Bruselas pone en marcha el nuevo ‘Pacto Verde Europeo’

La Comisión Europea ha adoptado una nueva Estrategia sobre la biodiversidad para devolver la naturaleza a la vida de los ciudadanos, así como una Estrategia de ‘la granja a la mesa’

Una mayoría abrumadora de los europeos considera que la protección del medio ambiente es importante (95%). Casi 8 de cada 10 europeos (77%) afirma que esta protección puede impulsar el crecimiento económico. Los resultados de la encuesta del Eurobarómetro sobre Actitudes de los ciudadanos de la UE respecto al medio ambiente confirman el amplio respaldo público a la legislación medioambiental a nivel de la UE y a la financiación de la UE para actividades respetuosas.

La Comisión Europea considera que la crisis provocada por la pandemia de Covid-19 ha demostrado hasta qué punto hace vulnerable a las personas y a las sociedades por la pérdida de biodiversidad y es crucial un sistema alimentario que funcione correctamente para nuestra sociedad. La nueva Estrategia sobre la biodiversidad aborda los factores clave de la pérdida de biodiversidad, como el uso insostenible del suelo y el mar, la sobreexplotación de los recursos naturales, la contaminación y las especies exóticas invasoras. La estrategia, adoptada durante el apogeo de la pandemia, es un elemento central del plan de recuperación de la UE y reviste una importancia crucial para prevenir y reforzar la resiliencia ante pandemias futuras y brindar oportunidades de negocio e inversión inmediatas a efectos de la recuperación de la economía de la UE.

También persigue integrar las consideraciones relacionadas con la biodiversidad en la estrategia global de crecimiento económico de la UE. La estrategia propone, entre otras cosas, definir objetivos vinculantes para regenerar los ríos y los ecosistemas degradados, mejorar la salud de las especies y hábitats protegidos de la UE, devolver los polinizadores a las tierras agrícolas, reducir la contaminación, hacer más ecológicas las ciudades, aumentar la agricultura ecológica y otras prácticas agrícolas respetuosas con la biodiversidad, y mejorar la salud de los bosques europeos. De esta forma, se presentan medidas concretas para acometer la regeneración de la biodiversidad de Europa de aquí a 2030, lo que incluye transformar un mínimo del 30% de las tierras y mares de Europa en zonas protegidas administradas con eficacia y devolver a un mínimo del 10 % de la superficie agrícola unos elementos paisajísticos muy variados. Las acciones previstas en materia de protección de la naturaleza, uso sostenible y regeneración aportarán beneficios económicos a las comunidades locales gracias a la generación de puestos de trabajo y crecimiento sostenibles. Se destinarán 20 millones de euros cada año a la biodiversidad a través de diversas fuentes, tales como fondos de la UE, nacionales y privados.

La Estrategia de la granja a la mesa facilitará la transición a un sistema alimentario sostenible de la UE que proteja la seguridad alimentaria y garantice el acceso a dietas sanas con origen en un planeta sano. Reducirá la huella ambiental y climática del sistema alimentario de la UE y reforzará su resiliencia, protegiendo la salud de los ciudadanos y garantizando los medios de subsistencia de los agentes económicos. Se establecen objetivos concretos para transformar el sistema alimentario de la UE, por ejemplo, reducir un 50% el uso y el riesgo de plaguicidas, reducir como mínimo un 20% el uso de fertilizantes, reducir un 50% las ventas de los antimicrobianos utilizados en la ganadería y la acuicultura, y alcanzar un 25 % de tierras agrícolas dedicadas a la agricultura ecológica.