad de cualquier empresa o profesional que ha digitalizado alguno de sus procesos y utiliza la tecnología a su favor en su cadena de valor. No hace falta, en consecuencia, que toda la empresa opere digitalmente, algo que además no siempre tendría sentido”. Añade Baixas que uno de los mayores cambios que hemos experimentado como sociedad durante los últimos años es la demanda de valores a las empresas de las que somos clientes. También la persona se sitúa en el centro de un negocio y esa persona no siempre es el cliente, también puede ser el trabajador, el colaborador o bien el socio directivo.

Explica el autor al inicio del libro que el objetivo de este trabajo es ayudarnos a cambiar de mapa (mental) y ofrecernos todas las herramientas para que podamos hacerlo sin dificultad. Al margen del libro, este experto en digitalización ha cargado en la web www.librosnegociosonline.com/recursos todo tipo de materiales que complementan el libro. Así, la lectura tradicional se enriquece con modelos y casos de éxito en los que inspirarse.

El siguiente paso, una vez cambiado el mapa mental, será poder transformar el negocio, implementando estrategias que quizá no hayamos probado hasta ahora. En las páginas de este libro encontramos herramientas e ideas para adaptar un negocio de toda la vida al ecosistema digital. Se explica cómo funcionan los negocios online, cuáles son sus reglas no escritas y qué debemos hacer para diseñar e implementar las acciones con éxito. “Hay algo que muchas personas olvidan cuando se lanzan a crear un negocio online. Y es que están creando precisamente eso, un negocio. Y como tal necesita sistemas fundamentales, como por ejemplo una buena gestión de finanzas, o un equipo coordinado y competente. El hecho de que sea online aporta unas ventajas muy potentes respecto a los negocios tradicionales. Estos suelen estar anclados a un lugar concreto, a productos físicos, o a servicios que se entregan en un determinado establecimiento. Contrariamente, los negocios online están rodeados de libertades: puedes trabajar desde donde quieras, cuando quieras, contratar a personas de cualquier lugar del mundo o bien tratar con clientes de diferentes países. Y, en cuanto a la producción, si hablamos de la creación de infoproductos, es más fácil y escalable. Sin embargo, hay que ser conscientes de que estamos ante un negocio. Hay que gestionarlo como tal y no caer en falsos mitos como el de ganar dinero sin trabajar. Aunque se puedan automatizar muchas partes del negocio, la realidad es que en un negocio online hay que trabajar para que los sistemas funcionen y se mantengan activos”.

También habla de cómo es el perfil del emprendedor, una persona a la que “por regla general, le cuesta mucho delegar”. Reconoce Baixas que es algo que “genera frustración”, pero que no queda otra opción que hacerlo: “Puedes empezar a delegar en otras personas desde el primer momento en que creas tu negocio. Por ejemplo, encargando la creación de un logo, una maquetación, o algún diseño en plataformas en las que puedes contratar servicios desde cinco euros. Es una inversión mínima, pero te sirve para ir adquiriendo la capacidad de delegar aspectos de tu negocio en otras personas . Y todo suma. Poco a poco irás instalando en tu mente esta habilidad”.

También dedica unas páginas del libro a hablar de un rol que considera clave, el del project manager: “El mundo online , como ya habrás comprendido, es muy diferente de la empresa tradicional. Por eso, el project manager digital es una persona que debe conocer a fondo cómo hacer lanzamientos, webinarios, embudos de ventas... Porque es esta figura la que se encarga de gestionar estos proyectos y de que se materialicen en forma de tareas dentro de un equipo.»

Si se trata de un negocio online creado de cero, el consejo que lanza el autor es no esperar a tenerlo todo perfecto para darlo a conocer: “Dilatar el lanzamiento de un producto hasta tenerlo totalmente definido suele ser un error. Resulta más acertado lanzar un producto mínimo, aunque todavía esté en construcción, e ir moldeándolo a través de la validación de los propios usuarios”. Nos recuerda Miquel Baixas que la inteligencia colectiva es la que ha creado los mayores descubrimientos científicos a lo largo de la Historia, la que ha conseguido que la humanidad logre estar donde está. “Yo te animo a pensar con profundidad cómo puedes usar esa inteligencia colectiva en tu propio negocio. No seas ese emprendedor solitario que está encerrado en su casa. Reúnete con personas distintas y afines a ti, usa las redes sociales, comparte con amigos, pero usa esa inteligencia. No pienses que lo sabes todo y que tienes todas las ideas necesarias. Busca en la mente de los demás e interactúa para encontrar otras soluciones a tus problemas»

Tampoco olvida este experto mencionar algunos de los errores más habituales cuando nos decidimos a vender online. “La mayoría de las empresas siguen los pasos equivocados. Muy a menudo el primer acercamiento a lo online pasa por digitalizar partes del área de marketing y ventas, por ejemplo abriendo perfiles en redes sociales, creando webs corporativas o bien invirtiendo en SEO y en SEM para posicionarse en los resultados de Google. Esto es un error, dado que en la mayoría de ocasiones no es el modo más eficaz de aprovechar las virtudes de lo online”. “Lo que tenemos que buscar es lo que en inglés se llama low-hanging fruit es decir, recoger la fruta madura, buscar esa área en el negocio en la que lo digital generará un beneficio inmediato, liberando tiempo o generando resultados. Al enfocarnos en esa parte estamos generando eficacia en el negocio y esa rentabilidad la podemos invertir en digitalizar otra área”, asegura.