Cafler cierra una ronda de cinco millones de euros para crecer

Cafler ofrece servicios bajo demanda relacionados con el vehículo para empresas y particulares. La compañía nació el año pasado, empezó a facturar en junio del mismo ejercicio y ya está presente en 30 ciudades españolas, Londres y París, con previsión de alcanzar Berlín y Milán este mes.

Demasiadas veces pensamos que está todo inventado, pero luego aparecen compañías emergentes que destacan con una propuesta cuyo atractivo radica en su simpleza. A partir de esa idea, desarrollan un modelo de negocio de éxito, que normalmente busca satisfacer, de un modo sencillo, las necesidades de las personas, la sociedad o las empresas. Cafler es uno de estos casos, una compañía que ofrece servicios bajo demanda para todo lo relacionado con el coche, tanto para empresas como para particulares. Iñigo Diego, consejero delegado de Cafler, explica que lo que la empresa hace, esencialmente, “es cambiar la forma en la que nos relacionamos con los vehículos”.

Esto lo hacen prestando servicios alrededor de los mismos. “Entendemos que llevarlo al taller o a lavar aporta muy poco al conductor y Cafler es capaz de hacer eso por ellos de una forma eficiente, económica y satisfactoria”. Diego detalla que “trabajamos con un modelo B2B y B2C, con concesionarios, talleres, flotas de empresas, etc., pero también a particulares”. En el caso de las empresas, muchas veces Cafler se ofrece para llevar a cabo estos servicios a los clientes de dichas empresas. Como ejemplo, Iñigo Diego explica que “si un concesionario Renault ofrece a sus clientes la opción de ir a buscar el coche a su casa para pasar el mantenimiento, hacemos nosotros el servicio de forma eficiente”. La idea de Cafler es poder llegar a realizar todos los servicios, desde ir a pasar la ITV, uno que ya ofrecen, al transporte del vehículo a cualquier lugar, pasando desde el taller hasta la casa de un familiar o amigo para que lo usen ellos.

Cafler nace en 2021 de la mano de Ricard Guillem, un joven emprendedor de 16 años. “Guillem vio la necesidad y se puso a desarrollar un modelo para ayudar a satisfacer la de sus clientes”, dice Diego, que entró con la primera ronda de financiación, de 200.000 euros, para empezar a trabajar. “A partir de ahí desarrollamos todo lo demás”, apunta el consejero delegado de la empresa. “Primero empezamos con el modelo B2B y ahora hemos lanzado el B2C, empezando por pasar la ITV, un servicio que ofrecemos por 9,99 euros”, añade. El directivo considera que su compañía es “una empresa tecnológica” porque “hemos desarrollado algoritmos para que todo sea lo más eficiente posible”. Actualmente también ofrecen a particulares transportar el coche al taller de confianza o buscar uno a través de sus socios.

Internacionalización

Cafler no habla de ingresos porque aún es muy pronto, pero Iñigo Diego admite que “crecemos a ritmos del 60% mensuales”. Además, el directivo asegura que “nuestro negocio es rentable porque los costes son bajos y conforme tenemos volumen nuestra tecnología se encarga de hacerlo del modo más eficiente”. Cafler contrata a todos los conductores, adaptando la duración de la jornada a la necesidad del trabajador, pasando de jornadas completas a parciales para la conciliación familiar u otras necesidades.

Este modelo de éxito les ha llevado a operar ya en más de 30 ciudades de toda España y a desembarcar en Londres y París, esta última representando ya tanto volumen de operaciones como por ejemplo Barcelona. “Este mes llegaremos a Berlín y Milán”, dice Diego, que detalla que “la acogida B2B y B2C es muy buena porque en el centro de las ciudades cada vez es más difícil encontrar servicios y el consumidor da mucho más valor a nuestro servicio”. Con socios de calado como Michelin y Bridgestone, desde Cafler aseguran que han alcanzado la rentabilidad ya en algunas ciudades y que proyectan alcanzarla en muchas más este año. “Al principio es difícil por cuestiones de volumen”, admite Diego.

Ronda de financiación

Los objetivos de Cafler para este año, en palabras de su consejero delegado y cofundador, son “la consolidación de los cinco países en los que estamos en Europa, llegar a más ciudades y desarrollar bien nuestra tecnología con una aplicación que lanzaremos para que el cliente pueda pedir los servicios, que además servirá como base de datos”. Para ello, Cafler ha cerrado una ronda de financiación de cinco millones de euros que se destinarán a estos objetivos. Parte del montante total también se destinará al desarrollo del producto y a la contratación de equipo, que ya alcanza las 65 personas.

Cafler crece a ritmo rápido y sostenido con el objetivo final de “ser el referente cuando un consumidor necesite cualquier servicio relacionado con su coche. Que cuando quiera pasar la ITV, cambiar neumáticos o llevarlo al taller pida un Cafler. Que tengan la app y nos tengan presentes”, acaba Diego.