Barcelona estrenará nuevos hoteles pese a la pandemia

El año pasado, la inversión hotelera en Barcelona cayó casi un 50% hasta los 151 millones de euros, aunque dobló la cifra de Madrid. Este año, el sector turístico se encomienda a las nuevas inversiones y aperturas para resurgir tras perder 2.100 millones en facturación

El verano del año 2020 fue el de la ‘nueva normalidad’, una estación en la que el poco turismo que hubo en Catalunya fue local. Hablamos de un desplome muy importante del turismo internacional, de muchos hoteles que optaron por no abrir y de una situación que solo ha ido a peor cuando, con el frío, llegaron las nuevas olas del coronavirus. Según datos del Gremio de Hoteles de Barcelona, solo los establecimientos de la ciudad han perdido, desde que el Covid-19 llegó de China, el 95% de su facturación, lo que supone unos 2.100 millones de euros. En la capital catalana todos los hoteles tuvieron que cerrar cuando la pandemia obligó al mundo a detenerse. Del total, solo el 30% ha abierto, estando siete de cada 10 hoteles cerrados, lo que se traduce en que el 90% de los trabajadores todavía estén en situación de Erte. La situación es poco menos que catastrófica. El año pasado, la inversión en el sector hotelero se detuvo y no hubo apenas operaciones de contraventa. Según un informe de Colliers International, la inversión hotelera en Barcelona cayó desde los 246 millones en 2019 hasta los 151 millones en 2020.

2021 es un año incierto. Es imposible vaticinar cómo va a ser el verano. Parece que el auge de la vacunación y, de nuevo, el calor están manteniendo a raya el virus, con lo que, por ejemplo, la agenda ferial catalana se ha vuelto a llenar de eventos, entre ellos el Mobile World Congress. Desde el Gremio de Hoteles de Barcelona no se atreven a predecir si la temporada estival de este año será mejor, pero lo que sí parece claro es que el optimismo ha crecido y, aunque sin llegar a niveles anteriores a la pandemia, la inversión ha vuelto al sector y se esperan que, entre las reaperturas de hoteles existentes, abran algunos nuevos establecimientos en Barcelona y Catalunya.

El Gremio de Hoteles admite tener una idea aproximada de las nuevas aperturas que podría haber este año, pero todavía no dan cifras concretas. Sin embargo, algunos de estos nuevos proyectos ya han anunciado sus planes. Entre ellos, por ejemplo, está el primer hotel de la marca Hampton by Hilton de Barcelona, un proyecto de Panoram Hotel Management y el grupo holandés Borealis Hotel Group. Será la segunda apertura de la marca en España en los últimos 12 meses y se situará en L’Hospitalet de Llobregat, en la Plaza de Europa, junto al recinto de Fira de Barcelona. Sin fecha de apertura anunciada, aunque desde la compañía prometen “que será este próximo verano”, la construcción del establecimiento, que será una de obra nueva, supondrá una inversión de 40 millones de euros y la creación de 40 nuevos empleos en la región para mantener las 241 habitaciones que repartirá entre sus 11 plantas de altura.

También junto a Fira de Barcelona, pero esta vez en Montjuïc, IHG Hotels & Resorts abrirá un nuevo hotel bajo su marca InterContinental, una propuesta de lujo que dispondrá de 273 habitaciones y una Suite Presidencial de 180 metros cuadrados, además de un spa de 1.200 metros cuadrados y 3.000 metros cuadrados más dedicados al turismo de negocios, ocupando la superficie que antes ocupaba el Crowne Plaza. Fuentes de la operación reconocen que la inversión será de 14 millones de euros. Será el primer hotel InterContinental que abrirá en Barcelona y se sumará al de Madrid como los dos únicos bajo esta enseña en España.

Estos han sido quizá los anuncios más llamativos, aunque no serán las únicas nuevas aperturas en la ciudad condal y Catalunya. La cadena Sercotel Hotel Group también admitió a principios de abril que abriría este año un nuevo establecimiento bajo su marca Secrotel Hotels en Cornellà de Llobregat, una localidad cercana a Barcelona. Con 78 habitaciones, este hotel, que antes pertenecía al popular grupo NH Hotels, abrió sus puertas el pasado día 8 de abril.

