Iberchem quiere duplicar su tamaño en 2025 tras pasar por cuatro fondos

Con la vista puesta en ese objetivo y tras pasar a manos del británico Croda, esta multinacional de las fragancias está elaborando un ambicioso plan de negocio en el que destinará buena parte de la inversión a su negocio en España, país que vio nacer a esta multinacional hace más de tres décadas

La venta de la murciana Iberchem por parte de Magnum Industrial Partners al fondo francés Eurazeo supuso un antes y un después en la industria del capital riesgo en España, que en pleno verano de 2017 vio cómo el sector volvía a renacer definitivamente -y en forma de subasta competitiva- tras la dura crisis económica. Ahora, poco más de tres años después y en el comienzo de lo que parece que se va a convertir en una larga crisis, la compañía ha vuelto a cambiar de manos. Esta vez, de la mano de BNP Paribas, la multinacional con sede en Murcia ha sido comprada por el gigante químico británico Croda y cae en manos de un industrial tras pasar por varios fondos. El comprador desembolsará 820 millones por el 100% de las acciones de la compañía española.

En este sentido, la compañía de fragancias tiene una amplia experiencia en trabajar de la mano con private equity: Eurazeo es el cuarto que pasa por su accionariado en 20 años. “Iberchem es una empresa pionera en Murcia por su tamaño en dar entrada a socios financieros internacionales”, explica José Balibrea, CFO a elEconomista Capital Privado. Tuvieron una primera etapa (del 2000 al 2007) “muy buena y transformacional” con Espiga. “De 2007 a 2013 tuvimos un segundo round de private equity con Capital Alianza, también muy interesante”, resume.

Entre 2013 y 2017 llegó Magnum Industria Partners, “muy positivo y mediático” para la compañía y, ya en 2017, el cambio más exponencial lo obtuvo con Eurazeo, un fondo líder en Europa de 18.000 millones de euros que cotiza en la bolsa de París. “Es otro nivel, un fondo cotizado. Es un fondo que básicamente nos ha apoyado mucho en tres áreas donde hemos reforzado mucho nuestra dinámica”, explica el CFO.

Esas tres áreas son la estrategia de fusiones y adquisiciones (M&A), el incremento en los niveles de ESG (todo lo que tiene que ver con la sostenibilidad) y el buen gobierno. En primer lugar, han comprado desde la entrada de Euroceo tres compañías para acelerar su crecimiento: una empresa de aromas en Sudáfrica, otra en Malasia y su segunda fábrica en China.

En cuanto al incremento en los niveles de sostenibilidad, el fondo francés les ha ayudado a hacer toda esta estrategia de una manera más formal. Y, en tercer lugar, han mejorado el compliance de la compañía con un conjunto de procedimientos y buenas prácticas para identificar y clasificar los riesgos operativos y legales a los que se enfrentan. En definitiva, “tener los mismos protocolos que las cotizadas, los mismos protocolos de comportamiento de a quién vendemos. Mejorar la relación con las terceras partes”, explica. “Esas tres áreas las hemos acelerado mucho gracias a tener un accionista de control como Eurazeo las hemos acelerado”, añade.

Vocación exportadora

Iberchem crea fragancias y aromas literalmente para todo el mundo. Desde su fundación en 1985 no ha dejado de crecer tanto nacional como internacionalmente. En los noventa aterrizaron en Singapur y más tarde en Malasia. Ya en 2002 llegó China y, actualmente, Iberchem cuenta con 20 centros, incluidas ocho plantas de producción, estratégicamente situados alrededor del mundo, sumado a una presencia comercial en más de 120 países.

“La compañía siempre ha sido marcadamente exportadora, no somos la típica empresa mas local que vende a Latinoamérica y a Francia. El 60% de nuestra facturación proviene de África y de Oriente Medio”, explica su CFO. “Somos lideres en el sector para países emergentes”, añade. En una de sus filiales en el gigante asiático cuentan con 100 trabajadores. “Somos un player importante en el sector de fragancias y aromas en China. Tenemos un potencial de crecimiento muy importante precisamente por estar centrados en emergentes”, considera. La pandemia no ha frenado su expansión al exterior. “Tenemos dos proyectos en curso, uno importante en Brasil y luego en Europa. Al menos el de Europa, que es la compra de una empresa que nos acelere el crecimiento en una gama concreta de productos, sí pensamos cerrarlo antes de final de año”, avanza.

El grupo cuenta en este momento con 856 trabajadores de los que apenas 300 están en España. “Hemos conseguido crear un ambiente de trabajo diferenciador. Somos un equipo relativamente joven de directivos con un perfil multicultural, muy internacional y eso se imprime”, asegura Balibrea al tiempo que destaca que Iberchem tiene una alta retención de talento. La compañía, a pesar del contexto complejo en el que nos encontramos, mira al futuro con optimismo. “Nuestra previsión de venta de cierre de facturación es aproximadamente 187 millones de euros, un crecimiento de mas del 7% en ventas, pero en beneficio operativo es un incremento del 25%. La compañía mantiene unos sólidos niveles de generación de valor”, reconoce el directivo de esta empresa de fragancias.

De cara a los próximos años, tienen el objetivo claro: “estamos terminando nuestro presupuesto que encaja con las lineas maestras del business plan 2025. Nuestro objetivo para los próximos cinco años es volver a duplicar el tamaño de la compañía”, asegura. “Llevamos muchos años trabajando en mercados emergentes. Muchos esfuerzos realizados para conseguir mantener los niveles de crecimiento y duplicar facturación cada cinco años. Nuestro objetivo es acercarnos de manera importante a los 380 millones de euros dentro de cinco años”, añade. Con la vista puesta en ese objetivo, Iberchem tiene previsto invertir el próximo año unos ocho millones de euros en activo fijo de los cuales, un porcentaje significativo está en España y otra parte en el extranjero, especialmente en China y en Sudáfrica. “Somos unos entusiastas y estamos convencidos de que el modelo de negocio va a ser exitoso a pesar de que el contexto internacional es altamente complicado”, reconoce Balibrea.

El efecto de la pandemia

La compañía opera con dos líneas de negocio: Iberchem, especializada en fragancias, y Scentium, de aromas y sabores. El área de fragancias se divide a su vez entre perfumería fina y funcional. Aproximadamente el 80% de la facturación del grupo Iberchem son fragancias y el 20% son aromas. Balibrea asegura que ambas divisiones están funcionando muy bien, pero la de aromas está teniendo un crecimiento más notable en este momento. Así, explica que la división de aromas tiene su destino en el sector de la alimentación y ese sector está experimentando un gran protagonismo fruto de la pandemia. Dentro de la división de fragancias, toda la parte de perfumería fina “ha caído de manera muy importante por las restricciones de movilidad y la menor sociabilización de la población”. Sin embargo, casi en la misma proporción, las fragancias funcionales -aquellas que van destinadas al cuidado del hogar, higiene, geles hidroalcohólicos; etc.- han mejorado mucho.