El Parlamento europeo aborda la igualdad de género en las empresas

En ámbitos concretos como el de la ciberseguridad, España fue pionera al organizar, desde 2017, el Foro internacional de mujeres y ciberseguridad, a través del Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe).

Uno de los pilares sobre los que se asienta la construcción de la Unión Europea es el de la igualdad entre hombres y mujeres. Así lo establece el artículo 8 de su tratado fundacional y el objetivo número 5 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que se refiere expresamente al empoderamiento de las mujeres y a la igualdad de género, también en lo digital. Lograr tal igualdad pasa por que las niñas y las mujeres dispongan de acceso a la tecnología y a la formación digital, especialmente cuando existen previsiones que afirman que más del 90% de los puestos de trabajo exigirán algún grado de competencias electrónicas y alfabetización digital.

Sin embargo, los datos de Eurostat de 2018 siguen mostrando una realidad muy alejada de este ideal, especialmente en los aspectos relacionados con la formación universitaria. De hecho, de los aproximadamente 1,3 millones de personas que estudian tecnologías de la información y la comunicación en la Unión Europea, las mujeres representan tan solo el 17% de este colectivo.

En el aspecto profesional, los datos no son mucho mejores: de los datos laborales que revela el Parlamento Europeo, las mujeres representan el 17% de los 8 millones de especialistas en TIC de la Unión Europea.

Ante este escenario, el Parlamento Europeo acaba de aprobar una Resolución sobre el cierre de la brecha digital de género y la participación de la mujer en la economía digital, con la que pretende avanzar en la eliminación de la desigualdad de género y aprovechar las nuevas tecnologías para alcanzar este objetivo. Entre otras cosas, en esta Resolución el Parlamento pide a la Comisión que siga abordando la grave brecha de género existente, tanto en la agenda digital como en la estrategia digital europea, y en todas las demás políticas e iniciativas en materia de educación y capacitación digital.

En ámbitos concretos, como el de la ciberseguridad, España fue pionera al organizar, desde 2017, el Foro internacional de mujeres y ciberseguridad, a través del Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe).

Francisco Pérez Bes, socio de Derecho Digital y antiguo Secretario General del Incibe, destaca que “la dimensión de la inclusión digital de género debe formar parte de todas las iniciativas e inversiones de la Unión relacionadas con la tecnología y la digitalización. Si bien en los últimos dos años ha aumentado el número de mujeres que trabajan en ciberseguridad, las cifras siguen siendo significativamente bajas, ya que las mujeres representan menos del 20% de los profesionales de la ciberseguridad en Europa, cuando se trata de uno de los sectores con mayor necesidad de talento profesional. En este sentido, facilitar la entrada de más mujeres en el mercado laboral digital supondría un enorme beneficio para este sector, que vería cómo se incorporan nuevos profesionales con gran talento y capacidades. Este hecho, además de mejorar la calidad y el nivel de resiliencia actual de nuestras organizaciones, podría conseguir incrementar el PIB de la economía europea en miles de millones al año”.

En España, otra de las iniciativas destacadas ha sido el de la constitución, en 2020, del capítulo español de la asociación Women4cyber, entre cuyo objeto está el de dar visibilidad a la mujer en el sector europeo de la ciberseguridad. Con esta iniciativa España vuelve a demostrar su compromiso y su capacidad de liderazgo en el campo de la ciberseguridad, añade.

Otros sectores, como el de la Inteligencia Artificial, tampoco muestra datos muy distintos. Según el informe mundial sobre la brecha de género de 2018 del Foro Económico Mundial, solo el 22% de los profesionales en IA son mujeres, frente a un 78% de hombres. Sobre esto último, la Resolución también destaca la necesidad de eliminar el sesgo consciente e inconsciente de discriminación por razón de género de los algoritmos y en las aplicaciones de IA, que pueden perpetuar estereotipos de género dañinos debido a que los diseñadores y desarrolladores son, en su mayoría, hombres, cuando los usuarios son en su mayoría mujeres. La resolución menciona otros sectores, como el de la educación, el empleo y el espíritu empresarial, o el sector de la cultura y los medios, como algunos en los que considera fundamental centrar los esfuerzos de la Unión Europea de los próximos años para eliminar la brecha existente.

Entre otros de los temas abordados por esta nueva Resolución del Parlamento Europeo, Francisco Pérez Bes destaca el de la violencia machista en línea, y otras cuestiones de brecha digital en tecnologías emergentes.