La sexta ola lastra la recuperación de la hostelería en plena Navidad

Las comidas de las grandes empresas y organismos públicos se han cancelado por el aumento de contagios. Los bares y restaurantes celebran la puesta en marcha del ‘pasaporte covid’ como garantía de seguridad para clientes y empleados

El 2021 estaba siendo un año de recuperación para la hostelería, uno de los sectores más afectados por la pandemia. El buen ritmo vacunación y las positivas cifras registradas en verano y otoño hacían prever una Navidad récord con bares y restaurantes llenos, sin embargo, la repentina explosión de la sexta ola ha truncado las expectativas provocando un aluvión de cancelaciones sobre todo en las comidas y cenas de empresa.

“Hemos tenido más de un 20% de cancelaciones, las comidas más importantes, las de las grandes empresas, entidades financieras, ayuntamientos y diputaciones se anulaban de un día para otro. Solo se han mantenido las reuniones de familiares y amigos y con menos personas. Además, hemos sufrido reservas no presentadas, es decir no cancelan, no avisan y directamente no aparecen, esas mesas no se pueden volver a poner en el mercado, una mesa que no se presenta está perdida”, comenta a elEconomista Andalucía el presidente de la Federación Andaluza de Empresarios de Hostelería (Horeca), Francisco de la Torre.

La Navidad es una de las temporadas clave para el sector, entre noviembre y enero las empresas generan el 25% de la facturación de todo el año, ya que en estas fechas especiales los menús que se sirven tienen un precio más elevado, rondando entre los 45 y los 50 euros de media.

A pesar de que las autoridades no han puesto en marcha ningún tipo de restricción, la ciudadanía ha decidido cancelar las reuniones multitudinarias por miedo ante el aumento de la incidencia que ya supera el riesgo alto en algunas zonas, lo que ya está lastrando la recuperación del sector, que en principio se preveía en unos dos años.

“Si esto sigue así vamos a tardar entre cuatro y cinco años en recuperar las cifras, tenemos una mochila muy grande, de financiación, de ICO, eso hay que seguir pagándolo”, lamenta el presidente de Horeca. Esta situación se suma al aumento de precios de los suministros y las materias primas, que como todos los sectores, también viene sufriendo la hostelería que acumula este año un sobrecoste que ronda entre el 20 y el 25%. La electricidad y el gas han incrementado su coste alrededor de un 25% y productos básicos como la leche, el pan, el pescado, la carne, las frutas, las hortalizas o los ibéricos también cuestan ahora casi un 20% más caro. Hasta ahora el sobrecoste lo están asumiendo las empresas, aunque el sector prevé incrementar el precio de sus servicios a comienzos de año.

A pesar de estas circunstancias, el 2021 ha sido positivo para el sector que el año pasado perdió más del 60% de su facturación. Los bares y restaurantes han recuperado de media un 70% de su actividad y aún están a un 30% de las cifras de 2019.

Con los contagios en aumento, el Gobierno Andaluz lograba justo antes del inicio de la Navodad la puesta en marcha del pasaporte covid para acceder a bares, restaurantes y locales de ocio nocturno. “Lo vemos bastante positivo por dos razones: por un lado, porque así una vez más la hostelería demuestra que somos sitios seguros que nuestras empresas cumplen con toda la normativa, para que los ciudadanos confíen en nosotros y por otro lado es una garantía para nuestros clientes y también para nuestros empleados. El pasaporte covid es tranquilidad para todos”, concluye el presidente de Horeca.