La mitad de los trabajadores cree que el control horario les ha beneficiado

Un 84% de los empleados considera que la ley de control horario ha cambiado su jornada laboral, de manera que ahora se es más estricto en cuanto a las horas invertidas en el trabajo.

Un 68% de los trabajadores afirma que sus empresas se han adaptado satisfactoriamente a la ley cuyo objetivo es evitar el abuso laboral y acabar con las horas extra no remuneradas. Un 48% considera que le ha favorecido en su trabajo, mientras que un 17,4% asegura que se ha visto penalizado. En la mayoría de casos, sin embargo, la introducción de esta ley no ha supuesto una alteración de la jornada laboral y un 78% de los trabajadores españoles sigue haciendo horas extra, según la Guía Hays, que también afirma que el 55% no las cobra ni las recupera.

Para el director de People & Culture de Hays España, Fernando Calvo, esta ley ha hecho que las empresas pasen de pagar a sus empleados “en base a unos objetivos a pagar en base a las horas que realizan”. Calvo valora que la normativa ha tenido un papel clave en un momento en el que el teletrabajo ha crecido como consecuencia de la crisis sanitaria, debido a que el teletrabajo ha fusionado la vida profesional con la personal. Por tanto, considera que no se trata tanto del número de horas que se pasan frente a las pantallas, “sino de cuántas de estas horas se trasladan en tiempo efectivo de trabajo”.

Por el contrario, las empresas han tenido que hacer frente a varios retos vinculados al control de las horas trabajadas durante el teletrabajo. El 66% de las compañías considera que el control de entrada y salida de sus trabajadores es de difícil implantación en este contexto, mientras que el 27% lo ha considerado fácil de aplicar, según datos de Hays. El documento afirma también que los trabajadores se muestran más optimistas que las empresas, ya que el 46% considera que las medidas se han aplicado con facilidad mientras que solo un 27% ha tenido problemas al respecto.

Por otra parte, el 27% de las empresas ha ampliado la jornada intensiva de verano, mientras que el 21% ha optado por jornadas intensivas durante todo el año. Con la llegada del verano, gran parte de los empleos de oficina adoptan la jornada intensiva, situación que este año convive con el control horario puesto en marcha en 2019 y con el teletrabajo como consecuencia de la crisis sanitaria.

La jornada intensiva, de 8 a 15 horas, no conlleva una reducción importante de las horas trabajadas, solamente una hora menos al día, pero facilita la conciliación laboral del empleado, según Hays.

La mitad de las empresas cree que ofrece una buena o muy buena conciliación a sus empleados, visión que no se comparte desde el lado del trabajador, donde sólo un tercio lo ve así. La medida más adoptada para facilitar la conciliación laboral (un 64%) es la introducción del horario flexible de entradas y salidas, según Hays.