Los despachos profesionales se han convertido en salvadores de pymes y autónomos

Gestorías administrativas, despachos de graduados sociales, asesorías contables, financieras, asesorías fiscales, registros, notarías y bufetes de abogados han realizado un heroico esfuerzo para prestar los servicios requeridos en unos tiempos tan convulsos como están resultando los de la pandemia del Covid-19. Así, se han realizado esfuerzos titánicos para preservar los flujos de comunicación, tanto a través de los canales tradicionales, como de manera digital. Así, lo reconocen las diversas encuestas realizadas sobre la materia, en las que sus clientes reconocen que se han visto desbordados a la hora de solicitar las ayudas que les han hecho mantener el tipo desde que se instauró el estado de alarma, desde marzo de 2020 hasta la actualidad.

Los clientes valoran sobre todo el disponer de una conectividad constante con el asesor, que le permita un acceso ilimitado a la información de su empresa y, tener acceso a diversos canales de comunicación que le permitan contactar con algún miembro del equipo asesor en todo momento, a poder ser de forma telemática. Los clientes de los despachos profesionales lo que realmente valoran es la finalidad y no tanto los medios necesarios.

Las empresas declaran haber invertido den 2020 un promedio 7.276 euros en la contratación de servicios externos de asesoría. lo que da idea de las dimensiones del trabajo desarrollado por los despachos profesionales. La tendencia general para 2021 muestra un freno en la contratación de servicios de asesoría externa, dado que un 70% de las empresas prevé congelar su partida presupuestaria en asesoría.

El Colegio de Gestores Administrativos de Madrid, por ejemplo, ha dado pasos de gigante durante la pandemia en atención digital. Así, por ejemplo ha lanzado el proyecto digital Emandato, que supone una evolución de firma de cualquier tipo de documento a través de dispositivos móviles. Esta innovación, con más 20.000 documentos firmados electrónicamente en su fase de pilotaje, comenzó en el 2018 para acometer una transformación digital en uno de los procesos clave de estos profesionales como es el mandato de representación.

Un capítulo importante en la vida de los despachos de abogados es el turno de oficio en el que trabajan 45.275 abogados, que han atendido a más de millón y medio de asuntos en 2020. Estos despachos sufren problemas para su puesta al día tecnológica, puesto que la retribución media que percibieron los profesionales por cada asunto tramitado ha sido durante el pasado ejercicio de 153,14 euros, diez euros más que en 2019. Las distintas Administraciones Públicas destinaron más de 245 millones de euros durante 2020 a la Asistencia Jurídica Gratuita, lo que ha supuesto un descenso del 14,3% en 2020 con respecto a 2019.