Más importante fue la apuesta de Sonder, una compañía estadounidense que apostó fuertemente por Barcelona al abrir el 1 de abril tres nuevos hoteles en la ciudad: Le Palacete, un establecimiento construido en 2021 en el barrio de Gracia; La Casa del Sol, también en Gracia; y el Vasanta Hotel Boutique, en la calle Caspe junto a Paseo de Gracia. Con un modelo de negocio basado en la tecnología, Sonder llega por primera vez a Catalunya tras desembarcar en Madrid y en las principales ciudades europeas, como Londres, Roma o Dublín.

Estos son solo algunos ejemplos, aunque habrá varias aperturas más, como el UMA House Pau Claris, un nuevo hostal en el centro de Barcelona tras una inversión de 200.000 euros, o el Leonardo Royal Hotel Barcelona Fira, el primer establecimiento que fue aprobado en la capital catalana tras seis años de moratoria para el sector turístico, un hotel de 11 plantas y 204 habitaciones. A las nuevas incorporaciones, que probablemente crecerán durante los próximos meses, también hay que sumar las reaperturas de los hoteles que ven, gracias a la vacunación y la reducción de casos de coronavirus, la oportunidad de aspirar a atraer tanto a viajeros locales, como a internacionales. El Hotel Neri, por ejemplo, uno de los establecimientos más conocidos de la ciudad, abrió para Sant Jordi tras el parón obligado por el Covid-19.

¿Puede el turismo confiar en los cruceros?

Los cruceros internacionales son otra de las principales fuentes de ingresos para el sector turístico, especialmente en Barcelona gracias a la capacidad de su puerto. El anuncio de Costa Cruceros sobre su voluntad de volver a operar en mayo en Italia y volver a Barcelona a partir del mes de junio aportó cierta esperanza. Parados desde que llegó el virus, Catalunya y España no ha recibido cruceros internacionales desde hace 15 meses. Según cuenta Alfredo Serrano, director de CLIA España, desde la organización confían en la vuelta de los cruceros internacionales a finales de junio. Serrano defiende que los puertos españoles, como el de Barcelona “están preparados para recibir embarcaciones internacionales”. De hecho, dice, “el Puerto de Barcelona está recibiendo ferris que transportan pasajeros que vienen desde otras zonas del país como Baleares”. Cabe recordar, según explica el mismo Serrano, que “la prohibición es a nivel internacional. Esto permite que comunidades como Canarias hayan tenido cruceros entre sus puertos desde el pasado noviembre”. “Más de 80.000 personas han navegado por nuestras aguas en cruceros nacionales, pero se siguen sin admitir los internacionales”.

Serrano detalla que las compañías están preparadas y cuentan, como también el Puerto de Barcelona, con medidas de seguridad que se han demostrado efectivas. “Nosotros conocemos la experiencia en otros países. Casi medio millón de personas se han ido de crucero en países como Italia, Grecia, Alemania... Se ha avanzado en el resto de países con unas pautas muy seguras”, expone. “Tenemos unas directrices muy claras desde la Comisión Europea que ya el verano pasado se pusieron para una reactivación segura de los cruceros. En otros países se han llevado a cabo pero aquí, no”, añade. Según admite Serrano, es pronto para asegurar si los cruceros internacionales volverán a principios de este verano, pero confirma que “trabajamos con el Gobierno para que eso suceda. Nos consta que desde Catalunya también se está trabajando con el ejecutivo y con la Generalitat, que también debe decir la suya. Les hemos dado toda la información referente a los protocolos de cada compañía, sus planes y deseos y esperamos que pronto puedan realizarse cruceros internacionales”, cierra Serrano. No en vano, la recuperación de los cruceros es importantísima para el sector turístico. El año pasado, la facturación del Puerto de Barcelona cayó un 20% hasta los 138 millones de euros.