La crisis lleva a las empresas a cuidar la salud mental de sus trabajadores

Los directivos españoles, los que más priorizan la transformación digital en la actual coyuntura de pandemia por el Covid-19. Un 24% de los directivos prefiere teletrabajar permanentemente, mientras que un 28% de ellos prefieren teletrabajar, pero asistiendo ocasionalmente a la oficina.

Los directivos españoles consideran que el impacto del Covid-19 en nuestra sociedad no solo ha sido físico y económico. La pandemia y las acciones que han tenido que emprender las organizaciones y gobiernos han tenido un serio efecto en la salud mental de las personas. La encuesta a ciudadanos desvela que un 47% de los participantes españoles afirma que su salud mental se ha visto afectada.

Por ello, consideran que es fundamental que todos aquellos con responsabilidades tanto en el ámbito público como privado comprendan el impacto que la pandemia está teniendo en la salud mental de las personas a medida que vayan reabriendo negocios y organizando la vuelta a la oficina, así como otras iniciativas que afecten a empleados, clientes y ciudadanos en general. según se deduce de los datos de una encuesta realizada por IBM entre 3.800 directivos de todo el mundo, así como a otros 14.500 ciudadanos de varios países (2.000 españoles) de clientes y ciudadanos/contribuyentes. En ese sentido, las organizaciones españolas preguntadas afirman en un 78% que están proporcionando un soporte físico y mental a sus empleados.

Los encuestados también han mostrado preocupación por la continuidad de sus trabajos, la situación económica y por las condiciones de su vuelta a las oficinas. Respecto a la continuidad de sus empleos, a nivel mundial un 61% ha mostrado su preocupación -un 67% en el caso de España-. En cuanto a la situación económica, solamente un 14% a nivel mundial (5% en España) cree que habrá recuperación económica en los próximos meses. En este contexto, el 78% de los ejecutivos españoles considera que está ayudando a los empleados de sus empresas a adquirir las competencias que necesitan para abordar nuevas maneras de trabajar.

La pandemia ha conducido a la gran mayoría de las organizaciones a acelerar sus procesos de transformación digital. Algunas de las barreras que los directivos percibían para acelerarla han caído y, sin embargo, han surgido otras nuevas. Los directivos encuestados ya no ven en la inmadurez de la tecnología o en la gestión del cambio en las plantillas sus principales obstáculos. Al contrario, ahora consideran que las principales barreras son la complejidad de las organizaciones, la formación inadecuada de las plantillas, así como su estado emocional.

En el caso de España, es destacable que sea el país con el mayor número de directivos (un 68%) que afirma que en los próximos dos años priorizará la transformación digital de sus organizaciones. En concreto, un 82% afirma que en dos años va a convertir la computación en la nube en una prioridad -frente al 68% actual- y un 66% la Inteligencia Artificial -frente al 40% actual-. Los ejecutivos españoles prevén que en los próximos dos años aplicarán tecnologías de automatización sobre todas las funciones del negocio, pero especialmente en compras, riesgos, cadena de suministro e I+D.

La ciberseguridad ha emergido como un área muy relevante. Los ataques de phising se multiplicaron desde el comienzo de la pandemia un 6.000% en todo el mundo, según datos de IBM X Force. Los ciberdelincuentes han aprovechado las vulnerabilidades que se derivan del teletrabajo para atacar a las empresas y estas, según la encuesta, han señalado que la ciberseguridad ha pasado a ser una prioridad, especialmente, en industrias como los servicios financieros, tecnología y telecomunicaciones. El 83% de los directivos españoles que participaron en la encuesta así lo afirmaron.

Por otro lado, cuando se les pregunta por su preferencia en cuanto al ambiente futuro de trabajo: en casa exclusivamente, en casa ocasionalmente, teletrabajo exclusivamente o teletrabajo ocasionalmente, hay más encuestados que prefieren teletrabajar exclusivamente (un 24%) o teletrabajar con ocasionales visitas a la oficina (un 28%) que ir a la oficina de forma permanente (un 14%) o ir casi permanentemente teletrabajando unos pocos días (un 23%). Pues bien, la razón que los encuestados más repiten como determinante de sus preferencias es la salud mental. Los empleadores también ven en el teletrabajo una opción cada vez más viable. El 72% de los directivos afirma que dentro de dos años será una fórmula establecida en sus organizaciones.