El Consejo de Europa denuncia fallos en la protección pública a las víctimas

El Grupo de Expertos en Acción contra la Violencia contra las Mujeres y la Violencia Doméstica (Grevio) del Consejo de Europa, en un reciente informe, considera que muchos países, parte en el Convenio de Estambul, carecen de suficiente protección para los niños y las víctimas de la violencia doméstica.

Grevio, que supervisa la implementación del Convenio del Consejo de Europa sobre Prevención y Lucha contra la Violencia contra las Mujeres y la Violencia Doméstica (Convenio de Estambul), ha publicado un informe anual centrado en la custodia de los niños, las visitas y la violencia doméstica extraído de sus evaluaciones hasta el momento.

Los estados tienden a dar prioridad a mantener el contacto con ambos padres a toda costa, independientemente de la violencia presenciada. Se observan deficiencias en la implementación del artículo 31 con respecto a las instalaciones y el personal para permitir visitas supervisadas. Varios estados partes, incluidos Andorra y Francia, carecían de los recursos y la infraestructura para garantizar visitas supervisadas seguras.

El informe explica que en Albania, Bélgica, Italia, Mónaco, Polonia, San Marino y Eslovenia, no ha encontrado ninguna referencia explícita a la violencia doméstica como criterio legal a considerar al decidir sobre la custodia y/o los derechos de visita.

En Francia, Italia, Montenegro, los Países Bajos, Portugal y San Marino, se constata que los jueces no analizan los casos relacionados con la determinación de los derechos de custodia y visita por violencia doméstica. Los jueces no realizan evaluaciones de riesgos ni solicitan la divulgación de la evaluación de riesgos y los planes de seguridad elaborados por los organismos encargados de hacer cumplir la ley y otras partes interesadas competentes, con miras a tenerlos en cuenta y determinar el interés superior del niño.

En su informe sobre Serbia, Grevio señala que la legislación no reconoce el daño que tiene para un niño presenciar la violencia doméstica. En Polonia, el efecto nocivo en los niños de presenciar tal violencia no parece ser considerado sistemáticamente en las decisiones sobre el contacto con niños.

La minimización de la violencia doméstica dentro de los procesos de los tribunales de familia está estrechamente relacionada con un uso cada vez mayor del concepto de “alienación de los padres” para socavar las opiniones de los niños víctimas de violencia doméstica que temen el contacto con perpetradores de abuso doméstico, a pesar de los riesgos obvios para las víctimas adultas y menores. El informe cita estudios que encuentran que las denuncias de la llamada alienación parental se están utilizando para negar las denuncias de abuso doméstico y sexual y que, en muchos casos que involucran indicios o hallazgos de abuso doméstico, estas preocupaciones desaparecieron una vez que el enfoque se centró en este concepto.

Al describir las fortalezas y debilidades en la implementación de los artículos 26, 31 y 45 del tratado relevantes para las víctimas de violencia doméstica y las decisiones tomadas sobre la custodia y visita de los niños, el informe muestra que si bien todos los Estados parte del tratado han tomado medidas positivas, “el camino por recorrer es largo”. porque la implementación ha sido demasiado inconsistente.

Las mujeres víctimas de violencia doméstica que dejan a sus abusadores a menudo se enfrentan a amenazas de daño a sus hijos, y el informe señala una “tasa alarmante de homicidios de mujeres y niños víctimas, que se informa regularmente en los medios de comunicación de toda Europa”.

Ejemplos de mejora de condiciones

En España, Grevio destaca el cambio reciente en el artículo 156 del Código Civil que elimina el requisito del consentimiento de ambos padres para el asesoramiento y apoyo psicológico para niños en común. Por lo tanto, el perpetrador ya no puede impedir que sus hijos asistan a sesiones de asesoramiento, un obstáculo frecuente para que los niños reciban apoyo psicológico. En otro ejemplo positivo, como es el caso de Dinamarca, el Danish Stalking Centre ofrece apoyo psicológico a los niños que han sido testigos de los efectos del acoso.

Grevio elogia a cinco Centros de Ayuda a la Infancia financiados por el Estado en Polonia, creados en 2018 y administrados por la Fundación Empowering Children, que ofrecen apoyo psicológico, educativo y legal gratuito a los niños maltratados y sus tutores.

El informe destaca también que muchos Estados reconocen el daño causado a los niños que son testigos de violencia doméstica y prevén la obligación de informar a las autoridades pertinentes sobre sospechas o incidentes confirmados presenciados por niños, o cuando los niños han sido víctimas directas de violencia.